martes, 4 de diciembre de 2007

¿Le haría usted cirugía estética a su hijo con Síndrome de Down?

En la actualidad, personas de todas las edades se someten a operaciones de estética en los países desarrollados debido a las presiones mediáticas que nos venden que para ser felices debemos ser “perfectos fisiológicamente”; esto es, cumplir con los cánones de belleza actuales: ser alta/os, delgada/os, jóvenes, guapa/os, etc.

De la Unión Europea, España es el país donde más operaciones de cirugía estética se realizan. Una encuesta demostró que casi el 50% de las mujeres estarían dispuestas a entrar en un quirófano para “arreglarse algo”. En Estados Unidos, por ejemplo, el número de adolescentes que recurrió al bisturí para retocarse alguna parte de su cuerpo fue de 60.000 en 1997, y de 225.000 en 2003. También nuestros jóvenes optan cada vez más por esta medida, pero lo más inquietante es que empiezan a preocuparse y ocuparse por su imagen a edades cada vez más cortas. Incluso hasta hay padres que no les importaría operar a sus niños, por ejemplo, de una nariz “grande”, porque no quieren que sus hijos “hereden el sufrimiento” que ellos mismos padecieron. Recuerden a la pequeña princesa Leonor; también ella se convirtió en el centro de atención mediática cuando surgió la polémica de si debía o no quitarse quirúrgicamente de la nariz su pequeño angioma, una mancha roja que tiende a desaparecer con el tiempo. Para más inri, según El Mundo, Letizia dio una importancia desmesurada no a la mancha, sino a lo que pudiera decirse de ella.

Pero obviamente éste no es caso aislado de una madre que se preocupa por el “qué dirán” de su retoño. Ayer mismamente, la mamá de uno de mis pacientes con Síndrome de Down (cuatro años) me preguntó si se realizaban operaciones de cirugía estética a estos niños para hacerles desaparecer los rasgos fisiológicos del rostro que los caracterizan. Obviamente, una cuestión así coge de sorpresa. Su siguiente pregunta fue: ¿Qué opina, doctor, no cree que si le operamos, le facilitaremos la vida? Y yo les pregunto a ustedes: ¿Están de acuerdo con esta mamá?

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Con todos mis respetos, dr. Santi, pero esta mujer está ¡"pirá"!!
No tengo nada más que añadir.
Saludos,
Carlos M. (Murcia)

lady jekyll dijo...

Comprendo que esta mujer se planteé cuál es la mejor forma de facilitar la integración de su hijo en la sociedad, pero creo que en este caso anda un poco desencaminada. No debe olvidar que este síndrome no le afecta sólo físicamente, sino también psíquicamente. Por ello, para él será siempre mejor que los demás veamos a simple vista que se trata de una persona con retraso mental, para actuar a primeras consecuentemente con él. De lo contrario (creo yo), podría ocurrir que este niño pasara por más de un disgusto con las demás personas que ignorarían por completo que "la posible actuación erronea" de este niño fuera debida a una discapacidad (pues con una intervención estética quedaría oculta).
Pienso que esta mujer debería pensar más en su hijo y menos en ella (porque ¿quién le está dando en realidad importancia al físico, el hijo o ella?). ¿no cree, doctor?

sibila7 dijo...

Dr. Santi, no estoy de acuerdo con dicha señora, pues al igual que opinaba lady jekyll no solo es un problema de físico.

Mariona dijo...

Rotundamente no, todos somos bellos a nuestra manera. La verdad es que alucino con esta fiebre fanatico-estética por el bisturí.

carla-and dijo...

Dr.Santi, to be or not to be, simplymind be, sense mes comentaris de la mare en qüestió.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con todos, pero lo más lamentable es lo que nos recuerda Mariona: ¿hasta qué punto hemos llegado? ¿Hemos perdido el norte?
Es realmente lamentable... Sin darnos cuenta, evolucionamos hacia atrás.

otro anónimo dijo...

