jueves, 17 de diciembre de 2009

¿El hábito hace al monje? o yo estoy pasado de vueltas

He entrado a formar parte de un "comité de igualdad" con lo poco que me gusta (¡bbrrrrr!) esta última palabreja. Yo estoy en un hospital que el 70% son mujeres. Eso me plantea algunas dudas y, conciencia, tengo que decir lo que pienso:
  • La mayoría de los residentes son mujeres. Es un hecho que la medicina se está feminizando.
  • Cada vez hay menos pediatras y, por ende, menos médicos de guardia. Es difícil cubrir bajas.
  • Muchas residentes se quedan embarazadas durante el periodo de residencia. Ello supone varias bajas de larga duración casi al mismo tiempo sin poder encontrar pediatras que los sustituyan.
  • Las y los residentes y enfermeras/os cada vez llevan más piercings y tatuajes. Los anillados más frecuentes visibles son en nariz, lengua y pabellones auriculares.
  • Cuando se incorporen mujeres de religión islámica llevarán la cabeza cubierta por el velo "hijab" para no discriminarlas.
  • Estoy chapado a la antigua. En realidad debe importar más la sabiduría que el "chasis" del médico, pero soy de los que creo que un poco de urbanidad occidental en el mundo occidental no está de más.
¿Les apetece que médico que atiende a sus hijos lleve anillados, tatuajes con pelo rasta aunque esté limpio como una patena.? ¿creen que antes de contratar a una persona se le puede "coaccionar" en su imagen física?. Recuerden la pelambrera de Einstein. A los que me conocen prefieren que me anille y tatúe a lo Beckcam? (ya me gustaría ya pero no tengo su talla).

Por lo dicho no me cabe otro remedio que:
  • admitir que las mujeres médicos en periodo de formación son un handicap para el hospital y para sus compañeros porque las bajas son muy largas.
  • se debería, en el contrato hospitalario, poner los límites de la decoración corporal y de la vestimenta.
  • se debería, a los pacientes, no dejarles entrar en chancletas, traje de baño y camiseta imperio.
  • tengo más pero me callo para no herir susceptibilidades.
Sé que me arriesgo a recibir toda clase de improperios... aguantaré el chaparrón.
Versión en catalán (si me la aceptan): criatures.cat

28 comentarios:

carmecas dijo...

Bon dia Doctor Santi!

Avui no estic d'acord amb el article...De manera sorprenent ( ja que normalment estic d'acord amb el que explcia ), no comparteixo la seva opinió...
No em semblen bé els · últims punts:

1) La baixa per naixement la pot agafar tant la mare com el pare...aleshores si en el contracte de la mare especifiquem la durada màxima, en el del pare també...

2) Limitar o especificar la permisió de piercings i tatuatges en els profesionals...és complicat...podríem entrar en el joc de limitar la vestimenta ( quin és el límit de cm que pot tenir una faldilla per no ser massa curta )...o limitar els pentinats...o...

3)No deixar entrar a la gent amb banyador i samarreta interior...em semblaria bé...però si jo fos metge...preferiria un banyador i una samarreta 'imperio' ben netes...a determinats pacients molt ben vestits però poc nets....

Per tant penso que la 'façana ' de les persones no ha de ser un perjudici a l'hora de valorar la profesionalitat en les persones...que les baixes per maternitat/paternitat són massa curtes....i que els banyadors a l'hospital no són preocupants...el que si ho és és la higiene ( no hi ha dret que la gent fagi pudor en l'época en la que vivim...)

Em sap greu doncs no estar d'acord avui amb vostè...no crec que estigui passat de voltes...fa uns anys era impensable un metge amb piercings...de vegades els canviis van massa ràpid...i ens costa acostumar-nos...

Quan era adolescent em vaig posar un piercing al nas...fa d'això més de 15 anys...al meu pare casi li dona un infart...i recotrdo un anunci de una marca de whisky que deia: 'la gente me mir amal por llevar un aro en la nariz, yo les miro mal a ellos por no llevarlo ? gente sin complejos...aquest era el meu lema...

Una abraçada...segur que demà tornem a coïncidir!

carmecas dijo...

Bon dia Doctor Santi!

