domingo, 20 de diciembre de 2009

Aumente la autoestima de su hijo (II)

Yo he sido una persona con baja autoestima que me la he ido subiendo hasta que un dia me caeré dentro del crematorio para perderla "in aeternum". En unos tres capítulos adaptaré una serie de interesantes artículos para que los padres puedan mejorar la autoestima de sus hijos. En el fondo ¿qué es la autoestima? pues algo parecido a lo que es un curriculum vitae definido por mí como plasmar en un papel la frase: : "¡Mecachis, qué guapo soy!".

Sigo con la adaptación. "La autoestima fluctúa a medida que los niños crecen. Con frecuencia cambia y se reajusta, afectada por las experiencias y las nuevas percepciones del niño. Por eso es útil ser consciente de los signos de una autoestima sana o no sana. Es posible que los niños con baja autoestima no quieran probar cosas nuevas, y a menudo pueden hablar de ellos mismos de manera negativa. "Soy estúpido", "Nunca aprenderé cómo hacer esto" o "¿Qué más da? No le importo a nadie". Pueden mostrar baja tolerancia a la frustración, rendirse fácilmente o esperar que otro haga las cosas por ellos. Tienden a ser excesivamente críticos y a decepcionarse fácilmente con ellos mismos. Los niños con baja autoestima ven los reveses como situaciones intolerables y permanentes y en ellos predomina un sentimiento de pesimismo.

Los niños con una autoestima sana suelen disfrutar interactuando con otros. Se sienten cómodos en los encuentros sociales y disfrutan de las actividades de grupo así como de sus intereses independientes. Cuando surge un desafío, trabajan para encontrar soluciones y expresan su malestar sin infravalorarse a ellos o a otros. Por ejemplo, en vez de decir, "Soy idiota", un niño con la autoestima sana dice "No entiendo esto". Conocen sus puntos fuertes y débiles y los aceptan. En ellos prevalece un sentimiento optimista."

Traducción al catalán: criatures.cat