Es cierto anónimo. Los humanos somos lo que no hay! :(
En nuestra absurda búsqueda de la perfección física, enfermamos psíquicamente!! La pera.

Fray Dulento dijo...

Querido doctor,
estoy completamente a favor de la cirugía estética infantil,porque hay cada bebé que, por mucho que los padres insistan en que es monísimo, parece la versión fea de Gollum. ¿Se acuerda, la criatura horrorosa del Señor de los Anillos? "Mi tesooooro", dicen los padres onubilados por la felicidad. Pues que se lo guarden en la caja fuerte.
Con todos mis respetos, hay niños que no habría que enseñar sin previo aviso. Es cruel, pero real.
En una sociedad volcada en los cánones de belleza, estas criaturas orconianas tiene un oscuro futuro.¡Tomemos medidas cuanto antes! Si el trabajo es bueno, de mayor podrá trabajar, por ejemplo, de asesinado en series como CSI Miami, dondo los muertos incitan a la necrofilia.
Y, por favor, dejen en paz a los niños con síndrome de Down, porque la belleza y candidez de su alma brilla por si misma en su fisionomía.

Anónimo dijo...

Pues yo no se que pensar. Pero...no creo que sea solo cuestion de una sociedad enferma del bisturi ni me atrevo a llamar egoista a la madre.
En un programa televisivo vi una entrevista a dos chicos con sindrome de down, con una inteligencia, una capacidad (humor, fluidez verbal...) casi normales; y a uno de ellos se lo veia triste por el tema del rechazo socia, en especial amoroso. Que muchas chicas no querían salir con él por su aspecto, ese "avisador" de tener el síndrome.
Le entristecia tambien el hecho de que algunos hubieran optado por operarse, pero no los censuraba.
Por cierto me mata lo asociar siempre s. de down con candidez, etc... está bienintencionado pero también les duele.Son niños, personas, como los demás,pero con su diferencia a cuestas.
Además no seamos hipócritas...y flipo en colores con lo de que les conviene llevar el avisador físico de su retraso mental...
¿por qué cada vez se ven menos críos con s. de down? No porque se dé menos...Yo me negué a hacerme la amniocentesis ( luego todo fue una falsa alarma).
Seguimos siendo una sociedad racista, el insulto "subnormal" o "mongolito" no ha desaparecido, y muchas madres no quieren tener un bebé con ese síndrome.Así que menos rollo y si el "estandarizar" los rasgos faciales, aunque no nos parezca políticamente correcto, ayuda al crío a vivir más tranquilo, mejor para él.

Anónimo dijo...

P.d.: perdón por el rollo tan largo. Y no tengo ningun amigo o pariente con el sindrome, aunque sí tuve un compañero de clase afectado, y personalmente su cara no me resultaba rara ni desagardable. Pero he visto críos tan crueles en los colegios con ellos! La crueldad sí mereceria ir marcada en el físico.

NN dijo...

Así se habla!!!

Anónimo dijo...

Yo creo q si realmente nos quejamos de q vivimos en una sociedad donde se margina y donde la apariencia fisica es lo mas importante, y repuadiamos eso, no tendirmamos q ponernos a la altura de tales cosas y acceder de una u otra manera a eso mismo q tanto criticamos.
No entiendo al q dice: "q mal nuestra sociedad q se fija en lo fisico" y por otro lado dice:"y bueno si es para q el chico se sienta mejor hay q hacerlo."
Creo q todos juntos tenemos q cambiar dicha cuestion, no terminar por cansacio sumandonos a esto q no conduce a nada mas q a enfermedad psiquica.
Y como padres (aun no soy madre) creo q hay q demostrarles a los hijos lo q son realmente por dentro y hacerlos valer por eso, y sinceramente creo q si ese chico esta convencido de lo q es no
habra demasiadas cosas externas q lo afecten.