lunes, 13 de febrero de 2012

¿Cómo debería ser una buena canguro?

Una buena canguro debería:
  • Escuchar atentamente a los niños y observar su comportamiento
  • Establecer unos límites razonables para los niños y hacerlos respetar consistentemente
  • Explicar a los niños por qué ciertas cosas no están permitidas y ofrecerles alternativas aceptables
  • Afrontar las situaciones cuando surjan y antes de que estén fuera de control
  • Cumplir las promesas que hace a los niños. Unirse a los juegos de los niños sin interferir
  • Fomentar que los niños propongan cosas y tengan sus propias ideas antes de hacer ninguna sugerencia
  • Valorar y reforzar los esfuerzos de los niños y consolarlos cuando estén "dolidos" o frustrados con gestos afectivos como un abrazo o una caricia
  • Hablar a los niños con naturalidad y utilizando un tono conversacional sobre lo que están haciendo 
  • Ayudar a los niños a animarse mutuamente incitándolos a compartir sus logros
  • Animar a los niños a completar proyectos, aunque les cueste más tiempo del que se había programado en un principio
  • Limitar las conversaciones entre adultos en presencia de los niños
  • Respetar las ideas y decisiones de los niños. Evitar darle a elegir a un niño cuando sólo hay una opción posible
  • Dejar que los niños cometan sus propios errores y que aprendan de ellos (siempre que no sea peligroso)
(Recomendaciones de la Academia Americana de Pediatría)