jueves, 3 de mayo de 2012

Consejos de rehidratación oral para bebés menores de seis meses:

Llegan los días más largos, hace más calor y se viaja más. Las gastroenteritis serán frecuentes y, gracias a KidsHealth, les mostraré los pasos a seguir para hacerlo bien:
  • Evite darle agua sola a un lactante de esta edad a menos que su pediatra especifique la cantidad que debe darle
  • Ofrezca a su hijo cantidades reducidas (unas dos o tres cucharaditas, o hasta un máximo de 20 ml  de una solución oral electrolítica cada 15-20 minutos aproximadamente utilizando una cucharita o jeringuilla. Las soluciones orales electrolíticas (disponibles en la mayoría de supermercados o farmacias y conocidas también como soluciones electrolíticas orales de mantenimiento) contienen sales minerales en las concentraciones necesarias para restablecer lo que ha perdido el bebé a través de los vómitos y/o diarreas y también contienen algo de azúcar. Es especialmente importante que los líquidos administrados a un lactante de corta edad tengan el equilibrio adecuado en sales minerales (las soluciones electrolíticas sin sabor son las más recomendables)
  • Aumente gradualmente la cantidad de la solución que le administre a su hijo si la puede tolerar durante más de un par de horas sin vomitar. Por ejemplo, si el bebé ingiere normalmente unos 120 ml por toma, vaya incrementando lentamente la cantidad de solución electrolítica durante el transcurso del día hasta darle dicha cantidad
  • No le dé a su hijo de una vez más cantidad de solución electrolítica de la que suele ingerir en una sola toma; solo conseguiría llenar demasiado un vientre ya de por sí irritado y probablemente le provocaría más vómitos
  • Cuando su hijo lleve más de unas ocho horas sin vomitar, podrá volver a introducir lentamente la leche infantil, en el caso de que haya optado por la lactancia artificial. Empiece con cantidades reducidas (entre 20 y 30 ml y tomas más frecuentes de lo habitual, aumentando progresivamente la cantidad de cada toma hasta llegar a la pauta de lactancia normal del bebé. Si su hijo ya tomaba papillas infantiles, es adecuado volvérselas a introducir en pequeñas cantidades.
  • Si su hijo solo toma leche materna y vomita (no babea o regurgita, sino que vomita lo que parece ser una toma completa) más de una vez, amamántelo durante cinco a 10 minutos cada dos horas. Si sigue vomitando, llame al pediatra. Cuando lleve ocho horas sin vomitar, podrá volver a amamantarlo con normalidad
  • Si su bebé tiene menos de dos meses y vomita todas las tomas (en vez de limitarse a regurgitar), llame inmediatamente a su pediatra