Avui no estic d'acord amb el article...De manera sorprenent ( ja que normalment estic d'acord amb el que explcia ), no comparteixo la seva opinió...
No em semblen bé els · últims punts:

1) La baixa per naixement la pot agafar tant la mare com el pare...aleshores si en el contracte de la mare especifiquem la durada màxima, en el del pare també...

2) Limitar o especificar la permisió de piercings i tatuatges en els profesionals...és complicat...podríem entrar en el joc de limitar la vestimenta ( quin és el límit de cm que pot tenir una faldilla per no ser massa curta )...o limitar els pentinats...o...

3)No deixar entrar a la gent amb banyador i samarreta interior...em semblaria bé...però si jo fos metge...preferiria un banyador i una samarreta 'imperio' ben netes...a determinats pacients molt ben vestits però poc nets....

Per tant penso que la 'façana ' de les persones no ha de ser un perjudici a l'hora de valorar la profesionalitat en les persones...que les baixes per maternitat/paternitat són massa curtes....i que els banyadors a l'hospital no són preocupants...el que si ho és és la higiene ( no hi ha dret que la gent fagi pudor en l'época en la que vivim...)

Em sap greu doncs no estar d'acord avui amb vostè...no crec que estigui passat de voltes...fa uns anys era impensable un metge amb piercings...de vegades els canviis van massa ràpid...i ens costa acostumar-nos...

Quan era adolescent em vaig posar un piercing al nas...fa d'això més de 15 anys...al meu pare casi li dona un infart...i recotrdo un anunci de una marca de whisky que deia: 'la gente me mir amal por llevar un aro en la nariz, yo les miro mal a ellos por no llevarlo ? gente sin complejos...aquest era el meu lema...

Una abraçada...segur que demà tornem a coïncidir!

carmecas dijo...

Bon dia Doctor Santi!

Avui no estic d'acord amb el article...De manera sorprenent ( ja que normalment estic d'acord amb el que explcia ), no comparteixo la seva opinió...
No em semblen bé els · últims punts:

1) La baixa per naixement la pot agafar tant la mare com el pare...aleshores si en el contracte de la mare especifiquem la durada màxima, en el del pare també...

2) Limitar o especificar la permisió de piercings i tatuatges en els profesionals...és complicat...podríem entrar en el joc de limitar la vestimenta ( quin és el límit de cm que pot tenir una faldilla per no ser massa curta )...o limitar els pentinats...o...

3)No deixar entrar a la gent amb banyador i samarreta interior...em semblaria bé...però si jo fos metge...preferiria un banyador i una samarreta 'imperio' ben netes...a determinats pacients molt ben vestits però poc nets....

Per tant penso que la 'façana ' de les persones no ha de ser un perjudici a l'hora de valorar la profesionalitat en les persones...que les baixes per maternitat/paternitat són massa curtes....i que els banyadors a l'hospital no són preocupants...el que si ho és és la higiene ( no hi ha dret que la gent fagi pudor en l'época en la que vivim...)

Em sap greu doncs no estar d'acord avui amb vostè...no crec que estigui passat de voltes...fa uns anys era impensable un metge amb piercings...de vegades els canviis van massa ràpid...i ens costa acostumar-nos...

Quan era adolescent em vaig posar un piercing al nas...fa d'això més de 15 anys...al meu pare casi li dona un infart...i recotrdo un anunci de una marca de whisky que deia: 'la gente me mir amal por llevar un aro en la nariz, yo les miro mal a ellos por no llevarlo ? gente sin complejos...aquest era el meu lema...

Una abraçada...segur que demà tornem a coïncidir!

lady jekyll dijo...

No entiendo nada de lo que ha escrito la señora Carmecas, sólo que no "está d'acord" con usted.
Supongo que yo también estoy chapada a la antigua, doc. No me parecería de recibo que un médico con piercing en la ceja, en la nariz, en el labio o en la lengua me atendiera. Lo mismo que no me gustaría que me examinara con una camiseta de tirantes que dejara a la vista toda la pelambrera del sobaco. Creo que si se han hecho tatuajes en su juventud, deberían cubrírselos, y los piercings, quitárselos en horas de trabajo. Lo mismo pienso de las mujeres que llevan el hijab, o incluso las personas que llevan gafas de sol. Me gusta verle la cara, o los ojos (en el caso de las gafas de sol), a la persona con quien hablo; saber con quién estoy hablando (en el caso del hijab).
Son cuestiones de educación y urbanidad, y respeto hacia el semejante.
Saludos, doc.

