viernes, 21 de diciembre de 2012

"El beso de la madre" un método sencillo para extraer un cuerpo extraño de la nariz del niño

iStockphoto / Thinkstock
Intuía que podía ser efectiva pero ahora se ha demostrado como útil, según un artículo publicado en la revista de la Canadian Medical Association

Los cuerpos extraños nasales (objetos que el niño introduce en su nariz) son un problema común en la infancia, ocurre con mayor frecuencia entre los 2 y 5 años, y su eliminación puede ser  muy complicada o requerir a un especialista en ORL. El riesgo mayor para el niño es que lo aspire y vaya a parar a las vias aéresa; por ese motivo es muy importante extraerlos.

Se han descrito diversas técnicas para extraerlos con instrumental (con un gancho o pinzas nasales), succión, catéteres de balón, pegamento de cianoacrilato realizadas por n especialista. Sin duda, la forma más simple es la aplicación de una presión positiva, pidiéndole al niño que se suene con la boca cerrada y tapando con un dedo el orificio libre. Sin embargo, este método sólo es posible para los niños mayores 5 años porque ya saben soplar bien.

En niños más pequeños se puede realizar, para expulsar el cuerpo extraño, la técnica del beso de la madre o el padre descrita por primera vez en 1965 por Vladimir Ctibor, un médico de medicina general de Nueva Jersey. Uno de los padres, pone su boca sobre la boca abierta del niño, como si fuera a realizar la respiración boca a boca. Mientras sopla (como si lo hiciera con una cañita de beber) debe tapar el orificio de la fosa nasal libre. Instintivamente, el niño cierra la glotis y el aire vuelve a las fosas nasales expulsando el cuerpo extraño. Se puede repetir si no tiene éxito.