jueves, 6 de octubre de 2011

El niño timido

La timidez es la tendencia a sentirse tenso o preocupado, torpe o bloqueado cuando uno se encuentra con relaciones con otras personas, especialmente a a las que conoce poco. Por lo tanto la timidez tiene tres facetas: un estado de ansiedad somática – malestar corporal, ansiedad cognitiva –preocupación previa y conducta observada – dudas de su capacidad para reaccionar. Un niño tímido se preocupa o se inhibe en situaciones extrañas o cuando está con alguien desconocido o tiene que hablar delante de otros. Un niño tímido está mucho más cómodo “escondido y callado”. Hay muchas causas de provocan la timidez y sólo citaré algunas como: genéticas, personalidad, educación recibida, relaciones familiares, aislamiento social, maltrato familiar, miedo al fracaso o falta de autoestima.

La mayoría de los niños se sienten tímidos de vez en cuando, pero la vida de algunos está muy limitada por su timidez. Los niños que la sufren de forma intensa puede ser un impedimento para su crecimiento personal y pueden llegar a ser adultos tímidos que tienden a ser más solitarios e infelices.

La timidez constante y marcada puede reducir la calidad de vida de un niño de muchas maneras:
  • Reducción de las oportunidades para desarrollar o practicar sus habilidades sociales
  • Menos amigos
  • Reducción de la participación en actividades divertidas y gratificantes que requieren la interacción con otros, como el deporte, la danza, el teatro o la música
  • Aumento de los sentimientos de soledad, falta de importancia y la reducción de la autoestima
  • Disminución de la capacidad para alcanzar su potencial completo, debido a su miedo a la opinión de los demás
  • Mucha ansiedad con sentimientos de vergüenza acompañados de rubor, tartamudeo y temblor
Los niños tímidos también tienen aspectos positivos:
  • Van mejor en la escuela
  • Se comportan mejor y no se meten en problemas
  • Escuchan atentamente a los demás
  • Es más fácil convivir con ellos
Los padres pueden ayudar a sus hijos a superar la timidez ya que influyen mucho en su vida. No puedo explicar en esta entrada lo que ellos pueden hacer para ayudar a sus hijos pero si quieren en una próxima entrada se lo explicaré.

11 comentarios:

Violeta dijo...

Personalmente se lo agradecería.
Saludos

Anónimo dijo...

¡¡¡Yo también espero esa prometedora entrada!!!

Fui una niña tímida y no hay nada que no cure el tiempo, pero es cierto, que el niño tímido no despliega todo su potencial debido a su timidez.
Mi hija mayor ha debido heredar mi timidez y me gustaría que lo supere lo antes posible.

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada.
De niño yo era tal y como ud. señala. Ahora de adulto, Aunque en mi ámbito laboral consigo vencer parte de esa timidez, me sigue costando mucho lo de las relaciones sociales fuera del trabajo.
Siempre he pensado que ser tímido no es una enfermedad ni algo que deba ser tratado o resuelto, pero desde que tengo hijos me preocupo más porque reconozco que preferiría que ellos sean extrovertidos y sociables.
Saludos!

Anónimo dijo...

Yo también estoy muy interesada. Mi hijo de dos años y medio es ligeramente tímido y me gustaría que no fuera a más, incluso si pudiera ser, que se abriera un poco más en las situaciones nuevas.

Muchas gracias, me encanta su blog
María

Cathychou dijo...

Sí, por favor Doctor, me vendrían muy bien consejos para ayudar a superar la timidez y sobretodo la inseguridad, pues siempre he elogiado a mi hijo y le he felicitado en todos sus logros, exageradamente incluso. Pero aún así, veo que es muy inseguro y pienso qué habré hecho mal y me pregunto si lo que le llega es que realmente yo también soy insegura y lo percibe claramente.
Muchas gracias.

Anónimo dijo...

Dr, sí por favor, se lo agradeceríamos. Por alguna de las causas que usted menciona yo me convertí en una niña tímida (no creo que de natural lo hubiera sido), mi hijo de casi 2 años es todo lo contrario, pura espontaneidad, no quisiera repetir con él las pautas que me convirtieran en una persona tan insegura y de baja autoestima, aunque a veces me asusto de mi misma por llegar a ser demasiado estricta con él o todo lo contrario. Qué difícil es ser padre a veces...

Dr. Santi dijo...

En una próxima entrada les daré algunos consejos que no soluciones.

Familia Boned dijo...

Pues muchas gracias, le agradeceríamos estos consejos.
saludos.

Mar dijo...

Esa fue mi infancia :)

Ahora queda algo, pero mucho menos que entonces, menos mal. Al final es entrenamiento e irte atreviendo poco a poco ^^ pero de pequeña me hubiera venido genial esa ayuda y me habría evitado mucha ansiedad.

Dr. Gluck dijo...

Un buen libro.
El niño timido .
Autor(es) ZIMBARDO, PHILIP G.
Editorial Paidos Ediciones
ISBN 84-493-1161-6

Oriana dijo...

caray, decididamente era una niña bastante timida porque esos sintomas me son familiares. Creo que trasteare mas por este blog, porque esta muy bien explicado. un saludo