jueves, 29 de noviembre de 2012

Oleada de bronquitis, crisis asmáticas, broncoespasmos, pitos, sibilancias, tos, otitis, faringitis, afonías...

Y muchas cosas más. Niños con fiebres altas, toses incurables que les despiertan y les hacen vomitar, mocos continuos, crisis de ahogo, virus VRS... El ventolin y la estilsona van que vuelan y no digamos el paracetamol y el ibuprofeno. Acaba de llegar una especie de tornado que empieza a bloquear los servicios de urgencias con niños con problemas respiratorios y digestivos (vómitos y diarreas).

Hace un par de días visité a estos hermanitos; cosa rara, muy educados como sus padres. La madre, mientras los examinaba nos hizo una foto. Probablemente usó un iPhone con Instagram y, con la iluminación artificial, parecíamos todos estar "atacados" por una hepatitis aguda ya que estábamos de un amarillo chillón. Por medio del programa Picasa he hecho unas pequeñas modificaciones quedando una foto muy chula en blanco y negro (me encantan las fotos en B/N).

Como se puede comprobar, los tres soplábamos como locos y ninguno tenía "pitos" o ahogo. ¡Buf!, que suerte.