domingo, 29 de agosto de 2010

Cosas veredes, amigo Sancho, que faran fablar las piedras


Se acabó. Hoy salgo del zulo hacia el "ORA ET LABORA. (Expr. lat.) Reza y trabaja, máxima cristiana de la orden monástica benedictina". Lo de orar no es lo mío y no conozco la obra de filósofo recientemente fallecido Raimon Panikkar, persona con una increíble biografía personal y una espiritualidad mezcla de cristianismo, hinduismo y budismo y con la clarividente visión de que "ninguna religión puede monopolizar la verdad sobre Dios" -totalmente de acuerdo con él. Me gustaría comprender la religión católica, vivida desde mi infancia, pero cada vez más me siento alejado de ella.

En cuanto al labora es lo que me tocará hacer muy pronto; mañana. Me gustará recordar esta semana pasada en el zulo en donde he tenido el cuenta lo que le dijo Don Quijote a Sancho Panza: "Come poco y cena menos, que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago".Y a fe que lo he cumplido pero he descubierto a un genio, un versado cocinero que, además, es sobrino de una neuróloga de mi hospital. Curiosidades de la vida. Es el chef del Restaurante Andria y ha tenido la consideración de no darme el postre que estaba en la carta sino de prepararme especialmente nata recién montada. ¡Aaaahhhhhh! que placer. El otro día me confesé del pecado de gula pero en mi vida había conseguido tomar nata de la buena ¡cada día!. Ayer ya fue la repera porque pedí un solo plato (carrillera) y de postre una sopera entera de nata. Mi sangre se debió volver blanca como la nieve durante un rato pero me sentó de maravilla.

En el Ora et Labora se me acabó el silencio, el reposo y la nata. Debemos trabajar para levantar el país..