martes, 22 de junio de 2010

Burka y niqab NO, hijab y chador SÍ

Me da la impresión de que no empleamos el sentido común respecto al velo de las mujeres islámicas. En primer lugar, la gente se arma un lío de mil diablos cuando habla de estas prendas. Repasemos. Hay cuatro tipos esenciales:
  1. Hijab o hiyab : Es el velo que más se ve entre las musulmanas (chiíes) de países occidentales, cubre el cabello y, normalmente el cuello. Se puede acompañar de ropa occidental o de una abaya (túnica)
  2. Chador: Es un velo largo, amplio que cubre, como el hijab, cabello y cuello, pero que alcanza hasta los pies
  3. Niqab: Es el hijab llevado a su extremo (musulmanas suníes). Es un velo que sólo deja sin tapar los ojos
  4. Burka: Es la túnica que empezamos a ver tras la invasión de Afganistán. Cubre a la mujer de pies a cabeza y deja una rejilla en la cara para que puedan ver.
En segundo lugar, hay una diferencia esencial entre los dos primeros y los dos segundos. Los primeros permiten ver la cara completa y los otros no. Me parece tan elemental que por motivos de seguridad la cara esté descubierta que en ese sentido sería inflexible; de lo contrario yo me pondría un pasamontañas de "caco" y visitaría de esa guisa ¿cómo podrían saber mis pacientes que soy el Dr. Santi? Pues sólo por la voz y aún.

Estoy desarrollando una investigación con la Universidad La Salle sobre biometría facial enfocada a diagnosticar visualmente algunas enfermedades de los niños. El reconocimiento facial permite reconocer la cara de una persona diferenciándola de las demás con una gran precisión; lo que debemos demostrar es si es capaz de diferenciar una cara de un niño sano de la de otro con un síndrome raro y poco frecuente.

No tengo una chilaba pero me gustan. Llevar una blanca de algodón 100% o de lino en pleno verano y sólo con el calzoncillo debajo debe ser placer de dioses y si el sol pega fuerte te pones la capucha. Además hasta sería elegante.


De igual forma si el Estado es aconfesional, en los edificios públicos -el ejemplo más conflictivo es la escuela- no debería haber ningún símbolo religioso y en los privados sí, si sus propietarios lo desean. Mi hospital es privado y de una orden religiosa conocida; a nadie le molestan los símbolos de la religión católica. Incluso hay monjas que van con el hábito a la antigua usanza.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

La gran diferencia entre las monjas y las mujeres musulmanas es que las primeras pueden elegir y las segundas no.

Por mucho que digan, no pueden elegir y lo peor no es eso sino que se esta rebajando la edad de las niñas que se tienen que poner alguna de esas prendas. En los paises musulmanes (hasta en los mas radicales) ninguna niña menor de nueve años va tapada y en España las estoy viendo de menos edad.

Las monjas (por seguir el ejemplo puesto) pueden decidir si visten o el habito o no, pueden dejar la congregacion cuando quieran e incluso volverse ateas, apostatas o lo que quieran. Una mujer que quiera dejar de ser musulmana, es como minimo rechazada por los suyos y ya van muchos crimenes de honor en Europa por el simple hecho de querer ser como las demas chicas o querer elegir.

No se pueden respetar las costumbres que no respetan a los demas.

BlackZack dijo...

Por fin un comentario cabal sobre estas cosas. Yo es que soy de los que creen fuertemente en la neutralidad y en el respeto de las reglas. Si hay una constitución que dice que España es aconfesional, por mucho que a algún presidente de comunidad autónoma no tenga especial gusto por las personas musulmanas (porque yo no me creo que todo esto sea por "la dignidad" de las afectadas), se tiene que fastidiar y aceptar los símbolos religiosos que no se salgan de lo personal ni interfieran con la convivencia (como pueden ser el niqab o el burka).

BlackZack dijo...

@Anónimo: ¿Quién le ha dicho a usted que las mujeres musulmanas no pueden elegir? Su comentario está lleno de prejuicios, y ve sólo la paja en el ojo ajeno.

Aquí en España es costumbre bautizar y hacer comulgar a los niños antes de que puedan entender que están tomando parte en asuntos místicos. Si bien yo no soy creyente, sí que creo en que la religión es un asunto muy profundo y personal, y que comprometerse con una entidad superior en la que uno puede creer es algo que debe hacerse voluntariamente y sabiendo lo que se hace, porque impone todo un código moral sobre la persona.

Pero aquí en España todos los niños se bautizan recién nacidos para quitarles un pecado que no es sino proyección (de la de Freud, sí señor) de los propios pecados de la Iglesia Católica: los niños no pecan. Y luego se les hace hacer la primera comunión, engañados con regalos, cuando se supone que están entrando en contacto con el ser central de su fe, o sea, Jesucristo.

