jueves, 18 de agosto de 2011

¿Qué es una fascitis plantar?

Es posible que a algunos de los contendientes de la Supercopa la tengan después de los dos formidables partidos que nos han ofrecido. La fascitis plantar trae de cabeza a futbolistas, atletas y a los médicos deportivos. Veintiséis huesos unidos entre sí por numerosas articulaciones, músculos, tendones, ligamentos y demás tejidos; ésta la descripción de una de las partes más complejas del cuerpo humano: el pie. Una de las piezas que le da forma es la fascia plantar, una banda de tejido fibroso, muy parecido a un tendón, que nace en el talón y se extiende a lo largo de la planta del pie hasta llegar a los dedos y cuya función es dar estabilidad al arco del pie y absorber los impactos que recibe.

Cuando la fascia plantar se irrita y se vuelve dolorosa debido al uso excesivo, esta afección se conoce como fascitis plantar que es una causa habitual de dolor de talón en corredores, bailarines y atletas que practican deportes que implican correr y saltar frecuentemente. Puede afectar a cualquiera. Las personas que tienen sobrepeso, las mujeres embarazadas, las personas cuyos trabajos implican estar mucho tiempo de pie y quienes llevan zapatos muy gastados son todos vulnerables a desarrollar fascitis plantares.

El principal síntoma de la fascitis plantar es un dolor agudo en la planta del pie, cerca del talón. He aquí algunos indicadores de que ese dolor puede obedecer a una fascitis plantar:
  • El dolor es más fuerte a primera hora de la mañana pero mejora después de andar durante unos pocos minutos
  • El dolor empeora después de pasar mucho tiempo de pie y/o al levantarse después de estar cierto tiempo sentado
  • El dolor se desarrolla de forma progresiva y empeora con el tiempo
  • El dolor empeora después de haber hecho ejercicio o actividad física más que durante la actividad en sí misma.
  • Duele al estirar el pie
  • Duele al presionar los lados del talón o el arco del pie
Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecerla son:
  • Músculos de la pantorrilla agarrotados 
  • Peso excesivo
  • Actividades con tensiones importantes para los pies (correr, excursionismo, baile, aerobic, etc.
  • Calzado inadecuado
  • Trabajos que implican pasar mucho tiempo de pie o andando sobre superficies duras
  • Pies cavos, pies planos u otros problemas en los pies
Entre los tratamientos que se pueden aplicar en casa, se incluyen los siguientes:
  • Descanso. 
  • Utilizar cubitos de hielo envueltos en un paño o compresas frías para reducir del dolor y la inflamación
  • Tomar medicamentos antiinflamatorios
  • Ejercitar los músculos de pies y pantorrillas. Pedir a un monitor, entrenador o fisioterapeuta que les enseñe algunos ejercicios de piernas y a colocar una cinta adhesiva elástica en los pies - bien colocada proporciona mayor descanso a la fascia plantar
  • Ir a un especialista por si es necesario poner plantillas (aportar mayor superficie de sostén) o usar férulas nocturnas (mantienen los músculos de la pantorrilla ligeramente flexionados, impidiendo, de este modo, que la fascia plantar se tense o contraiga durante la noche)