viernes, 27 de junio de 2008

¿En qué idioma debo dar mis charlas a padres? ¿En español o en catalán?

Frecuentemente doy clases o charlas a padres en instituciones, colegios y centros médicos. Desde pequeño en mi casa he hablado español -castellano- y pienso en castellano. No tengo ninguna dificultad para hablar el catalán. Escribirlo ya me cuesta algo más. Al fin y al cabo nadie me lo enseñó y yo tampoco me he preocupado por hacerlo. Con mi suegra hablo catalán, con mi mujer en español. Mi mujer con su hermana y su madre, en catalán. Supongo que no lo han entendido pero es así. Con la llegada de la autonomía hubo una clara presión hacia el catalán aunque muchos no quieran reconocerlo. Para una oposición tenía el mismo valor tener un nivel C de catalán que ¡una tesis doctoral!

Ahora Cataluña, por diversos motivos, está pasando de locomotora a vagón de primera, y si sigue así conseguirá llegar al furgón de cola de tanto mirarse el ombligo. Yo soy de los que contesto en el idioma que me preguntan y no impongo mi criterio. Es más, en la historia clínica de mis pacientes, aparte de poner a algunos papás las famosas siglas LST (Latosos, Sosos y Tontos), anoto en qué idioma me dirijo a cada uno de ellos.

Antes de empezar una clase o conferencia, si no conozco al público, siempre pregunto: ¿hay alguien que no entienda el catalán? Solamente con que uno me lo diga la clase o conferencia la doy en español.

La globalización hace que tengamos que buscar una vía de comunicación única y, hoy por hoy, en medicina es el inglés. Porque mis neuronas ya no dan más de sí pero si pudiera pedirle a la lámpara de Aladino que me dejara escoger entre saber perfectamente el inglés o el catalán, no lo dudaría ni un instante: el inglés. No saberlo bien me ha supuesto un lastre muy grande para mi profesión. Espero que sepan orientar bien a sus hijos qué idiomas deben dominar.

PD. Parte veterinario oficial: "En día de ayer fue operada la perrita de Lady Carmen y Dr. Santi y tras una hora de larga y difícil intervención se le extirparon con éxito 2/3 de su hígado por un tumor. La paciente no era consumidora de alcohol ni drogas. El postoperatorio transcurre sin complicaciones".

7 comentarios:

Dr. Gluck dijo...

Creo que ud. Hace lo que se debe hacer.
Nací en Barcelona, dónde he vidido la mayor parte de mi vida, de madre castellana y padre centroeuropeo, siempre he hablado en castellano en casa; en mi colegio, no sé si en más colegios, se hacian clases en catalán, años 60, y yo no tenía ninguna dificultad para seguirlas, los profesores y compañeros se dirigían personalmente a mí y a otros en castellano, aunque el catalán era el idioma coloquial dominante, también en el patio.

Pero recuerdo perfectamente que de vez en cuando, llegaba la orden de “arriba” ( de fuera del colegio ), de que estaba prohibido dar clases en catalán, con lo que durante unos dias se daban en castellano, hasta que la evolución lógica, con la mayor parte de la clase catalanoparlante, hacía que en un tiempo volviéramos al idioma de la mayoría.

De aquellos barros quedaron estos lodos, y la generación que sufrió la imposición del castellano a la fuerza se está tomando una especie de revancha desde hace años.
Yo espero que dentro de 30 años, con otras generaciones, las aguas vuelvan a su cauce y se vea que para que sobreviva el catalán no es necesario apartar el español ni primar el conociento del catalán como un mérito equivalente a un doctorado.

Mis hijos hablan en catalán con mi mujer y conmigo en castellano, pero como desde siempre he tenido también el anhelo de no tener ningun problema con el inglés, se han educado en inglés y ello si que lo hablan perfectamente ¡ y me dan una envidia ¡

Fray Dulento dijo...

