jueves, 5 de febrero de 2009

Yo soy partidario de la eutanasia "activa selectiva"

Durante años trabajé de médico de cuidados intensivos pediátricos en el Hospital. Eran tiempos heroicos con pocos medios, mucha ilusión y horas y horas de tensión, alegrías y lágrimas. Era la épocoa en que se empezaba a dirimir cuando a un niño se le podía considerar que estaba en muerte cerebral. Poco a poco se fueron aclarando las ideas y ya nadie duda en pedir los órganos para trasplante. Se les lleva al quirófano  y un equipo de especialistas extraen todos los órganos aprovechables de una persona. Aunque parezca algo desconsiderado sería como una autopsia "en vivo". Eso ya ha dejado de ser motivo de debate. Muchísimas vidas se han salvado con el trasplante de órganos entre ellos mi amigo Sir Edwards al que en la noche de fin de año de 2008 le sustituyeron su enfermo corazón. Ahora ya está bien, está en su casa y sale a pasear. 

Mi afirmación del título de este escrito viene a cuento por el caso de Eluana Englaro, la joven italiana de 38 años que lleva 17 en estado vegetativo después de un accidente de coche. Ahora se les ha ocurrido "la gran idea" de llevarla a una clínica para que muera quitándole la alimentación e hidratación con lo que se calcula que tardará unas tres o cuatro semanas en morir, hecho que me parece una salvajada.

La ley y la ética siempre van por detrás de la realidad. Pretenden regular y/o justificar el comportamiento humano respecto a los demás o por via judicial o aplicando los cuatro principios básicos de ética. Sin duda hay situaciones en que la reflexión profunda y el sosiego son necesarios para situaciones biológicamente complejas como el aborto.

En el caso de Eluana, si yo pudiera decidir, escogería lo que denomino "eutanasia selectiva" en las personas a las que definí en un post anterior como en muerte clínica funcional (MCF); si la familia es la que pide no prolongar una vida inútil haría exactamente los mismo que el el caso de muerte cínica cerebral. Llevarla al quirófano y hacer una extracción de órganos. Una persona sana puede donar para trasplantar corazón, pulmones, hígado, páncreas, riñones, córneas, etc. En el caso de Eluana de una muerte lenta hasta esperar la parada cardiaca se podría pasar a un acto altruista del que podrían beneficiarse muchas personas.

Doctor, parece usted un tanto "lanzado". No, no soy un inconsciente. Hay que regular, como siempre, donde está el límite pero hay algunas situaciones en que la gente o por que no tiene lo que hay que tener o tiene "pánico" político (votos)  o creencias religiosas mal digeridas impiden lo que a mi me parece algo sencillo, natural y solidario.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenos días.
Totalmente de acuerdo con usted Doc, estoy totalmente a favor de la donación de órganos, y en este caso, deberían hacerlo, pero con el revuelo que causa el permitir que la naturaleza siga su curso, veo muy complicada la donación. Una pena, creo que al final, para la familia es también un consuelo el hecho de que esa persona querida ayude a otras a vivir o a mejorar su calidad de vida.
Un post para reflexionar en esta España de "temporal".
Un saludo.
Marta.

EVA dijo...

¿Y yo me pregunto qué es vida? no creo para nada que estar conectado a una máquina mucho tiempo se pueda decir que eso es vida. Ni para la persona que se encuentre en ese estado ni mucho menos para todos los seres queridos de esa persona. Haber si evolucionamos!!!

Cris dijo...

Entiendo perfectamente la perspectiva que propones y estoy de acuerdo en que esos órganos harían que muchas personas pudieran llevar una vida normal. Un saludo!

Prima Eva dijo...

La desgracia de esta pobre chica y de su familia es que su caso ha saltado a los medios. Es una lástima, desde luego, que sus jóvenes órganos no puedan ser aprovechados por otros. Un saludo, Santi

Prima Eva dijo...

Ya sé que el "post" es de hace unos días, pero me gustaría hacer un comentario sobre el tema de si los bebés deben dormir boca arriba o boca abajo. Mi primer hijo, nacido en 1990, durmió siempre boca abajo, y la mar de bien. El segundo (del 93) durmió boca arriba (y también bien) porque el Dr. Santi me dijo que había que hacerlo así, y para mí, lo que dice el Dr. Santi va a misa. Ahora resulta que hay que volverlos a poner boca abajo. Ya sé que la medicina no es una ciencia exacta, pero me siento como un cangrejo bailando la yenka. Menos mal que ya no tengo bebés, aunque os aseguro que es mucho peor tener dos adolescentes en casa.

Jetzt dijo...

Siempre he pensado que un médico ha de discernir entre tratar una persona como a un mecanismo frío que funciona "por sí solo" y aun ser con sentimientos que ha tenido una vida y unos recuerdos. Creo que saber cuando hay que darle más peso a una forma de trato que a otra (sin olvidar ambas) es lo que distingue al buen médico.

Espero haberme expresado bien, y coincido con usted doctor.

Paco Elvira dijo...

Amen a todo Santi.Lo que intentan hacer me parece una salvajada y una barbaridad.Y es demasiado tiempo; Berlusconi está preparando ya un decreto ley para impedir que se desconecte de la alimentación a Eluana. Pobre chica y pobres padres.

Gemma dijo...

Me gusta saber la opinión de los médicos en estos temas.Gracias por exponer la tuya. Totalmente de acuerdo, por lo menos que su muerte, pudiera salvar otras vidas. Felicidades por tu blog.