miércoles, 15 de agosto de 2012

"Sindrome de Murphy-Venecia"

Una conocida web americana ha enumerado las leyes de Murphy para padres en la crianza de los hijos. Son  bastantes pero podrían se muchas más. Como ven describo un síndrome nuevo en el que la segunda parte del mismo podría variar según el destino de las vacaciones de los padres.

En este caso se trata de un jovenzuelo que se había puesto enfermo con una fiebres ondulantes durante unos días. Después de diversos análisis, visitas a urgencias, llamadas telefónicas y correos electrónicos se curó solo. Cuando no sabemos lo que tiene un niño con fiebres autolimitadas se dice con toda seriedad "debió ser un virus" y, ahí se queda la cosa.

Los padres de este piltrafilla estaban deseando desde hace años ir un fin de semana a Venecia. Una vez estabilizada la "enfermedad" compraron los billetes de sopetón y, aunque la madre me comentó  medio en serio medio en broma: "A a ver si cuando estamos allí vuelve a tener fiebre con el miedo que me da dejar a los niños solos con los abuelos" (éstos son muy competentes y capaces) se fueron.  Dicho y hecho, al llegar  a Venecia el coñazo del nene se pone a 40ºC. La madre me llama preocupada; suerte que son dos días. Se hace una conducta "expectorante" (expectante) y a la vuelta de viaje, al ser festivo, los padres lo llevan a urgencias pero ya no tiene fiebre. Está como una rosa.

Es síndrome de Murphy-Venecia me ha ocurrido muchas veces cuando mis hijos cuando eran pequeños. Es más, en las épocas de escasas vacunas, te podían hundir unas vacaciones al empalmar uno tras otro una  infección como la varicela. El síndrome de Murphy-Venecia también se da con frecuencia, por desgracia y sin que tengan culpa alguna, cuando los abuelos son mayores y están cascadetes de salud.