domingo, 7 de septiembre de 2008

Satisfacción. Hasta los de 2 años "les gusta ir al Dr.Santi"

Tengo permiso para reproducir esta foto. Nieto de amigos míos, este mocetón de 2 años, no sólo no llora sino que hasta me mira con confianza. Sus abuelos han salido en numerosas ocasiones en este blog. Por parte de madre conozco a los abuelos casi "desde mi más tierna infancia" y por parte del padre desde hace menos pero son estupendos.

La verdad es que este post quizás pueda ser poco interesante para ustedes pero a mí me da una gran alegría presentar al hijo de la mamá que me bautizó como Dr. Santi. Los sagaces habrán observado que el personaje calvo y engominado es un servidor y el que está "en bolas" es mi paciente.

Al volver de las vacaciones hice un comentario respecto a la intervención de cirugía plástica facial de la Princesa Letizia y su ejemplo favorecedor para las jóvenes que desean cambiar su imagen a toda costa. Héteme aquí que poco después, al iniciar el "nuevo curso político", nos aparece el presidente del Parlamento, Don José Bono, después de haber pasado por el ¿Instituto Svenson o por la misma clínica de la princesa? Su sueldo se lo permite.

Hacen temblar mis cimientos los cambios de imagen de nuestros altos representantes como ejemplo de austeridad, ejemplo de aceptación del propio cuerpo e incapacidad de comprensión de que somos perecederos. No me han convencido; seguiré con mi barriguita cervecera (¡Con lo que me ha costado que esté así!)

2 comentarios:

Slow Mary dijo...

Diga que si, Dr Santi, luzca con orgullo su calvicie. Que ademas esos implates capilares son HORROROSOS. Les dejan el pelo como a las muñecas, en pequeños matojos... ARRRRRRGGGGGGGGGG

Cristina dijo...

Y yo creo que hata un poco mas de los dos años tambien les gusta... A no ser que le vacune claro jajaja. Ahora que la niña se puso mala con hongos en la boca, se me ocurrio decirle: "iremos al doctor Santi" y ella toda contenta me pregunto cuando llegue de trabajar si no ibamos a ver "a chanti", como dice ella. Se quedo un poco triste, pero es que su siempre atentisima y efectiva esposa nos atendio por telefono y nos ahorro una visita que por la nimia gravedad a usted le hubiese costado tiempo y a mi un buen viajecito jejeje.

Por cierto, que desde aqui mando un agradecimiento a su esposa que siempre tiene una sonrisa, buena educacion y una atencion que tranquiliza a los padres y nos hace sentir que estamos tratando con las personas adecuadas para tratar a nuestros hijos.

Y una recomendacion, deberia cobrar la atencion telefonica, sacaria una "buena tajada" y podria reducir su jornada laboral, que yo no se como le da tiempo a todo, a ver si nos cuenta el secreto.

Y respecto a la calvicie, a lucirla con orgullo!! Si nos, mire mi marido, 25 años, calvo y tan feliz jajaja.

Saludos,

Cristina