domingo, 2 de marzo de 2008

¡Ayer estuve en una boda completa!

Sí, sí. No se lo van a creer. Ya saben que desde hace tiempo decidí aplicar el "método Hannover" a las bodas que me invitaban. Lo repito para los que no leyeron el post. Es un método muy sencillo: se trata de ir directamente al yantar sin pasar por la Iglesia como el mencionado marido de la princesa Carolina de Mónaco. En su caso, la causa de que no asisitiera se debió a una indigestión producida por hectolitros de líquidos espirituosos que lo dejaron KO durante unas horas. Se saltó la ceremonia pero acudió a la comilona de rigor. Y eso que lo tenía fácil porque tiene chófer -uno de mis deseos imposibles-.

A la boda de ayer acudí con sumo gusto. Se casaba la segunda hija, y última, de una de mis Cármenes. He sido su pediatra hasta ahora y en muchas ocasiones me llamaba "tío Santi". Lady Bethleem y Sir George lucían esplendorosos en el monasterio de Sant Cugat. Luego vino la anécdota. El yantar se celebraba en una masía lejana al monasterio. Íbamos dos parejas juntas y el conductor era nada menos que el celebérrimo odontólogo Cavalieri, genio y figura. Nos dejamos los planos en Barcelona y, desesperados, pedimos a uno de los asistentes si podíamos seguirle. Le pregunté al "guía" cuál era su coche y me lo enseñó. No había posibilidad de confundirse: un Ferrari rojo. El problema no era distinguirlo sino seguirlo; nos ayudó el tráfico a frenar su ímpetu. Llegamos sanos y salvos.

Siempre he dicho que las novias están guapísmas el día de la boda. La incógnita del traje da "morbo" al asunto. La verdad es que la entrada de Lady Bethleem y su padre, Sir Ignatius -compañero mío desde el cole hasta ahora- fue emocionante para mí. Me volvió a recordar el discurso que mi abuelo dio en sus Bodas de Oro: "...aquí vemos lo que es la vida, unos vamos hacia el ocaso, nuestra luz se apaga pero otras estrellas se están encendiendo y brillarán en el firmamento".

2 comentarios:

maria dijo...

El "Metodo Hannover" es aplicado desde hace tiempo por muchos miembros de mi familia, sobre todo cuando la ceremonia es a las 5 de la tarde en pleno julio y la cena a las 21.

Anónimo dijo...

Asi me gusta Santi! que asistieras a TODA la boda. Viste a Belen en la vanguardia el pasado domingo? Marta de Beascoa