viernes, 9 de julio de 2010

Carles Puyol Saforcada, dos ejemplos para los jóvenes

El día del partido Alemania - España estaba muy cansado. Tanto, que al llegar a casa hacia las 21 horas con las calles desiertas me tumbé en la cama para ver el resto de partido pero los brazos de Morfeo me envolvieron dulcemente. De pronto, oí chillidos en la tele y en el patio interior al que da mi dormitorio: ¡Gol de España! al abrir los ojos vi la repetición del fantástico gol de Carles Puyol.

No soy nada futbolero y si tengo alguna preferencia es por los "pericos" pero siento una admiración profunda por Carles Puyol Saforcada, más conocido como simplemente Puyol, (La Pobla de Segur, Lérida, España, 13 de abril de 1978). Este futbolista juega de defensa y pertenece desde siempre al FC Barcelona, club del que es el capitán. Entre sus distinciones más reconocidas destaca el haber sido elegido como mejor defensa de la Liga de Campeones de la UEFA en 2006 y posee el récord de haber sido seleccionado en cinco ocasiones al equipo ideal de la UEFA en los años 2002, 2005, 2006, 2008 y, además, en 2009 se convirtió en el primer capitán en la historia del FC Barcelona en levantar seis copas en un mismo año (Liga, Copa, Supercopa de España, Liga de Campeones, Supercopa de Europa y Copa Mundial de Clubes. Por sus logros con su club, con la Selección española y por sus distinciones logradas Puyol es considerado por la prensa y por diversos entes deportivos como uno de los mejores defensas centrales del continente y del mundo.

Josep Puyol, de 56 años, padre de Carles, falleció el viernes 3 de noviembre de 2006 a las 16:55 horas en accidente laboral tras volcar y quedar atrapado bajo una máquina retroexcavadora mientras realizaba obras de mejora de un camino en la población de Sentís, del municipio de Sarroca de Bellera. El jugador tenía en su figura paterna un ejemplo de sacrificio y trabajo.

Cuando uno lee lo que he escrito vale la pena contárselo a los hijos. El padre, un esforzado trabajador que, probablemente, no dejó se serlo aunque su hijo fuera un famoso y hubiera podido vivir con más desahogo murió un viernes por la tarde cuando muchos ya no trabajan o están tomando todavía el "cafelito". Su hijo Carles, es un jugador ejemplar en todos los sentidos sin defecto alguno excepto no ser quizás agraciado físicamente para algunos/as. Ahora están de moda los Piqué, Bojan, Casillas, Ronaldo por buenos jugadores y guaperas pero pocos futbolistas llegarán a tener la más alta categoría digna de los dioses del deporte como Carles.

A Puyol no lo han puesto como reclamo en la campaña de publicidad "Yo soy fan de Catalunya" pero sin duda es un personaje que debería ser uno de los primeros en salir. El miércoles demostró que, a pesar de su edad, no ha perdido un ápice de honradez profesional, ilusión, esfuerzo, preparación y cuidado personal para ser el mejor. Eso podríamos hacer todos los demás aunque pasen los años.

2 comentarios:

estanjana dijo...

Bonito homenaje a Puyol, al padre y al hijo. Muchos deberian tomar ejemplo.

Darth Vader dijo...

Gracias Doctor.
Ya sabeis niños: si os gusta tocar las pelotas, seguir el ejemplo de Puyol (por lo menos)...
Y a los padres:¡¡¡cuidado!!! El trabajo mata. Lo ha dicho un medico...