jueves, 13 de agosto de 2009

El cuento de la lechera

En un excelente artículo publicado en Acta Pediatr Esp 2009: 67: 333-337 unos pediatras de Valencia repasan las "cualidades y defectos" de las leches especiales que se expenden en el comercio con el fin de mejorar la regurgitación, el cólico, el estreñimiento, la sensación de hambre, el sueño, etc. La lista es larga pero ¿son eficaces o son un placebo caro/negocio para los fabricantes? Lo simplificaré porque sino sería un "tostonazo de cuidado"
  • Fórmulas antirregurgitación. Se añade un espesante como semilla de algarrobo o almidón de maíz o de arroz. Sirven para las regurgitaciones pero no para la enfermedad por reflujo gastroesofágico.
  • Fómulas antiestreñimiento. Se les modifican los triglicéridos para obtener ácido palmítico en posición beta ¿está claro? Parece que algunos niños mejoran especialmente a los que hacen menos de tres deposiciones semanales y son duras.
  • Fórmulas anticólico. Tienen las proteínas parcialmente hidrolizadas para facilitar la digestión. No hay evidencias científicas de que sean útiles.
  • Fórmulas día/noche. Son leches disociadas. La de la noche tiene más triptófano, precursor de la melatonina y la de día menos además de diferentes cambios en la composición. No hay evidencias científicas de que sean útiles.
  • Fórmulas saciantes. Llevan hidratos de carbono de absorción lenta para mantener el nivel de glucosa en sangre más estable. No hay evidencias científicas de que sean útiles.
  • Fórmulas sin lactosa. Otro hidrato de carbono como la dextrinomaltosa o polímeros de glucosa sustituyen a la lactosa. Están indicadas cuando hay una intolerancia secundaria, un déficit primario de lactasa y en la galactosemia.
  • Fórmulas de proteína de soja. Tienen mayor contenido de proteínas que la leche de vaca pero son peor valor nutricional y están suplementadas. No contienen lactosa. La leche de soja sólo está indicada en: dietas exentas de lactosa, galactosemia, intolerancia a la lactosa primaria o secundaria, lactantes de padres vegetarianos que no pueden recibir lactancia materna y a los que no se les desea administrar proteína de leche de vaca, alergia a la proteína de leche de vaca mediada por IgE si no están sensibilizados a la leche de soja. no está indicada en la prevención de enfermedades atópicas en niños de riesgo, en el cólico, y en el llanto prolongado (aunque no estoy totalmente de acuerdo)
Nunca me canso de repetir a los papis, abuelos, familia en particular y público en general que el bebé tiene durante los 6 primeros meses de vida dos períodos perfectamente diferenciados al menos para los que lo cuidan:
  1. Los tres primeros todo lo que le ocurre es "debido a gases y malas digestiones"
  2. Como por arte de magia desaparecen y "empieza a babear" y "todo es debido a los dientes" que están a "punto de salir"
Los pediatras hemos seguido la corriente para no contrariar a las abuelas y familiares. Así, con frases sencillas "es de los gases" o "es de los dientes" reafirmamos que son procesos poco importantes y no tenemos que dar más explicaciones.


3 comentarios:

Sandra dijo...

Muy interesante el blog doctor. Permítame una pregunta sobre el tema de las leches: los niños a partir del año deben tomar leche de vaca, pero ¿entera o desnatada? ¿los gorditos mejor desnatada?

neuneu dijo...

Es posible que sea una buena receta esto de los dos periodos diferenciados, pero yo que he pasado la experiencia de ver llorar dia y noche hasta cansarse a mi niño, muerto de sueño, y que por fin diagnosticaran los retortijones y diarreas de mi bebe de tres meses (claro que habia gases, y dolorosos tambien, por eso lloraba) como intolerancia a la lactosa, fue como pasar de la noche al dia: empezo a dormir como un bebé en lugar de llorar como un recien nacido. Sigue con problemas, posiblemente de malabsorcion, pero ahora ya voy viendo que cuando le cuesta dormir o se despierta llorando no voy a correr a aplicarle el metodo Estivill, ni que son los dientes, primero sospecharé si le duele la tripa, ya que no me lo puede decir y tenemos mucha experiencia en vomitos, retortijones, diarreas y dolores varios. No todo son topicos, a veces son verdad, y a los bebés también les duele como a nosotros, pero nosotros podemos decirlo sin estar berreando, que eso “molesta”. Suerte que despues de pasar por una pesada insistente consegui que a la tercera ocasión alguien nos escuchara, nos tomara en serio y no nos aplicara directamente lo del "periodo diferenciado", dicho con todo el cariño.

Elena dijo...

Enhorabuena por su blog.
Yo añadiría como explicación de problemas en el primer periodo diferenciado de los niños lactantes el de que "la leche materna no es suficiente".
Solución: biberón. :P

consejosdelaleche.blogspot.com