jueves, 14 de junio de 2012

Nomofobia, otra fuente de pacientes para los psicólogos y psiquiatras

¿La fobia a no tener los teléfonos móviles (no mobile-phone phobia, en inglés) será una nueva enfermedad en el futuro? Seguro, con la tendencia que tenemos a medicalizarlo todo será carnaza para especialistas en trastornos de la mente.

La nomofobia parece afectar a casi dos tercios (66%) de las persona que usan móviles; un 11% más que hace un año. Por lo visto, hasta hay personas que sufren ataques de pánico si no tienen su teléfono a mano. Y no sólo eso, pierden una cantidad de tiempo enorme para localizarlos, llegando tarde al trabajo, a la escuela o volviendo a casa para recogerlo si lo ha olvidado. Para muchos ya es más importante que su pareja; pueden vivir sin ella o no le hacen caso pero no sin móvil. Como era de esperar, esta "nueva enfermedad" es más frecuente en jóvenes por su permanente necesidad de estar conectados. Los más nomofóbicos están entre los 18 y 24 años (77%) y le sigue un grupo algo "más madurito" entre 25 y 34 años.  

¡Ojo al parche! Retirar el móvil a un adolescente es el peor castigo que puede recibir. Tengan cuidado en poner los puntos sobre las íes antes de entregarles uno. Si lo castigan sin él puede tener un arrebato de rabia/cólera e incluso llegar a agredirles. 

Los que somos más veteranos y olvidadizos nos levantamos cada mañana con el "síndrome del explorador" ¿Saben cual es?