sábado, 24 de noviembre de 2007

Me preocupan los futuros catalanes

Según dijo Jordi Pujol ya que vivo y trabajo en Catalunya, soy catalán. Un libro de Luis Candel se llamaba " Los otros catalanes". Ahora hablaré de los unos y de los otros; todos comparten los mismo problemas. Si uno se atiene a lo que lee en los periódicos no sólo es un problema de donde escribo sino que se podrá extrapolar, más o menos, a otras comunidades autónomas.

Desde hace un tiempo las noticias son preocupantes: somos de los últimos en educación, los profesores están desanimados, en el consumo de drogas vamos en cabeza del pelotón, las tasas de embarazo no deseados en chicas jóvenes siguen aumentando. Por otro lado, las empresas se van, el AVE no vuela, el aeropuerto del Prat a pasado a segunda división; los buenos trabajos van desapareciendo porque las fábricas "se nos deslocalizan". Los políticos andan enzarzados en unas chorradas monumentales; que si el catalán, que si el Estatut, que si nos han de querer más en el resto de España porque "semos mu buenos" y van apagando fuegos allí donde salen. Lo más preocupante es que tenemos los políticos que nos merecemos; los hemos votado. No dejamos de mirarnos el ombligo... seguimos en la inopia.

Muchos pensarán: "dr. Santi" ¿por qué suelta ese rollo si a nosotros ni nos va ni nos viene?. La verdad es porque me apetecía desfogarme un poco. Tienen razón, muchos de ustedes viven fuera de Catalunya y pueden pensar que estos temas no les afectan en absoluto pero al futuro de sus jóvenes hijos quizás sí. Hemos pasado en pocas décadas a una sociedad de la opulencia. Una vez leí una frase de un filósofo que la recuerdo frecuentemente. Más o menos decía así: " Aquellos que solo trabajan por lo que les pagan nunca conseguirán que les paguen más por lo que trabajan" .

Yo no desconfío de los jóvenes: son sanos, de mente abierta, con ganas y son siempre los que cambian el mundo. Lo que ocurre es que si estando en una sociedad que les puede ofrecer lo mejor conseguimos que sean los más incultos de Europa, "apaga y vámonos". La mejor herencia que se puede dejar a un hijo en una buena formación.

Como dice el periodista Manuel Trallero: "Una mala semana la puede tener cualquiera".

viernes, 23 de noviembre de 2007

Vacaciones "sin hijos"

Se acerca un puente vacacional. Muchas familias se preparan para cargar los trastos y pasar unos días de descanso…¿Descanso o estrés? Para muchos la segunda opción es la respuesta correcta. Atascos de salida, atascos de entrada, restaurantes llenos, imposibles paseos tranquilos con los niños, algún que otro grito… Delicioso.

Algunos papás tienen la suerte de tener abuelos generosos que les guardan a los retoños mientras la pareja se va de viaje sola. ¡Vaya chollo!, pensarán amigos de los papás. ¡Qué vergüenza!, pensarán otros; no tienen entrañas, abandonan a los hijos para disfrutar ellos.

Yo siempre les digo a los papás que uno de los periodos felices de la vida es cuando llega el verano y se pueden enviar a todos los hijos durante 15 días a unas colonias. Aaaaaaah! Que maravilla. Al fin solos. Antes de la llegada de esos preciados días hacen muchos planes: cenar fuera, ir al cine, museos, teatros. Pero me doy cuenta que a muchos les pasa como a mí. Hago muchos planes pero luego prefiero hacer el “perro” como dice un amigo mío. ¿Qué es hacer el perro? Pues eso, no hacer nada, estar tumbado a la Bartola y que te echen de comer.

Muchos padres no están de acuerdo conmigo. La familia ha de permanecer unida contra viento y marea. Si lo hijos se van de colonias sufren hasta la vuelta; temen que les pueda ocurrir algo.

Pienso que estas separaciones son saludables por diversos motivos. Es más, los que llevamos mas de un cuarto de siglo casados también es bueno que uno/a se vaya a cenar o hacer actividades con amigo/as. En plan sano, se entiende. Unas amigas casadas pueden irse juntas un puente a ver Londres, por ejemplo. Otros, hacer un viaje para una final deportiva y alargar la estancia para hacer turismo.

En fin, yo creo firmemente que “hacer vacaciones sin hijos” es honesto, justo y saludable. ¿Alguien no recuerda, cuando era pequeño, haberse quedado en casa porque los papás habían salido o ido de viaje y podías hacer lo que te diera la gana? También es bueno “hacer vacaciones sin padres”.

jueves, 22 de noviembre de 2007

Nervios a tope. "Lanzamos el primer sputnik"

Five, four, three,two, onezero!... Nuestro director del Servicio de Telemedicina, sir Charles, y un servidor estamos ultimando los preparativos para una experiencia pionera en España. Entren en la web del Hospital: verán anunciada una Charla para Padres - se hace una mensual- sobre la actuación de los padres ante un golpe en la cabeza de su hijo, muy frecuentes y potencialmente mortales.

