martes, 14 de junio de 2011

Daniela

Se la debía desde hace mucho tiempo. Daniela es una simpática niña que viene a la consulta y la foto está tomada justo antes de ser vacunada. Como verán no está preocupada esperando que "le clave la aguja"; no tiene miedo porque sabe que soy "mágico" poniendo vacunas. Tengo técnicas depuradísimas que les evitan el dolor cuando ya son mayores, me conocen y confían en mí.

Daniela es de esas niñas que se lo pasa muy bien cuando viene y no tiene miedo. Un "renacuajo" que al decirle que le tocaba vacuna, sentenció: "si se ha de pinchar, pues se pincha y se acabó". Olé, torero.

6 comentarios:

Lactandoamando dijo...

jejejejeje
que alegria pues!!! ;)
Eso seria lo ideal, que todos los pediatras y enfermeras tuvieran una buena tecnica para poner las vacunas, mi hijo de quince meses, pobrecito, el otro dia se iba a desangrar(si ya se que las mamis somos unas exagerabas :P jeje) pero es que no nos dejó sujetarle la piernecita y mi niño que es muy niño y tiene muuucha fuerza alzó la pierna y se desgarro un poquillo....ais...
Esta niña es un sol, guapa y valiente ;) ¿qué más podria pedir? jeje
Un abrazo.

briseida dijo...

Además de valiente, es una niña preciosa :)
¡Enhorabuena por esa magia!

sinpalabras dijo...

me encanta este post, ya podian ser asi todos los doctores, e inculcarnos desde pequeños que esas aguijitas son magicas, por que yo a mis 23 años despues de un embarazo he descubierto que depende de la enfermera duele o no duele... yo las tenia panico! y cuando me quede embarazada solo pensaba en los pinchazos.. en vez de en el parto... y todo por el trauma que me causo una enfermera que me pinchaba de pequeña.. bueno lo llamo pinchar por no decir tirar dardos!

Juana María González Prada dijo...

Que bonita foto. Yo me quedé alucinada la última vez que vacunaron a mi hijo con 4 años. Fue el enfermero del CAP. Me encantó! le bloqueó los brazos haciendo como que jugaba. le dijo que a ver como soplaba fuerte y se lo hizo repetir para que lo hiciera bien fuerte. Cuando le fue a clavar la aguja, le dijo: ¡Sopla!.

Y ya podéis imaginar, a la vez que sopló, le clavó la aguja. Mi hijo ni se enteró y yo me quedé boquiabierta.

Mi experiencia en Burgos no es tan buena. Allí todo es a la brava.

Besos y saludos cariñosos Dr. García Tornel

Anónimo dijo...

WE ARE HEARING GUY HURE MAKES A FORTUNE WITH GE IN NEVADA?
WITH BOO?
HOW COME?
SHOULD WE ASK WARD?

Anónimo dijo...

Todo esto es cierto,las vacunas del "Santi" son mágicas, para mí y para mis hijas (que son tres) es el mejor doctor del mundo, ellas están encantadas cada vez que las visita.
Un beso muy fuerte de Paula, Laia y Alba.

Muchas gracias doctor.