lunes, 14 de abril de 2008

Doña Carme Chacón, ministra de Defensa, y embarazo

Esta situación puede entrar en el capítulo de la "Bella combinazione". Ser Ministro de Defensa no es moco de pavo. Hay otros más movidillos como el de Interior. Se supone que ser ministro es un trabajo en el que se debe estar al quite de múltiples problemas o situaciones urgentes. Hay muchas preguntas que se plantean ante el "caso Chacón":
  • Como futura madre con una oportunidad laboral excepcional ¿tenía que haber renunciado?
  • ¿Pedirá la baja maternal?
  • ¿Estará de baja maternal cuatro meses ahora que es recién ministra?
  • ¿Le podrá dar el pecho -si lo da- al niño delante de los militares?
  • Si no le da el pecho, ¿los movimientos pro lactancia materna se manifestarán en su Ministerio?
  • ¿Dónde vivirá, en Barcelona o Madrid?
  • ¿Podrá estar al cuidado personal de su hijo o lo tendrá que dejar a terceros?
  • ¿Si está en un acto oficial "allende los mares" y el bebé se pone grave, qué hará?
  • ¿Cuánto rato podrá estar tranquila y descansada con su bebé?
  • El día del alumbramiento, ¿pasará todo el gobierno, autoridades y "advenedizos" a saludarla agotándola como suele ocurrir en la mayoría de las ocasiones?
Se me ocurren muchas más. Para mí será una situación interesante de conciliación laboral. Que conste que no tengo ningún prejuicio contra ella. Al contrario, está demostrando una capacidad increíble de trabajo y, cuando la oyes hablar, transmite dulzura y tranquilidad. De su marido se sabe algo.

5 comentarios:

Accelerated Mom dijo...

A lo mejor un par de Tenientes Generales le hacen de niñera jejejej.

Lo que está claro es que el día tiene 24 horas y que en un puesto de tal responsabilidad la mayoría de ella se las dedicas a el y no a tu familia. Pero bueno, a lo mejor es el papa de la criatura el que hace el "rol" tradicional de mujer y el que le dedica mas tiempo a su niñ@. Según mi punto de vista lo que importa no es que los bebes esta´n con la madre, sino que no se pasen en una guardería 14 horas diarias o con una nani, asi que si están con su padre, estupendo.

Animo a los hombre a que hagan de "madres"... ¡¡¡que de satisfacciones da!!!!. No se porque está tan mal visto el cuidar de los hijos...

Saludos

María.

Anónimo dijo...

El marido de La Ministra es Miguel Barroso.
Según “El confidencial.com” La carrera política del zaragozano Miguel Barroso, a quien describe como "licenciado en Historia Contemporánea, simpático, coqueto, chistoso, afable, pero también implacable con sus adversarios y pagado de sí mismo hasta el límite de la pedantería", comenzó en 1982, como jefe de Prensa del entonces ministro de Educación, José Maria Maravall.
Su capacidad de distanciarse de los problemas y frivolizar en los momentos críticos, le granjearon también la simpatía de Alfredo Pérez Rubalcaba, que fue uno de los que aconsejó a Felipe González, recurrir a Barroso para preparar alguno d elos debates que tuvo con Aznar en el Congreso. Por aquella época, Barroiso estaba ya trabajando en FNAC.
Su incorporación al equipo de José Luis Rodríguez Zapatero no llegó hasta diez años después, durante la campaña de las elecciones autonómicas y municipales de junio de 2003. Según revela Luisa Casal, fue entonces, cuando José Blanco, secretario de Organización del PSOE, le preparaba el finiquito, cuando ZP anunció que había que había decidido contar con Barroso en lo sucesivo: "No sólo no vas a prescindir de él, sino que le vamos a habilitar un despacho cerca del mío, el de cualquier secretaria de la planta".
La complicidad de Barroso con Rubalcaba se había hecho extensiva en los noventa a José Miguel Contreras, quien fuera socio del hoy secretario de Estado de Comunicación en una empresa de medición de audiencias, GECA Consultores SA, en la que también participaba Mario García de Castro, actual director de Gabinete de la directora general de RTVE , Carmen Caffarel.
Los medios de comunicación santificaron la relación entre Rubalcaba y los ‘migueles’ -Contreras y Barroso- a los que se atribuían todo tipo de estrategias refinadas para zancadillear al PP. El momento en que esa amistad se rompe es conocido, como también el motivo.
Aunque es una de esas historias que nunca se publican, se ha convertido en un secreto a voces que Rubalcaba y Barroso se enfrentaron por una mujer y fueron concretamente los favores de Carmen Chacón, los que les han convertido en enemigos irreconciliables.
Carmen Chacón se decantó por Miguel Barroso, su actual marido. También hubo discrepancias políticas y peleas por esferas de influencia. Hay quien sostiene que la condición de interlocutor con el Grupo PRISA, que Zapatero atribuye a Barroso, no agrada a Rubalcaba, quien siempre ha tenido línea directa con Polanco y Cebrián.
Asegura Elconfidencial.com que, "por un tiempo, Juan Luis Cebrián puso la proa a Rodríguez Zapatero, convencido de que orillando a Pérez Rubalcaba estaba cavando su fosa".
Ese es el marido de la ministra.

