sábado, 20 de octubre de 2007

Quien va a Sevilla...

¡Oh, maravilla de las maravillas!. Me quedo pasmado de la elegancia y urbanidad de los papás cuando vienen con adolescentes o jóvenes a mi consulta. Antaño siempre se dejaba sentar a los más mayores siempre antes que a los jóvenes. Eso ahora es impensable. En el metro se ponen los pies en el asiento delantero, si hay una mujer embarazada nadie le deja sitio y si es un anciano o anciana ni se les mira. Si la embarazada es joven y guapa la mirarán pero no se levantarán para que repose durante el trayecto con bamboleos y frenazos aunque sea largo. La vida ahora está así pero cambiará algún día, no lo duden.

Decía que me maravillan porque en cuanto entran en mi despacho los papás y dos jovenzuelos inmediatamente éstos se sientan en las dos sillas que tengo enfrente de mi mesa y…¡los padres se quedan de pié sin decirles nada!. Yo dirijo mi penetrante mirada “casi asesina” y hago un ligero movimiento con mi testa para darles a entender a los “pájaros” espachurrados en el asiento que se levanten y dejen sentar a los papás que al fin y al cabo son sus progenitores y les mantienen. Pero no: ni mi mirada poderosa ni mi gesto imperativo les inmuta. Siguen repantigados en el asiento.

Entonces hablo. Mi potente y a la vez viril voz les dice: “Os importaría dejar sentar a vuestros padres”. Es entonces cuando me da el soponcio: “No se preocupe, doctor, nosotros ya estamos bien de pié” dicen sus padres. Y los mequetrefes siguen sentados mientras yo hago la historia clínica con un moviendo de asentimiento que me descuajeringa el cuello. Tengo que ir moviendo la cabeza desde papel donde escribo hasta la cara de los padres que están de pié cerca de mí y si los padres son muy altos…


En un tono zumbón les digo a los gentiles papás: "Parece que empiezan a dominar situación, ¿no es cierto?" . Los papás listos cazan mi indirecta...

4 comentarios:

Pilar dijo...

PERO SANTI!!!!

QUE FAVORECIDO ESTAS EN LA FOTO!!! ¿ES DE CUANDO FUMABAS?...JAJAJAJAJA

Bromas a parte tienes toda la razón, hoy en día se han perdido las normas básicas de educación y respeto, pero gran culpa la tenemos los padres que consentimos y no sabemos marcas los límites. Mis hijos todavía son pequeños, pero espero saber controlarlos dentro de unos años.
Un saludo a Carmen
Pilar Taboada ("los Rius")

Dr. Santi dijo...

Pilar es, como se puede leer, una de esas madres LST (je,je)-es broma- con la que podría estar rato y rato visitándole a a sus hijos riendo sin parar.

Es una mujer con una "resiliencia" increible. No es un taco es una gran virtud.

Anónimo dijo...

Tal como dice Pilar la culpa la tenemos los padres, puesto que la mayoria mientras los niños esten callados y comodos los demas da igual.
Pero no solo es en el tema de ceder asiento, sino que en cualquier otra situación como ayudar a las personas mayores. O cuando ya tenemos a los hijos mas grandes para que van a hacer la faena si mama ya puede porque tiene tiempo.
Soy hombre pero mis padres me enseñaron que en casa da igual puesto que todos ensuciamos y todos limpiamos o se hace la compra, y les puedo decir que hoy realizo cualquier faena de casa sin que se me caigan los anillos (que por cierto no llevo, sera por eso?) bueno todo no solo me falta planchar que se me da muy mal.
Saludos a todos y muy divertido el Blogg Santi, no pasa un día sin que lo visite.

Anónimo dijo...

Hola!
Cierto los de dejar sentar a las embarazadas, cuando lo estaba, tenia que ser yo quien pedia a la gente que me dejaran sentar, y me decian, ah!, es que no te he visto...no que va!