Los que viven en los alrededores de Barcelona tienen la suerte de poder acudir en persona y hacer las preguntas que quieran. La asistencia es gratuita. Puede ir quien quiera. Llamen y vayan; vale la pena.

Pero he aquí la novedad. A través de nuestros equipos de telemedicina los asistentes de una población del Alt Empordá podrán verla desde su colegio. Hacer esto, aunque parece que con la tecnología actual sea muy sencillo de realizar, tiene una complejidad enorme ya que la transmisión se realiza a través del Hospital Sant Jude de Memphis (EEUU) con un programa costosísimo que gentilmente nos lo dejan utilizar gratuitamente. En resumen, el Dr. Cambra, que es especialista en cuidados intensivos, hará la charla y la verán en una población a más de 100 km de nuestro Hospital sin costo alguno para ellos. Si "nuestro invento funciona" abrimos un camino nuevo e insospechado para Educación Sanitaria a distancia para los papás, maestros, profesores, etc.

Los que puedan y vivan en Barcelona, llamen al Hospital, apúntense y vayan a la conferencia.
P.S. Hoy, otra novedad del mundo mundial, pruebo este vídeo a ver como va el asunto. Si a ustedes les parece bien tengo pensado un consejo de un minuto a la semana. ¿me soportarán?
video

miércoles, 21 de noviembre de 2007

Aburrir: dos significados diferentes en la misma casa

Según la RAE la primera acepción de aburrir es: molestar, cansar, fastidiar y la sexta: sufrir un estado de ánimo producido por falta de estímulos, diversiones o distracciones. Curioso, las dos se emplean con frecuencia en la misma familia. La primera la expresan los padres "estoy aburrida con este niño". La segunda, los hijos especialmente a medida que van creciendo: "me aburro" (no confundir con mea burro, que puedes espetar padres groseros, en un momento determinado).

Cuando vienen a la consulta, si los padres me dicen la primera me preocupo del motivo que les lleva a decir esa frase. Algo no funciona y es preciso aclarar si hay algún problema. En cambio, si los hijos me expresan la segunda estoy contento y les digo: "es bueno aburrirse" . Me miran sorprendidos y deben pensar "¡que dice este tontaina!".

Aburrirse por la falta de estímulos debería ser una situación más frecuente en los niños. Y creo, sinceramente, que deberían aburrirse más porque a la larga suele producir una contra reación en que el niño debe ingeniárselas para salir de esa situación. Tiene que tomar la iniciativa para hacer algo que le entretenga, por ejemplo, leer un libro. Los niños en sociedades opulentas aparentemente disfrutan mucho más que los de las deprimidas. Sin embargo, no paran de pedir y pedir cosas que les distraigan. Un día hablaré de los días Navideños que se acercan. Viendo reportajes de países lejanos se ve como esos niños son capaces de disfrutar hasta con un trozo de barro como se ve en la foto, "un"zapatófono" que no sirve para nada.

martes, 20 de noviembre de 2007

Un método para dejar de succionar los dedos

Se considera que la succión del dedo pulgar u otros dedos de la mano es una actividad normal y natural en edades tempranas (una prolongación de una succión no nutritiva como el chupete) por tener sensaciones orales agradables. En la mayoría de los casos al madurar dejan de hacerlo espontáneamente.

Sin embargo, algunos niños continúan realizando este hábito causando ciertos problemas con repercusión futura como alteraciones de la fisionomía bucal - dental, emocional y social. A veces son ridiculizados por sus hermanos y compañeros, en situaciones de tensión prefieren aislarse chupando el dedo y no participando en actividades con otros niños, los dedos se infectan con cierta facilidad, impide un movimiento normal de la lengua alterando la pronunciación y al crecer requerirá ir al ortodoncista con lo que el tratamiento les costará un "pastón" a los padres. Actualmente los dentistas sugieren que este hábito sea eliminado entre los 3-4 años de edad y muy especialmente antes de salir los dientes definitivos .

Hay tres tipos de tratamiento que se usan en la actualidad:

  • Modificación de la conducta: refuerzo positivo si no lo hace.
  • Aversivo: poner sustancias desagradables e inocuas en el dedo.
  • Mecánico: impide por un método de barrera que el niño pueda meter el dedo en la boca. Hay dos tipos de tratamiento. Uno de ellos lo hace el dentista poniéndole un aparato fijo especial a modo de barrera (es caro, incómodo para el niño, habla y come mal). La segunda opción es a través de un dispositivo médico llamado ThumbGuard™ -seguro y eficaz, listado por el FDA como un dispositivo médico. No impide jugar al niño, no lo ridiculiza y al parecer es muy efectivo ya que en unas cuatro semana da resultados.

No lo he recomendado porque lo desconocía. Ignoro si se vende en España. Si alguien tiene experiencia en el le agradeceré mucho que me lo diga.

lunes, 19 de noviembre de 2007

Madres "brujas-simpáticas"


Una de las preguntas del millón es que color de ojos tendrá el bebé cuando sea mayor. Sabemos que el españolito medio los tiene marrón vulgar y algunos negros bonitos. De vez en cuando salía como una seta un bebé con los ojos azules para alegría de padres y de familiares. Tener una hija rubia y con ojos azules ya era la repera. Ahora con la mezcla de razas veremos lo que pasará.


