sábado, 4 de septiembre de 2010

Trastornos mentales genuinos de España. Síndrome pre vacacional (I)

Nuestro país ostenta el récord de estar está colocado al final de la lista entre los más productivos de los países desarrollados; es la paradoja laboral española, trabajamos muchas horas pero producimos poco. En muchas empresas desde que se entra a trabajar y "se empieza" a trabajar puede pasar un tiempo muy largo entre cafelitos, comentarios deportivos. revisión de periódicos o lectura el correo electrónico inútil de las redes sociales. Total que al final del día acabamos "reventados" de trabajar y hemos producido muy poco. Es conocido también que el estado de ánimo el viernes por la tarde es muy superior al de el domingo por la tarde llegando a niveles ínfimos. Tiene su lógica ya que a partir del viernes dejamos de producir y pasamos al no pegar ni sello el fin de semana y el domingo "entramos en depresión" porque al día siguiente hay que trabajar.

Con las vacaciones veraniegas ocurre un fenómeno curioso que, si no estoy equivocado lo describo yo hoy por primera vez y es , al parecer, exclusivo de España: el síndrome pre vacacional. ¿Qué es eso, doctor? Muy sencillo. Observen lo que ocurre cuando se  acerca el período vacacional y se darán cuenta que, de repente, la gente empieza a mostrar un cansancio extremo, le cuesta hacer su trabajo o lo pospone hasta la vuelta de las mismas. Las frases características son: "no puedo más...", "estoy muy cansado...", "necesito unas vacaciones...", "después de vacaciones lo hablamos..." cuando todavía faltan 15 días para iniciarlas y otras muchas. Este fenómeno de agotamiento mental que no físico ya se inicia, en muchas ocasiones, un mes antes de las ansiadas vacaciones. Aunque las respuestas puedan engañar lo cierto es que la mayoría desean "largarse" del lugar de trabajo para "desconectar" y, para lograrlo, se organizan unas vacaciones de lo más estresantes para visitar lugares tranquilos -se aburren como ostras- o "hacen turismo" a lo saltamontes.

Tengo la suerte de no padecerlo y creo firmemente que cuando a uno le gusta su trabajo "no desconecta" sigue al pié de la brecha pero con un ritmo diferente o buscando cosas nuevas relacionadas con el mismo o con su nivel cultural.

PS. Antes de publicar esta nota he encontrado alguna breve referencia al síndrome pre vacacional pero en niños y de dudosa enjundia.y otro con una cantidad extraordinaria de síndromes nuevos desconocidos para mí. Nuestra capacidad de inventarnos enfermedades para "tapar" nuestra vagancia, justificar conductas extrañas o ausencias laborales es inmensa.