martes, 3 de noviembre de 2009

José Ignacio, hasta pronto

Me encuentro como "escritor delante de la hoja en blanco" y no sé como expresar mis sentimientos. La muerte de José Ignacio Sierra me ha conmovido, hecho que desde hace tiempo no había nada que lo consiguiera. Era el jefe de alergología e inmunidad del Hospital y hemos estado años conviviendo felices a menos de 50 metros todas las mañanas. Hombre polifacético y cultivado ha sido un ejemplo para todos nosotros. Hace poco tiempo enfermó y anteayer nos dejó. Yo ya me despedí de él en el Edificio docente del Hospital en el homenaje que se le hizo. Le recordaré siempre subido en la tarima del auditorio escuchando sus últimas palabras. Después hemos mantenido correspondencia hasta muy poco antes de su muerte. Leyendo el último correo que me envió el día 28 de octubre -cuatro días antes de morir- pueden darse una idea de la grandeza de una persona en sus últimos momentos para consolarme de las desgracias que me han ocurrido en poco tiempo. Su nota dirigida al que siempre llamaba Kalikatres Sapientísimo o Pitagorín dice así:

Mi querido y añorado amigo:

En estos momentos sólo acierto a enviarte un abrazo muy fuerte, lleno de cariño y de toda la ternura de que soy capaz; y mi respeto, siempre.
Te quiero mucho


José Ignacio


No se necesitan nueve meses, se necesitan cincuenta años para hacer un hombre, cincuenta años de sacrificio, de voluntad, de... ¡tantas cosas! Y cuando ese hombre está hecho, cuando ya no queda en él nada de la infancia ni de la adolescencia, cuando verdaderamente es un hombre, no sirve nada más que para morir (André Malraux).

No estoy triste porque te has ido; estoy contento por haberte conocido.

8 comentarios:

marta dijo...

La gente así nunca se va del todo, nos queda su cariño, su recuerdo y los momentos inolvidables.
Un abrazo doc

sibila7 dijo...

Bon dia doctor,
El meu condol, se que era una persona molt agradable doncs era el metge al•lergòleg del meu fill. Tots els meus respectes.
Una abraçada.

Laia dijo...

¡Qué bonito lo que ha escrito, doctor y qué cierto es!

Mariona Bassols dijo...

L'acompanyo en el sentiment.

Amigos así, hay pocos.

Caterina dijo...

Jo no el coneixia al Dr. José Ignacio , però quina enveja em produeix saber que ha repartit bons sentiments a les persones que l’envoltaven, i de retruc a les persones que el llegim a vostè . La generositat és una qualitat escassa i mira tu ! hi ha que fins i tot la regalen. Gràcies doctors.
Una abraçada.

Diario de una mamá pediatra dijo...

Hola Santi,
Es una gran tristeza lo ocurrido. A lo largo de mi residencia en el hospital tuve la suerte de coincidir con muchos de vosotros y de todos guardo un cariño especial. En vuestra planta (Pediatría y Alergia) los médicos y enfermeras hacéis sentir a los médicos en formación como si estuvieran en casa y eso es de agradecer en un periodo de dudas, aprendizaje, inexperiencia y juventud.
Con el Dr. Sierra yo coincidí en mi rotación por Alergia, de R4, allá por el verano del 2002. Nos trataba a los másters y a los residentes como a uno más. Increible su personalidad. Una persona culta y tan educada. Incluso un día nos invitó al Liceu a ver cantar ópera. Fue una velada muy divertida.
Qué cosas, hace apenas 7 años y nada hacía preveer que el final estaba tan cerca.
Ánimo en este trago, Santi, me imagino lo triste que debes estar.
Un abrazo

Amalia Arce

Anónimo dijo...

Nuestro más sentido pésame. Se ha ido una gran persona a la que hemos tenido el privilegio de poder conocer. Muchos ánimos y un abrazo muy grande para ti Dr. Santi y para la Dra. de Molina.

Familia García-Mellado

Carmen dijo...

Hermosas palabras de un buen amigo. Personas tan queridas, de alguna manera, nos acompañan siempre. Pero siempre es muy triste perderlas.
Un abrazo
Carmen&Carmen