miércoles, 24 de septiembre de 2008

Paracetamol y asma. No se asuste pero no abuse

Esta noticia la sabía desde hace días pero ayer explotó en los diarios. Acaba de salir en los medios de comunicación y ya ha saltado la alarma por un trabajo publicado en la revista Lancet (20 Septiembre). En resumen los niños que tomaron paracetamol durante el el primer año de vida tenían un riesgo mayor (casi un 50%) de tener asma a los 6-7 años. Además, ingerido durante el embarazo también puede afectar al feto y favorecer que tenga asma posteriormente.

Triste panorama tenemos por delante. El aumento del asma en la población infantil es alarmante y hoy en día a casi todo el mundo le suenen estos dos medicamentos (Ventolín -similares y Apiretal-similares). Que el paracetamol puede afectar al feto ya es conocido desde hace más de 6 años. Desde su aparición en el mercado ha sustituido a la aspirina con un áurea angelical. Sin embargo hay que elevarse como un globo y mirar los hechos con la frialdad de Grissom de CSI Las Vegas. Estos estudios demuestran la posible asociación entre paracetamol y asma, no que la causa del asma sea el paracetamol.

Para mí la importancia de este y otras investigaciones similares es que nos hacen reflexionar que al cuerpo de un niño no se le puede "echar de todo". Igual que hablamos del aumento del asma hay un aumento de enfermedades mentales, de TDAH, autismo, etc. ¿por qué ocurre este fenómeno?

Este artículo me serviría para hacer muchas reflexiones a los papás pero sería un poco rollo. Escribo a vuelapluma algunas para no dar paracetamol:
  • No tenga miedo a la fiebre. Es un mecanismo de defensa. No dé medicación por debajo de 38.5º C.
  • Para el "dolor de la dentición" y menos hacer la tontería de aplicarlo a las encías directamente.
  • Después de la vacuna para evitar una posible molestia o malestar.
  • No lleve al niño a la guardería si no es necesario para evitar las infecciones frecuentes.
  • Si se "queja" de dolor de cabeza y barriga con teatralidad. Que se vaya a tumbar a su cama y se relaje.
Antes de dar un medicamento a un niño hay que cambiar de "chip" y pensar que se le va a dar al niño una sustancia tóxica. Si lo hace así evitará abusar de los medicamentos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Por eso me gusta mi pediatra, la Dr Cantarero Vallejo, porque no receta a la ligera...cuando receta algo, es seguro que lo necesitan los niños.
Me alegro de que se nos avise a los padres sobre el peligro de la medicación, por los posibles efectos secundarios que tienen sobre nuestros niños...como ahora las medicionas saben a chuche...los niños se las toman con una algría que asusta y lo peor de todo es que los padres se las damos tambien sin rechistar.
Mil Gracias Doctor por la curtida reflexión de hoy.

Dr. Gluck dijo...

Me gustaría saber de dónde salió, o a que lumbrera se le ocurrió y luego difundió, lo del Apiretal frotado sobre las encías. ¿Funcionará como la tirita en la frente para el dolor de cabeza ?

hortenn dijo...

Vaya! Qué pena no haber sabido antes lo dañino que puede resultar el paracetamol.
En mis primeras semanas del embarazo me atacó la gripe y mi médico, conociendo que estaba embarazada, me recetó paracetamol recalcando que no tendría ningún efecto en el feto
Nació Valeria y nos recomendaron un chute de Apiretal tras cada vacuna para prevenir la fiebre. Incluso nos animaron a suministrársela si la encontrábamos "nerviosa" por cualquier motivo: dentición, cólicos...
En una ocasión que la peque pilló un resfriado de esos que parecen que van a durar siempre, el pediatra que sustituía nos recetó Augmentine! Menos mal que ni se nos pasó por la cabeza comprarlo.
Lo cierto es que ya lleva cuatro dientes fuera y tampoco se ha quejado tanto como dicen otros padres.
Pero el porcentaje de 50% es muy alto. Temo que en el futuro padezca asma (no hay antecedentes en la familia) o TDH (que padezco a diario con varios alumnos en el aula).
Después de leer el post estoy muy preocupada. Espero que no padezca ninguna de esas enfermedades en el futuro!

EVA dijo...

Como siempre estoy muy satisfecha de tenerle como pediatra de nuestro hijo. Aunque es una lástima que todavía hayan pediatras dando antibióticos como si fueran piruletas, por suerte cada vez menos, o eso espero...

Muchas gracias Dr. Santi por todo el esfuerzo, que realiza. Hasta pronto!!!!