martes, 16 de marzo de 2010

Test de resistencia en el restaurante: los niños

Hace poco una conocida periodista me pidió mi opinión sobre cómo hay que llevar a los niños a un restaurante. Lo que más me horripila de mi profesión, aparte de los padres LST, es ir a un restaurante y que un niño me llore al lado o que ocurra lo mismo en un avión. Yo le sugerí que siguiera estos puntos ya conocidos por padres veteranos publicados en muchositios:
  • Eligir el restaurante adecuado amplio, con zonas separadas y ruidoso (si llora o hace rabietas se nota menos)
  • El restaurante ha de tener menú de niños
  • Enseñar modales restaurante en casa. Si usted es un "cerdito" comiendo y su hijo también no puede esperarse se comporte como en una boda
  • Ir a la hora que suele comer sino se pondrá de "mala uva"
  • Explicar bien lo que se espera de él
  • Pedir enseguida algo para picar para el niño o llevarlo desde casa para que "no se cabree". Llevar agua o líquidos
  • Llevar sus juguetes pequeños y blandos (Son tan "cabroncetes" que les da por aporrear la mesa con un coche metálico). Si son adictos a la consola llevarla
  • Con niños se acabó el café, copa y puro y no digamos "la sobremesa"
  • Mímelo, que coma lo que le de la gana, no es cuestión de pelearse en público
  • Si arma follón sólo hay dos soluciones: marcharse pidiendo una bolsa para llevarse la comida (ahora ya no da apuro hacerlo) o intentar hablar con él en otro lugar
Hace poco fui a un restaurante en el que las mesas estaban separadas unas de otras unos centímetros, ¡qué digo centímetros, sólo unos milímetros!. A mi lado se sentaron los padres con un niño de dos años y un bebé cuyo el cochecito no dejaba pasar a nadie. Entre el llanto del bebé y las protestas del niño que estaba en los terribles dos años no llegué al postre, pedí la cuenta y me fui por piernas hasta lograr serenar el ánimo.

¿Sería un malvado si propusiera que en algunos lugares como algunos restaurantes pusiera "Prohibido entrar con niños menores de 6 años"?

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Los niños son niños y hasta los más buenos tienen sus momentos... a mi personalmente no me molestan, los que si me molestan son los padres que no hacen absolutamente nada cuando sus hijos están dando la lata a los demás.

Anónimo dijo...

En san valentin muchos hoteles prohiben ir con niños, los niños y los viejos aunque suelen ser molestos y poco glamurosos, les debemos un respeto.
A los niños por haberlos metido en este patético concurso y los viejos por haberlo jugado.

Mamareciente dijo...

Pues los niños son niños, pero todo tine un límite. El domingo nos tuvimos que salir de un restaurante porque mi hijo se puso burro-burro y ni comíamos nosotros, ni dejábamos tranquilos a los de alrededor.

Gonzalo dijo...

Muy de acuerdo en casi todo. Aunque lo de la consola...
Pero lo peor de ir con los hijos a un restaurante es que sale muy caro, sin lugar a dudas.

una drsanti fan dijo...

Como casi siempre, los niños se comportan como los padres. Voy a restaurantes "aptos" para niños y lo que más molesta no es que un niño incordie un rato, sino que los padres no se dan ni cuenta, por que no les preocupa para nada.

Doris dijo...

A mí no me molestan los niños en los restaurantes, a no ser que la cosa sea muy exagerada. Cuando eso es así, la mayoría de las veces miras a los padres de la criatura y lo entiendes todo. Los niños son niños, juegan y hacen lío casi siempre, pero hay límites, claro.
Nosotros seguimos yendo a restaurantes con la peque. Es verdad que es muy peque y no da demasiada guerra de momento. A veces no puedes evitar que los niños lloren o se porten mal, pero se trata de buscar sitios en los que pueda disfrutar toda la familia, no? (y las familias circundantes también, ya de paso)

Anónimo dijo...

¿Sería un malvado si propusiera que en algunos lugares como algunos restaurantes pusiera "Prohibido entrar con niños menores de 6 años"?

Me parece que estarías atentando contra las libertades individuales y los derechos humanos.

Dr. Santi dijo...

¡Hombre! hay restaurantes y restaurantes y en algunos lugares todavía existe el "reservado el derecho de admisión" ya que son recintos privados.

edw dijo...

En Inglaterra y Escocia hay muchos lugares donde explicitamente con un cartel o en la web del establecimiento dice "CHILDREN NOT WELLCOME".... Es horrible cuando te apetece ir a un sitio en concreto y te encuentras con tal prohibicion, pero lo aceptas y buscas otro hotel-restaurant-cafeteria....ANY PROBLEM.
(Papa de familia de 2 enanos "que se comportan allá donde vayamos")