Anónimo dijo...

Yo si estoy totalmente de acuerdo con su comentario y, mas aun, he encontrado a faltar lo que ustyed se ha dejado para no herir susceptibilidades.
Enrodes

Anónimo dijo...

Hace poco un ginecologo me hizo una ecografia vaginal mientras llevaba puestas una gafas de sol, de esas grandes de cristal verde tipo "aviador antiguo" la verdad es que me sentí bastante incomoda por lo cómico de la situación.


Aun recuerdo cuando el medico recibia a sus pacientes fumando un pitillo, aquello si que era patetico.

Anónimo dijo...

Estoy totalmente de acuerdo. Aunque esté pasado de moda, se debe seguir un protocolo. No me gustaría que el pediatra de mi hija tuviera la cara llena de pendientes, ni que enseñara multiples tatuajes en camiseta de tirantes. Debe existir un cierto respeto y también echo a faltar lo que queda en el tintero.

lobo dijo...

Hace tiempo tuvimos una discusión de este tipo con mi grupo de amigos. La verdad es que vino a raiz de la famosa serie "Dr. House".

Básicamente la pregunta era la misma que usted se hace. ¿Es más importante cómo es o viste un médico o sus conocimientos?

Mi opión es que yo voy al médico porque estoy enfermo y necesito que me curen (a poder ser lo más rapidamente posible) por lo tanto me da lo mismo si el Dr. viste de Dolce&Gabana o va vestido como los Angeles del Infierno, no me importa si está perfectamente afeitado y peinado o es un Mahorí lleno de tatuajes y me pone su "típica" mirada porque siga fumando. Lo que me importa es que sepa dar con lo que me pasa. Cuando quiera ver gente bien vestida me compraré una revista de moda o iré a algún desfile.
Creo que esa manía que tenemos (reconozco que ciertas vestimentas me siguen extrañando) es algo superficial y fuera de lugar, un profesional lo es independientemente de como vista, el sexo que tenga o la religión que profese.

¿Es que aqui alguien cuando lleva el coche al taller exige que el mecánico le reciba en traje y corbata?

Creo que si hay que poner límites debería de ser en el trato médico-paciente y viceversa.

Un saludo

pacofer dijo...

Biennn, me encantan estos post, buen doctor, sacan la bestia que hay en mi..
Al cayo. El otro día lleve a la cría a urgencias, nada demasiado serio, y nos atendió un pediatra joven, jovencísimo, se le veía la ropa bajo la bata desabrochada y era bastante... chic. Tenía una argollita en la oreja, su pelo no había visto un peine en mucho tiempo y su postura sentado mientras me explicaba el tratamiento hubiera cabreado bastante a mi abuelo. Si tengo que ser franco, el hombre dió al vuelo con lo que tenía la niña y lo atajó de inmediato, evitando males mayores, fué efectivo y muy procedente y me hizo sugerencias muy interesantes. A mi no me afectó para nada su apariencia, pero....
Lo cierto es que debe haber unos límites, unas pautas, porque si no corremos el riesgo de convertir un servicio médico y social en un puro cachondeo. Seguro que no tiene nada que ver con la preparación, pero a un padre/madre preocupados seguro le tranquiliza más una apariencia a lo doctor Santi que un loquillo y los trogloditas... las cosas como son... solo que no deberían ser así. Deberíamos ir aprendiendo a juzgar a la gente por lo que hacen, no por lo que aparentan ser, y si mantenemos unos límites que marcan por sí solos el sentido común y el respeto a los demás, no debería ser mayor problema.
Y ese sí que es un problema, la falta de respeto y de educación (se va a cabrear, pero me da igual), de personas que intervienen en un foro que a todas luces está en castellano y se expresan en otra lengua, solo por denostar lo diferentes que pretenden ser, pero sin la más mínima intención de ser comprendidos, no les interesa compartir, solo cacarear... en fin, yo no le he entendido ni papa, así que como si no existiera.