Que algunos grupos musulmanes desdeñes a una mujer que decide abandonar el Islam es algo que no se puede dar por hecho, porque podríamos decir que todos los cristianos matan a seguidores de Mahoma y luego lo celebran, ¿o no es cierto que se hizo durante siglos y que, por extensión, deberían cargar el sambenito?

Señor Anónimo, se debe hablar con todas las cartas sobre la mesa, con información y sin prejuicios ni estereotipos.

Anónimo dijo...

Pues a mi me da igual, la verdad. Pero no voy a defender a una gente que si un día llegasen a ser mayoría le impondrian a mi hija sin ningun tipo de contemplaciones y sin ninguna posibilidad de discusión el velo, el niqab o lo que les diga el iman de turno en un garaje-mezquita.
Esperemos que no les de tambien por la memoria historica, los derechos historicos o los derechos colectivos (como bocean tantos patriotas) porque visto desde un punto de vista tan estupido y tan cacareado ultimamente por nuestro Parlament por ejemplo, no les falta razón. Estubieron aquí durante 700 años y de esa epoca venimos la mitad de nosotros, así que ni Gifré el Pilos, ni desperta ferro, ni Abad de Montserrat, ni ostias, mucho antes hubo Al-andalus (o los visigodos como nos hacía memorizar Don Paquito...). Lo dicho, una cosa es Historia y otra memoria historica, una cosa es la cultura (sea la musulmana o la de Empordà) y otra cosa son los derechos individuales e inalienables de las personas que mejor o peor hemos conseguido en nuestro país.
En fin que me parece que no hace falta ser tan multicultural. Simplemente hay que hacer respetar la CONSTITUCION, (esa cosa tan vapuleada por 4 memos fundamentalistas tambien) pues es esa ley suprema la que nos da LIBERTAD INDIVIDUAL para creer en lo que queramos y para ir con hijab o con barretina independientemente de quien gane las elecciones (sea Aznar, sea Jomeini o sea Carod Rovira).
La cuestion es que primero los niños esten protegidos SEGUN NUESTRAS LEYES y que esas mujeres tengan libertad para escoger cuando son mayores de edad y sean defendidas segun las leyes de aquí, no segun el "libro sagrado del monte cocomoco del hijo de la luz fosforescente" por ejemplo, o cualquier otra gilipolles "multicultural".
Darth Vader

Anónimo dijo...

Doctor, pone usted a una monjita en la foto que..... ¡¡por Dios!! Quien quiere a una mujer mala habiendo de tan buenas....

Darth Vader

maeglin dijo...

Lo que dice realmente el Coran sobre el tema del velo islámico es importante para saber de que estamos hablando sobre un tema que es más bien mediático que otra cosa. Porque de hecho el Coran no usa el termino hiyab de la misma forma que lo hacemos ahora, el hiyab es en gran parte una creación moderna, un código nuevo de vestimenta que por lo tanto es regulable y que se puede pactar pues esta sujeto a cambios. Si no somos capaces de entender que es lo que esta sucediendo con esta repentina aparición de mujeres veladas no seremos capaces de entender otros fenómenos parecidos que nos sucederán en el futuro próximo.
La mención más importante del hiyab en el Corán está en unos versículos que es necesario contextualizar. Mahoma era visitado a todas horas en su casa, que además era la primera mezquita y centro de reunión de los musulmanes, por personas que deseaban hacerle preguntas sobre cuestiones de religión. Tal afluencia de gente debía importunarle, y entonces, siempre según la tradición, Dios le reveló unos versículos para que se los transmitiera a los musulmanes que en esencia decían que las mujeres del profeta estaban tan cualificadas como él mismo para atender a los fieles en lo que necesitaran. Así pues, las esposas de Mahoma empezaron a atender a las visitas igual que el propio Mahoma. Sin embargo, debían ser objeto de cierto acoso, porque poco después, el profeta recibió una nueva revelación que decía así:

Los que creéis: no entréis en los aposentos del profeta si no se os ha invitado a comer, ni sin que sea el momento. Pero cuando se os haya invitado, entrad, y cuando hayáis comido, salid sin daros familiarmente a la conversación. Esto ofende al profeta y se avergüenza de decirlo, pero Dios no se avergüenza de decir la verdad. Y cuando les pidáis algo a ellas hacedlo detrás de un velo: es más puro para vuestros corazones y para los suyos. No podéis ofender al enviado de Dios ni casaros jamás, después de él, con sus esposas. Ello es, para Dios, un gran pecado.
(Corán, 33, 53).

