jueves, 5 de noviembre de 2009

Borré una entrada sobre el Baby Einstein sin querer

Pacofer, uno de mis conspicuos lectores me llamó la atención por haber borrado una entrada hablando de la inutilidad del Baby Einstein como método de estimulación. Un rechonchete dedo mío debió apretar una tecla incorrecta saliendo de los dulce brazos de Morfeo; no ha sido la multinacional Walt Disney la que me ha obligado a hacerlo. He rebuscado y he encontrado un artículo similar, fundamentado en el mío, mucho mejor escrito. Si pulsan aquí lo verán. En síntesis la multinacional americana se ha visto obligada a devolver el dinero a los que habían comprado esta serie creyendo que mejoraban las capacidades de sus hijos. La Academia Americana de Pediatría es muy clara a este respecto y no recomienda que los niños menores de dos años vean la televisión.

Hace tiempo ya hice un comentario sobre este tema en la entrada "Aumente la inteligencia de su bebé. Así que, amigo Pacofer, aquí está lo borrado, gracias por el aviso y pido disculpas a todos aquellos que hicieron sus comentarios y se los borré de "un teclazo".

Todavía queda algo de libertad de expresión.

3 comentarios:

pacofer dijo...

Usted sí que es ilustre, mi buen doctor. Yo solo soy un padre afanado que lee con fervor sus casi siempre interesantes aportaciones, por lo que pudiera aprender...

Un saludo y gracias por escuchar, además de hablar.

Natàlia dijo...

Doc, gracias por todos sus articulos ya que todos y cada uno de elos no enseñan algo y además de forma divertida y jocosa.
Respecto al de hoy solo una observación: creo que deberia dormir un poco mas ya que creo que va falto de sueño, borra articulos sin querer y al escribir se le cuela alguna palabra de mas "no recomienda que los niños menores de dos años no vean la televisión" y en este caso ese no de más dar ha entender que si que lo recomienda. Doc, procure descansar más que queremos seguir leyendo sus articulos y disfrutando de su sabiduria y saber hacer durante mucho tiempo.

Camino dijo...

Me sumo a la sugerencia de Natàlia, que queremos seguir disfrutando de sus reflexiones de primerísima hora de la mañana!

Saludos!
Camino