viernes, 19 de agosto de 2011

Barça, Madrid, Supercopa y educación

No me gusta el fútbol, o mejor dicho, no disfruto con él. Sin embargo, haciendo un esfuerzo intenté ver la vuelta de la Supercopa entre el Barça y el Madrid. Como estaba cansado me quedé en una duermevela y sólo me despertaba con los gritos del locutor cuando se marcaba un gol. Sin querer meterme en camisa de once varas reconozco que ambos partidos fueron trepidantes. Además, jugaban, según algún rotativo, los dos equipos con los mejores jugadores del mundo -¿y los mejor pagados? Si es así, todos los jugadores y directivos deberían demostrar una educación cuanto menos aceptable.

Estaba dormido cuando me desperté con la algarabía final de reproches, chillidos, golpes e insultos entre ambos bandos. Alguna jugada conflictiva había desencadenado la guerra final. Cuando se trata de encuentros en los que la fuerza bruta tiene una especial relevancia no es raro que se desencadenen batallas campales en deportes como en el futbol, rugby, hockey, basket y otros muchos. Jamás verán a dos tenistas dándose de raquetazos o dos golfistas pegándose con los palos. En éstos dos últimos ejemplos tienen asumido lo que es el deporte: sólo puede ganar uno y los demás pierden.

En partidos como los de la Supercopa (Barça-Madrid) ocurre lo mismo: uno gana y el otro pierde. Y saber perder, a veces no es fácil pero no hay más remedio que aceptar la derrota.

Eso es lo que se ha de enseñar a los jóvenes: a aceptar la victoria con dignidad y sin prepotencia y a aceptar, también, la derrota sin rencor. Si no estoy equivocado el partido lo vieron millones de espectadores por televisión; muchos debían ser niños y jóvenes. El espectáculo educativo de “fair play” del equipo perdedor fue bochornoso. Si me apuran creo que hasta los implicados deberían ser denunciados a la justicia ordinaria por escándalo público y juzgados por mal comportamiento y mal ejemplo para los jóvenes. ¿Se imagina que hubiera ocurrido si los perdedores se hubieran quedado en el campo aplaudiendo a los vencedores mientras éstos recogían el trofeo y hubieran saludado al público? Hubiera sido un fantástico y educativo final.

¿Qué se puede esperar de una sociedad cuyos algunos ídolos mediáticos son unos facinerosos? Tendrían que ir a clases particulares obligatorias de urbanidad y educación ya que tienen mucho tiempo libre.

6 comentarios:

carme dijo...

Bon dia!

Totalment d'acord Doctor! Quin espectacle més vergonyós! Quin mal exemple per les dues parts. Sobretot perls subcampions i pel seu entrenador. Aquests darrer tenia més responsabilitat que tot el seu équip, ja que se suposa que él el 'mister' ( mestre, educador, pedagòg???? )...

Que lluny ha quedat aquella exhibició de bones maneres que va donar el Bernabeu aplaudint el bon joc del Barça de Ronnie.

Final de copa trist i lamentable, sobretot pels amants de l'esport, siguem de l'équip que siguem...

ana belen dijo...

se puede decir mas alto pero no mas claro, si señor

Bere dijo...

Muy cierto! ellos no piensan que son un ejemplo para los niños. Cuando sale un deportista importante (ya sea en el futbol, natación, u otro), muchos niños quieren imitarlo y practicar el mismo deporte.... pero luego los famositos salen peleando, o drogándose, o en parrandas, etc. etc.

Xavi B. dijo...

Apreciat doctor,
si be estic 100% d 'acord amb el fet de que va ser un espectacle lamentable el tema de la tangana futbolera, dir que el tennis o el golf son millors que els altres es una autentica burrada. He jugat molts anys a rugby i us puc assegurar que es parla de voste a l'arbitre i no hi ha un exces de violencia/contacte extradeportiu.

No barregem la velocitat amb el tocino....

Dr. Santi dijo...

Te raó. Fa poc vaig veure un reportatge en que esfeia una alabança del rugby estil anglés. Encara conserva l´esprit d´equip y la noblesa. I han molts esports semblants etre ells el hoquei herba, al que vig jugar molts anys però era mol dolent com a jugador.

Anónimo dijo...

A la mayoria de los niños les da igual como se comporte el idolo futbolistico de turno, el peor ejemplo de mal comportamiento deportivo lo tienen en su propia casa.

Cada domingo muchos niños ven como sus padres se transforman en orangutanes e insultan a otros niños, al arbitro y hasta a las madres de los niños del equipo rival.
¿Como van a ver mal que los jugadores de quipos importantes se peleen si es lo que hacen sus padres una vez a la semana en categorias infantiles?.