De este versículo nace la idea de que las mujeres deben cubrirse la cabeza, o incluso el rostro (dando lugar a prendas como el burka), a pesar de que la admonición divina se refiere sólo a las relaciones de los creyentes con las mujeres del profeta y de que aquí la palabra velo alude claramente a una cortina y no a una prenda. De hecho, la palabra hiyab aparece siete veces en el Corán y en ninguno de los casos se refiere al atuendo femenino, para el que se utilizan otros términos. Sin embargo, ninguno de estos alude específicamente a cubrirse la cabeza o la cara. Un versículo cercano al anterior dice así:

maeglin dijo...

Profeta: di a tus mujeres y a tus hijas y a las mujeres de los creyentes que se ciñan sus velos. Esa es la mejor manera de que sean reconocidas y no sean molestadas. Dios es indulgente, misericordioso.

(Corán, 33, 59).

La palabra que aquí se suele traducir por "velos" es en realidad ŷalābīb, es decir, chilabas o túnicas. No se refiere, pues, a la prenda que cubre la cabeza o la cara.

Di a los creyentes que bajen sus miradas y sean castos. Esto es lo más conveniente para ellos. Dios está bien informado de lo que hacen. Di a las creyentes que bajen sus miradas y sean castas, y que no muestren de sus adornos más que lo que se ve. ¡Que cubran su pecho con sus velos! [...]

(Corán, 24, 31-32).

Nuevamente, la palabra que aquí se suele traducir por "velo" es literalmente jumur, una tela larga que, esta sí, puede cubrir la cabeza, pero en cualquier caso el versículo no decreta la obligación de taparse la cabeza, sino de cubrir el pecho, usando para ello los pañuelos de la cabeza (hay que decir que la cabeza cubierta forma parte del atuendo tradicional masculino y femenino de la península de Arabia, lo cual es lógico dado el clima desértico).

Por tanto, el hiyab del Corán no se refiere nunca al atuendo, sino a un velo o cortina, que además sólo en un caso se pone en relación con las mujeres. Las disposiciones sobre el atuendo, por otro lado, no parecen indicar que haya que cubrirse por completo, sino que aluden en términos generales a utilizar un atuendo recatado, no tanto por una cuestión sexual (pecado) como social, ya que las normas de vestimenta que impone a las mujeres sólo son válidas si éstas están en presencia de personas que no pertenezcan a su círculo familiar o doméstico. No es una exigencia original: abstenerse de mostrar el cuerpo en demasía o cubrirse el pecho son exigencias de atuendo que se pueden encontrar en ámbitos tradicionales cristianos, judíos, hindúes u otros.

maeglin dijo...

Me parece pues que queda suficientemente demostrado que el tema del hiyab no es un precepto coranico y mucho menos el burka o el nikab porque lo único que parece desperenderse del Coran en cuanta a la vestimenta de las mujeres musulmanas es que estas han de ir de forma vestidas de forma recatada y no tienen ninguna necesidad religiosa de ir con la cabeza y la cara tapada.
Primero es bueno clarificar los terminos porque puede parecer que el tema del velo islámico es un tema esencial en esta religión que choca frontalmente con nuestras formas de comportarnos cuando eso no es cierto. Una musulmana puede ir vestida de una forma convencional por cualquiera de nuestras calles sin que se note su condición de musulmana solamente usando unos códigos de vestimenta modestos lo mismo que una católica, una evangélica o una maestra de escuela o de instituto que considere que en su trabajo no se debe hacer ostentación del cuerpo femenino. La expresión muy anticuada seria la de "atributos femeninos" refiriendose al pecho y a las caderas.
Ese código de vestimenta nos es familiar y en algunas empresas se utiliza.
Lo que ha generado la polémica es cubrirse la cabeza y la cara. Es conveniente tenerlo en claro para saber con que estamos tratando.

Anónimo dijo...

¡¡Que bonito!! Ahora te vas a una plaza en Iran (por ejemplo)y lo explicas, ya verás como acabas colgada de una grua en un campo de futbol.
El problema nunca ha sido el Coran o la Biblia, el problema siempre ha sido de fanaticos. Así que por mucho que quieras interpretarnos el Corán: gracias,pero no hace falta. Mejor explicaselo a esos fanáticos (son solo unos pocos millones en Pakistán, Irán, Afganistan, etc..)que no saben leer el Coran y que si un dia tienen suficiente fuerza en nuestro pais te pondran a tí el hijad, el burka o lo que les pase por el turbante. De momento todos son pobres corderitos inefensos que piden sus derechos constitucionales....a tener a su mujer envuelta en un trapo o pegarles un poquiiiito con una vara si por ejemplo entienden el coran mejor que ellos.

Darth Vader

Anónimo dijo...

Querida compañera hace relativamente poco me he convertido, sabrás q el musulmán se rige por Corán y por sunna, que es el ejemplo de la biografía de Mahoma; tengo un problema con mi chica pq entiende que en la sunna si se especifica el uso del hijab. A mi no me gustaría q se lo pusiese, que me dices sobre la obligatoriedad del hijab según la sunna? Gracias