viernes, 16 de mayo de 2008

"Antes de pensar en lo que vas a ganar piensa primero en lo que puedes perder"

Estos días la economía se tambalea. Después de las vacas gordas llegan las flacas. Lo noto en la consulta. Personas con grandes empresas andan preocupados y las que conozco del sector inmobiliario más todavía. Hay miedo económico y la gente no sabe que hacer con su dinero. Unos porque están acogotados por las hipotecas y préstamos y otros porque prefieren esperar y ver por donde van los tiros.

Siempre recordaré la frase, título de esta entrada, que me dijo mi suegro en varias ocasiones. la repito: "Antes de pensar lo que vas a ganar piensa primero en lo que puedes perder". En otras palabras quería decirme que si has de perder dinero porque algo sale mal que no se altere tu economía ni tu tranquilidad. A mucha gente le gusta "fardar" alargando más el brazo que la manga y a los que no soporto son los que "mucho Don y poco din..."

Admiraba mucho a mi suegro. Una persona cabal. Por circunstancias de la guerra fue radiotelegrafista y luego lo dejó porque no se necesitaban. Era un amante de conseguir un idioma común para todos. Por ese motivo era un fan y dominador del esperanto. En casa tengo muchos libros sobre este idioma. Soñaba con entenderse con todo el mundo. Aunque el movimiento esperantista pervive es una minoría el que lo conserva. El esperanto es una lengua artificial muy fácil de aprender creada por el médico polaco Ll. Zamenhoff en 1887 después de 10 años de trabajo, con la esperanza de que se convirtiera en la segunda lengua de comunicación (después del idioma natal) de extensión universal. No fue así. La historia la escriben los ganadores. El inglés ha prevalecido por lo menos en el ámbito médico internacional. Una lástima.

PS. No quiero acabar sin enviar un beso a la inteligente y linda esposa de Lord James Oaks -mi prima- que en estos días están pisando "red carpet" por aquí y "red carpet" por allá en el Festival de Cannes. Les deseo suerte en el veredicto final.

1 comentario:

eva mintenig dijo...

¡Huy, yo también conozco a la señora de Lord James Oaks! Es más, somos muy amigas y nos emaileamos a menudo. Sí, anda pisando alfombras rojas y se lo está pasando cañón.Me cuenta que le han dejado unos vestiditos fabulosos y va de cóctel en cóctel y de fiesta en fiesta, conociendo gente interesante y haciedo amigos. Dice que todos son guapos (hecho incomprensible, se mire por donde se mire, porque en el mundo real esto no es así, ni debería serlo). Qué envidia le tengo. Envidia sana, porque en el fondo es bastante guay tener una amiga que te cuenta todas estas cosas. Se ve que hoy irá a un gran estreno y que está de los nervios, porque se ha dejado en casa una máscara facial de esas que te quitan 20 años de golpe. Enfin, ya os iré contando.