Querido doctor,
espero que su simpática perrita se recupere sin complicaciones: los años pesan. En cuanto al post que nos plantea hoy, sólo tengo que decir que su actitud me parece la más correcta y democrática. Últimamente, el uso político del idioma ha enrarecido y creado complejos en Catalunya. MI postura al respecto es muy clara: hay que potenciar el uso del catalán sin menospreciar el castellano, nuestra otra lengua que, aunque les pese a muchos, es la que utilizamos para relacionarnos en el más amplio sentido de la la palabra con nuestros vecinos.
Mucha gente se ha dejado arrastrar por las meras pretensiones de no pocos políticos que recurren a la diferenciación y la identidad nacional para saciar sus ambiciones de poder y económicas, y que distan de los intereses generales. Me gustaría que alguien me explicara y convenciera sobre el sentido de discriminar y privar a nuestros hijos del idioma más hablado en el mundo, después del mandarín y el inglés. Si viaja por Europa podrá comprobar cómo en muchos países los jóvenes, además de su lengua natal y el inglés, dominan o tienen conocimientos del español. Y si viaja a determinados Estados de EE UU constatará como el español es una lengua en auge: más de 40 millones de personas se expresan en español.
Presumo de que a muchos esto les provoca urticaria, pero es la realidad. El castellano es una lengua en alza, imparable. Hace poco me decía un colega médico que encontraba inexplicable la lucha de lenguas que vive España y la pretensión de relegar a segunda división la lengua de Cervantes o Góngora. Vive en Argentina.
Pienso que nuestros nacionalistas, así como los galgos y vascos, se equivocan de estrategia: están poniendo puertas en el campo, aparte de cerciorar nuestros derechos a golpe de decreto. Lo más escandaloso es que muchos de estos políticos que intentan privarnos del castellano llevan a sus hijos a colegios privados donde sí se enseña. Dense una vuelta por esos colegios y tomen nota.

Anónimo dijo...

Buenísimos viernes,
Yo soy de Madrid, no entiendo el catalán y durante una estancia de 3 semanas en Barna hace dos años no tuve ningún problema de comprensión, excepto en un par de ocasiones en las que pese a preguntar en castellano se empeñaban en contestarme en catalán.
Creo que se ha pasado de un extremo a otro, creo que las lenguas enriquecen, pero que el planteamiento actual está empobreciendo, una pena.
Estoy totalmente de acuerdo en que, hoy por hoy, el inglés es fundamental, no es un plus, ni un extra, es algo básico. Ahora un plus, por lo menos a la hora de buscar trabajo es conocer otra lengua europea aparte de castellano e inglés, lo digo por experiencia.
Creo que tiene usted la postura acertada, más que nada porque el lenguaje sirve para comunicar, no para discriminar a nadie.

EVA dijo...

Yo como el Dr. Santi también tengo una mezcla de idioma con los familiares, mi marido y yo nos conocimos hablando castellano, pero yo pienso en catalán y al final yo me pasé al catalán y él me siguió, o sea que ahora dependiendo con quien estemos nos podemos hablar el catalán o el castellano, su madre es castellano-parlante y mi suegro andaluz y les hablaba el castellano cuando los conocí al tener a mi hijo, mi suegra empezó hablar el catalán y mi suegro y nosotros lo mezclamos.
Creo que tenemos una gran suerte de haber nacido en un sitio donde se utilicen dos lenguas, lástima que no se utilice también el inglés desde pequeños.
O sea que Dr. Santi creo que hace lo correcto, a mi no me gusta imponer nada, el que quiera aprender más maneras de comunicación que lo intente y el que no, peor para él.

Anónimo dijo...

Nota de Dr González: Debo hacerte una corrección no es Artritis Crónica Juvenil (ACJ), desde el año 1997 en la reunión de ILLAR en Durban (Africa del
Sur) los días 17 al 20 de Marzo, se llegó a un consenso para cambiarle el nombre y desde esa fecha se le denomina Artritis Idiopática Juvenil.

¡GRACIAS ENRIQUE!

C3PO+R2D2 dijo...

Estimado Doc,
Le felicito por ser tan valiente. Estoy totalmente de acuerdo con usted. Para mi el idioma es una herramienta de comunicación entre las personas y, aunque les pese a algunos que dicen abiertamente que desean "polititzar la llengua", son los ciudadanos quienes tienen derechos lingüísticos, no los territorios ni mucho menos las lenguas mismas.
Vaya con cuidado no lo persigan (con dinerito subvencionado de la Generalitat) esas asociaciones culturales que en calles, plazas y patios de colegio velan porque gente como usted no insulten y vejen "la llengua", pues el mero hecho de no utilizarla SIEMPRE conlleva una provocación que no puede quedar impune.
Catalunya Über Allen!!

Anónimo dijo...

Siempre he alardeado de que mi casa, desde pequeña era el paradigma del bilingüismo. Mi padre es catalán, mi madre cartagenera. Mi madre nos hablaba a todos en castellano. Mi padre a mí y a mi hermano en catalán, yo le respondía en catalan y mi hermano en castellano. Con mi marido hablo catalán, entre mi marido y mi hermano hablan catalán, pero yo con mi hermano hablo castellano... En fin, creo que deberiamos dejarnos de tanta estrechez de miras. Cuantas más lenguas, mejor. Tengo un hijo de 9 meses y desde que nació mi marido le habla en catalán y yo en castellano. Y pensamos llevarlo a algún colegio donde enseñen en inglés. Y más adelante, si quiere aprender algún otro idioma, pues ya se verá ( tal como está el tema, el mandarín me parece una buena opción, que "el gigante asiatico" se está despertando al exterior...)
saludoa y buen fin de semana, marisa