miércoles, 22 de octubre de 2008

Es muy tímido...

La timidez del niño es preocupante para muchos padres. Es un rasgo del temperamento que provoca que a algunos niños les asusten mucho las situaciones nuevas y las personas desconocidas. Antes de decidirse a participar en alguna actividad con otros niños, se mantienen al margen, observando y esperando. Si se les fuerza a probar algo nuevo, se retraen y se resisten, y cuando se les presenta a una persona desconocida, se pegan literalmente a las faldas de su madre. Para los padres que les gustaría la independencia y la sociabilidad de sus hijos, esta forma de comportarse les resulta frustrante. Pero si se intenta forzar o ridiculizar al niño, sólo conseguirán que se sienta todavía más inseguro.

La mejor solución es dejar que el niño vaya a su propio ritmo. Hay que darle el tiempo necesario para que se adapte a las situaciones nuevas y no se le debe "achuchar" ni dejar de coger sus manos cuando parece necesitar apoyo. Los papás han de aceptar al niño tal como es y recordar que, probablemente, también ellos fueron tímidos en la infancia. Apoyar al niño evita que los demás lo ridiculicen y adquirirá mayor seguridad en sí mismo. Por ejemplo, Robert de Niro fue uno de estos niños tímidos y la verdad es que lo ha superado bastante bien, ¿no creen?

Una buena forma para que el pequeño vaya venciendo su timidez es ayudarle a mejorar su autoestima. ¿Saben cómo hacerlo?

3 comentarios:

Dr. Gluck dijo...

Un buen libro sobre el tema y que creo que puede ayudar mucho a los padres, es "El niño tímido" Ed. Paidos de Philip Zimbardo.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Cómo se refuerza la autoestima? Mi sentido común me dice que alabándole las cosas que hace bien, pero agradecería alguna sugerencia más.

BILLinBCN dijo...

Gracias para esta tema interesante. Pienso que la timidez es un caracteristica natural de alguna gente -- pero la asertividad puede ser aprendido (y quizás enseñado).

Yo siempre he sido muy tímido como un joven. Era muy doloroso para mí de mucha de mi vida. No estaba hasta que era un hombre joven que me forzé a superar este obstáculo. Me recuerdo entrar en un fiesta apretado y forzarme a presentarme por lo menos a tres personas. Era muy duro. Pero despues de un tiempo, hacer conversación y crear el amistad se hacen nuevas capacidades.

Todavía me siento hoy muy tímido -- pero me fuerzo a actuar asertivamente, en el mismo manera que me fuerzo a hablar (al menos quebrado) en español en lugar de mi inglés nativo.