martes, 17 de abril de 2007

Anécdota: Un precursor del Dr. House

Sucedió hace ya algunos años. Yo había acabado la carrera y trabajaba donde podía. En aquel tiempo era habitual hacer "suplencias" o sustituciones cuando un médico se ponía enfermo o hacía vacaciones. Un día que yo era el suplente del suplente, no podía ir por un problema familiar. Tuve que buscar a otro suplente ("ya era el resuplente"). Pedí a un excelente médico con la carrera recién acabada que me echara una mano. La pega fue que yo ignoraba sus escasos recursos diplomáticos y de trato con padres.

A la consulta fue una mamá con un niño rollizo, sano, alegre de unos 2 años de edad. El motivo era que "no quería comer" y venía para que le recetara "algo para abrir el apetito". Mi amigo, con buen criterio médico y buenas palabras, le explicó el desarrollo del niño a esta edad, sus cambios de actitud y que no había que forzarlo a comer. La mamá insistía: ¡quiero que le dé algo para que coma!. Mi amigo se fué calentando pero, dominando su ira, le recordó que no hay que dar medicamentos a los niños si no los necesitan y se regulan muy bien para comer lo que necesitan. La mamá enfadada dijo: "Si no come se me morirá". Mi amigo, con la pachorra del Dr. House, le espetó tranquilamente: "Pues que se muera".

No explico lo que siguió después. Bronca, denuncia al inspector del seguro pero éste, también pediatra y viejo zorro, se comprometió a vigilar el peso del niño personalmente sin tomar nada. El niño siguió "malcomiendo" pero subía de peso perfectamente. Fué creciendo "fuese y no hubo nada"

Moraleja: No juzguen lo que debe comer un niño. Vigilen ustedes su peso porque a casi todos nos sobran unos kilillos de más.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es buenísimo Santi! Que razón tenía el médico!
Yo tengo un bebé de 15 meses y me ha costado mil lágrimas que coma bien, con paciencia y a veces perdiéndola y haciendome sentir "mala madre". Ahora ya por fin, puedo decir que el niño come bien, siguiendo tus consejos! Animo mamis que todo se supera!
Un abrazo

chabela dijo...

jajajajajajaaajaja... qué bueno!