miércoles, 1 de septiembre de 2010

Los jóvenes Internet y depresión


Que Internet es un arma de doble filo no es un secreto para nadie. Por un lado ha supuesto una revolución en el conocimiento y por el otro está generando patologías que, muchas de ellas, están por confirmar. No sabemos el alcance de las alteraciones que puede generar Internet y sus complejas redes sociales, foros y grupos de presión pero es evidente que para los que nos dedicamos a la medicina ya nos es imprescindible: yo ya no puedo vivir sin él.

Uno de los peligros es su potencial adictivo, hecho no sólo corroborado por diversos estudios sino porque según un estudio publicado en agosto en la revista Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine, los jóvenes con tendencias adictivas tenían 2,3 veces más riesgo de padecer depresión. La causa no está clara pero es indudable que el aislamiento al que se someten y la ansiedad en estar continuamente "navegando" les lleva a esa situación.

Estos estudios y los que seguirán hay que tomarlos con cautela y tranquilidad. Nos avisan de "patologías emergentes" hecho habitual en nuestro entorno como ejemplo de causas ambientales.Continuamente estamos recibiendo "cuñas" de alarma. No se asusten pero sí controlen el tiempo y lo que hace su hijo en el ordenador. Observen bien su conducta y les describo unas preguntas a modo de cuestionario para detectar la posible adicción:
  • ¿Se siente preocupado con Internet (pensamientos acerca de la última conexión o anticipas la próxima sesión)?
  • ¿Siente la necesidad de incrementar la cantidad de tiempo de uso de Internet para lograr la satisfacción?
  • ¿Ha hecho repetidamente esfuerzos infructuosos para controlar, reducir. O detener el uso de Internet?
  • ¿Se ha sentido inquieto, malhumorado, deprimido o irritable cuando ha intentado reducir o detener el uso de Internet?
  • ¿Se queda más tiempo conectado de lo que inicialmente había pensado?
  • ¿Ha perdido o puesto en peligro alguna relación significativa, trabajo, oportunidad educativa o profesional debido al uso de Internet?
  • ¿Ha mentido a los miembros de su familia, terapeuta u otros para ocultar su grado de implicación con Internet?
  • ¿Usa Internet como un medio de evadirse de los problemas o de aliviar un estado de ánimo muy variable?
De acuerdo con estos criterios, se considera adicto si responde afirmativamente a 5 o más de los ítems anteriores y los síntomas no se pueden explicar por otras causas. Mañana les hablaré de un programa que les permitirá hacer de detective de la Agencia Pinkerton de una forma discreta y, como la compresa, "sin que se note".