martes, 2 de febrero de 2010

Cuando sea mayor quiero ser profesora

Un estudio en el marco de la Fundación para la Prevención de Riesgos Laborales, ha desvelado que el 37,4% de los docentes (profesores) padece niveles de estrés altos o muy altos en el trabajo. Las principales razones son el temor a sufrir una agresión física de los alumnos (50,2%); la falta de respaldo de los padres en los problemas de disciplina escolar (49%); presenciar agresiones físicas entre los alumnos (47,91%); enseñar a personas que no valoran la educación (43,5%); e impartir clase a un número alto de alumnos (42,1%). Las profesoras tienen unos niveles de estrés más elevados que los hombres porque, además, sufren más agresiones verbales por parte de los alumnos (41,7%); los estudiantes les faltan al respeto(40,31%); y les cuesta más mantener la disciplina en el aula (40,39%). Otros problemas añadidos: alumnos que impiden el desarrollo normal de la clase casi a diario o con mucha frecuencia, haber recibido insultos alguna vez por parte de las familias, maltrato psicológico por las familias y agresiones por parientes de los estudiantes.

Cuando les pregunto a las niñas de 6 a 8 años qué quieren ser de mayores, muchísimas de ellas con la candidez que les caracteriza, responden que profesor/a. Eso indica que sus profesores son buenos y les hacen disfrutar y éstos disfrutan con los niños. Los padres no se dan cuenta de la importancia de la persona que instruye y enseña a sus vástagos; cuántos de ustedes deben recordar todavía a profesores de su época escolar. Con los adolescentes ocurre lo contrario... admiro a los profesores que trabajan en colegios en los que la disciplina y el esfuerzo no tienen ningún valor.

Soy profesor de la Universidad de Barcelona, un tanto vejestorio, pero he visto varias veces una película llamada (To Sir, with Love) "Rebelión en las aulas" (1967) protagonizada por Sydney Poitier. Si me encontrara en una situación similar no sé cual seria mi comportamiento y tampoco sé predecir un argumento en la que la protagonista fuera una profesora.

He aquí la preciosa canción que le dedican al profesor al acabar el curso después de hacerle la vida imposible.


Si les apetece comparen con una producción casera, imagino que realizada por estudiantes, con el mismo título en YouTube.