martes, 9 de septiembre de 2008

EL CABALLO AZUL; el "otro" hospital

No podré contar esta historia de una forma tan preciosa como la explicó Lady Tina, mujer extraordinaria y coordinadora de los voluntarios que vienen al Hospital. En alguna ocasión le dedicaré en este blog un espacio sólo para ella. El otro día, tomando un café, me explicó la historia de El caballo azul. Con este argumento como punto de partida se está a punto de publicar un libro que, sin duda, será muy aleccionador.

"Un día se presentaron en su despacho un papá y su hijo pequeño que abrazaba con fuerza un caballito azul como si se tratase de un tesoro. El motivo de su visita era entregarle el caballo para que Lady Tina pudiera dárselo a otro niño que estuviera enfermito como lo había estado él; se había curado de un cáncer. El niño, con los ojos húmedos, entregó el caballo como si se desprendiera de lo más querido de su vida . Lady Tina les dio las gracias con todo el amor que ella sabe dar.

El caballo se quedó en una estantería de su despacho durante bastante tiempo. Y casi llegó a olvidarlo. Un día entró una madre atribulada porque su hijo se estaba muriendo de un cáncer y deseaba tener un caballito. Lady Tina y los voluntarios se pusieron a buscar un caballito pero no lo encontraban. De pronto sus ojos se posaron sobre el caballo azul y se lo entregó a la mamá que se lo llevó muy ilusionada.

Uno o dos días después Lady Tina fue a ver al niño. Estaba en coma, moribundo pero sus brazos agarraban con fuerza al caballo. Al cabo de pocos días, el caballo azul volvía a estar en la estantería."

El niño que trajo el caballo azul, curado del cáncer, jamás sabrá lo feliz que fue otro mientras moría de la misma enfermedad.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Se equivoca Doctor...ha contado la historia fenomenalmente bien !!!
Saludos

Slow Mary dijo...

Una historia preciosa y la vez muy triste... el nudo que tengo ahora en la garganta me durará unos cuantos dias...

Anónimo dijo...

No sé si la habrá contado mejor o peor que Lady Tina, pero es una historia preciosa.
Ójala todos tengamos nuestro caballo azul cuando lo necesitemos.
Saludos.

Anónimo dijo...

Moltes gràcies doctor Santi!!!!

Anónimo dijo...

Somos un trio de Burgos, mi mujer, mi peque y yo, y estamos super engachados a su blog, es Ud genial, simplemente un crack.
La historia es preciosa, me hubiera encantado que hubiera tenido un final feliz.
Un fuerte abrazo Dr.