viernes, 23 de noviembre de 2012

La mayoría de los dolores de cabeza del niño no están relacionados con problemas visuales u oculares y desaparecen en el tiempo


El título de este esta entrada es el resultado de una investigación presentada en la American Academy of Ophthalmology (AAO) 2012 Annual Meeting por los médicos del Albany Medical Center (New York) y desmonta un mito urbano muy popular. Por lo tanto, un niño que va a la escuela y se queja de cefaleas es muy poco probable que sea por un trastorno de la visión y, por lo tanto, tampoco ha de ir al optometrista o al oftalmólogo.

Es cierto que los dolores de cabeza recurrentes se deben valorar por un pediatra. La mayoría de ellos corresponden a cefaleas de tensión así como los dolores de barriga. Las "tres bestias negras" del pediatra son los niños con dolores frecuentes de cabeza, barriga y extremidades sin ningún síntoma acompañante. Estos dolores suelen ser funcionales, sin causa orgánica, pero muy repetitivos y no interfieren en las actividades normales del niño.