A mi consulta viene una mamá que además de guapa, lo digo con todo mi respeto, es simpatiquísima y desenvuelta. Alta, altísima y parezco un "pitufo" al lado de ella. Pues bien, cuando nació su última hija ya me dijo: "Esta niña tendrá los ojos azules más bonitos que usted haya visto". Bueno, pensé, el tiempo le dirá que no serán tan azules- muchos han cambiado el color de los ojos hacia los 6 meses y así se lo dije. En cada visita me decía: "A que tiene los ojos cada vez más bonitos y más azules". La verdad es que a principio pensaba que tenía suerte y "su predicción" era temporal. Con el tiempo me convencí de que era la niña bonita de los ojos azules. Hasta hacíamos coña con su predicción. Hoy me ha autorizado a reproducir una foto de ella; verán que no se equivocó. Tiene unos ojazos azules de aúpa.

domingo, 18 de noviembre de 2007

¿Usted sabe si la osteopatía es beneficiosa para niños?

Confieso que les voy a hablar de un tema que no domino. Actualmente en España estaría incluido dentro de la Medicina Alternativa-título con el que no estoy de acuerdo. ¿Porqué hablar de ella? En poco tiempo dos familias me consultaron si podían llevar su bebé al osteópata. Una de ellas es de las que me gustan que vengan por su amabilidad, trato y porque creo que tenemos buen "feeling". Su último retoño tuvo un problemilla en el parto y unos amigos les recomendaron acudir a un osteópata francés. No me negué en absoluto, al contrario, les animé a que fueran sólo con una recomendación; que fuera buen profesional y honesto. Llevaron a su bebé y tras la visita reconocieron una mejora en el niño.


La osteopatía o medicina osteopática es una práctica paramédica, desarrollada por Andrew Taylor Still, no reconocida en algunos países por la ciencia médica oficial, basada en la teoría de que muchas enfermedades son debidas a una pérdida de la integridad estructural El tratamiento, que se denomina manipulación osteopática, consiste en un sistema de técnicas prácticas orientadas a aliviar el dolor, restaurar funciones y promover la salud y el bienestar. La osteopatía en los países donde esta reconocida, son estudios universitarios de segundo ciclo (5 o 6 años en función de la universidad, Reino Unido, Francia...). En EEUU son considerados médicos por lo que pueden recetar y practicar la cirugía.

Todo tratamiento osteopático se realiza en función de sus necesidades personales y adaptado a la medida de sus progresos. Las principales técnicas osteopáticas son: las manipulaciones suaves de las articulaciones, la presión brusca y rápida pero indolora, el posicionamiento destinado a hacer desaparecer las tensiones de las zonas afectadas y las técnicas de "energía muscular".Los osteópatas pueden recomendar ejercicio, técnica de relajación o consejos a seguir por los pacientes en su casa. Un osteópata competente conoce sus limites y puede aconsejar a su paciente que haga análisis complementarios o consultar otro especialista.

Según la osteopatía los huesos del cráneo no se sueldan nunca completamente, y tienen pequeños movimientos casi imperceptibles. El osteópata craneano, después de haber realizado un diagnostico de las diferentes anomalías, trabaja sobre las suturas craneanas ejerciendo ligeras presiones sobre la bóveda o simplemente siguiendo las tensiones para hacer ceder ciertos "bloqueos".La osteopatia cráneo-sacral se utiliza principalmente en el bebe y el niño joven, a titulo preventivo y curativo de ciertas patologías crónicas, como el insomnio, el sueño agitado, la falta de apetito, las infecciones crónicas, la falta de defensas.Una consulta osteopática cráneo-sacral no se improvisa y requiere del practicante, un verdadero conocimiento psicológico del niño, mucha habilidad, ternura y precisión en la practica para escuchar y analizar los diferentes "bloqueos" de las suturas craneanas del niño.

Debido a la suavidad de sus manipulaciones y a sus características de estimación de los propios recursos de salud del organismo es una técnica adecuada para el tratamiento de niños y niñas desde el nacimiento. Según los osteópatas es eficaz en: niños nacidos con parto difícil o cesárea, niños con inquietud y/llanto nocturno, problemas de visión y oído, pérdida de apetito, problemas de dentición, estreñimiento o problemas gástricos, falta de concentración e hiperactividad, dificultades posturales (escoliosis, cifosis) y problemas del desarrollo.

Hay cosas de la osteopatía que aplicadas al niño me cuesta entender cómo actúa, por ejemplo, mejorando el apetito. Sin embargo, yo me declaro partidario de lo que se conoce como Medicina Integrativa que consiste en introducir en la medicina oficial lo mejor de los diversos tipos de medicina que se practican en el mundo. En la encuesta espero que me recomienden alguno bueno para niños.