Anónimo dijo...

Querido doctor de reflexiones acharoladas,
me alegra que le dedique un post a esta mujer comodín capaz un día de tapiarnos a ladrillos y al siguiente coger el fusil como Mambrú e irse a la guerra, ¡qué dolor, qué dolor, qué pena! El problema es que sí sabremos cuando volverá, porque sólo saldrá del Ministerio para parir. La verdad es que para el cargo de Defensa ya viene algo entrenada, en contra de lo que dicen las voces críticas: la Chacón ha recibido un certero misil cuerpo a cuerpo.
Personalmente, la ministra no me cae muy bien, ya desde su aspecto físico y, en concreto, sus gestos desagradables y su talante amigable. Y me trae al fresco la situación maternal en la que va a quedar. Seguramente tendrá que rechazar los "beneficios" laborales a los que en estos casos tienen los padres, lo que supondrá un mal ejemplo para las demás trabajadoras encinta. Me preocupa más las mamás que no pueden costearse lo que esta profesional de la política, o sea, de la nada, de las soluciones habitacionales y de la solidaridad de pancarta, seguramente disfrutará gratis. O a bajo coste, para no ser malo del todo.
Mambrú ha muerto en guerra, ¡qué dolor, qué dolor, qué pena! Quittez vos habits roses,
mironton, mironton, mirontaine,
quittez vos habits roses,
et vos satins brodés! Y la Chacón, eIl reviendra-z-à Pâques,mironton, mironton, mirontaine,
elle reviendra-z-à Pâques,
ou à la Trinité. Que para y ya veremos.
Hasta otra doctor.

Fray Dulento

EVA dijo...

En televisión en una entrevista dijo que tendría a su hijo en el hospital de Sant Joan de Dèu, que de momento era lo único que tenía claro, o sea, que tal vez le explique lo que hará con su maternidad. Pues por ahora dijo que no se había planteado ni donde viviría ni como se lo montaría.
Y yo me pregunto si una ministra lleva así su futura maternidad, como lo hará con la política?

Mariona dijo...

Hola doc!
Yo la veo de superwoman, a mi la verdad,
no me cae demasiado bien, tal vez porque da la sensación de que todo va bien para ella.
supongo que será así, para ella, todo irá de maravilla,
a mi esntender es una "happyflys".
Bueno lo de los militares dándole el bibe...
no creo que le de el pecho, y por supuesto el niño estará a cargo de terceras personas.
Creo que en algún momento se planteará o el ministerio o el bebé...
¿con cuál se quedará?...