Saludos.

lady jekyll dijo...

Estimado Lobo:
Aquí nadie, ni siquiera el doctor, ha hablado de vestir de Dolce&Gabana, ni de traje y corbata, sino de una serie de detalles que deberían ser tomados en cuenta a la hora de trabajar de cara al público. A mí me da igual la religión que profese cada uno, pero si tengo que hablar sobre un tema serio, una enfermedad grave, por ejemplo, no me gustaría que la doctora llevara cubierto el rostro. Primero: me molesta sobremanera no poder ver los ojos de una persona cuando hablo con ella. Yo no le oculto mi mirada ni mis gestos faciales, así que exijo que haga lo mismo conmigo. Segundo: ¿quién narices se oculta detrás del velo? Personalmente, necesito saber con quién estoy hablando. ¿No es lo más lógico?

Anónimo dijo...

Creo que la apariencia es importante, pero en mi caso (una madre de dos hijas), prefiero "el acierto". Si tengo que elegir lo impecable, me gustaría que fuese el diagnóstico, el tratamiento y el trato antes que la apariencia. Además, como dice un refrán, "el hábito no hace al monje"
Pero es cierto que no vas a urgencias a intimar con el médico que visita a tus hijas, así que lo primero es lo que entra por los ojos... y una "apariencia correcta" ayuda bastante...

Para terminar, aunque carmecas ponga su comentario "cienes" de veces, voy a seguir sin entenderlo, lo siento. Así que, como ha dicho Pacofer, para mí tampoco existe.

Anónimo dijo...

A mi lo que no me parece normal es que atienda a mi hija una persona que le da tanta importancia a la mera apariencia pero a parte de eso, ¡dios mio! ¿por que nadie comenta el absoluto desprecio por las mujeres que acabo de leer?? si señooooor!! deberíamos dejar a nuestros hijos en manos de una persona que cree la mujer en el hospital es una molestia para sus compañeros/el paciente (las médicos claro, las de la limpieza da igual que se cojan bajas por maternidad, ya habrá quien las sustituya que para limpiar sobran claro :)

A mi me da verguenza leer esto en serio, porque es la opinión de alguien que convive día a día con madres manipulables y personitas sin ideas propias. Además lo más triste es que si no entran hombres en medicina es porque no les da la nota, lo que quiere decir que serán capaces de formarse mucho mejor las mujeres....

Anónimo dijo...

Para las señoras que aquí se expresan en favor de la libertad de cómo vestirse: Nunca olvidaré como el verano pasado, estando con mi marido en una agencia de viajes, los pechos de la señorita que nos atendía reposaban literalmente sobre la mesa, engullidos por un estrecho top que apretujaba los pechos hacia el exterior, tanto que parecía que tuviera sentado el culo sobre la mesa. Por si esto fuera poco, luego, cuando quiso proporcionarnos unos catalogos se agachó a la estantería que tenía detrás y mi marido y yo pudimos contemplar un segundo culo que asomaba por el pantalón adornado por un hilillo de tela que se antojaba de braga.
¡Qué quieren que les diga! Creo que sí debería haber unas normas para vestir.

Un cordial saludo,
Montse Caparrós

Anónimo dijo...

Yo creo que debe haber unas pautas de higiene y educación, sobre eso, creo que hay extremos, que como todo serán subjetivos. Es decir, no es lo mismo una melena de aspecto descuidado y sucio y una melena peinada y limpia, no es lo mismo un piercing (al final los pendientes de las mujeres lo son, socialmente aceptados) que una persona agujereada por todos los sitios y así sucesivamente... Las gafas de sol me parecen una falta de educación y el velo, un tema religioso-cultural que, y estando en un estado aconfesional, se tendrá que acatar la legislación al respecto al igual que si una mujer va a un país árabe tiene que acatar sus normas y leyes.
Yo quiero una persona competente, educada y con unos mínimos de higiene, no es tanto pedir.
Respecto al tema de las mujeres embarazdas en época de residencia. Me parece una postura totalmente retrógrada que se queda en la mera superficie de no analizar el porqué algo de la naturaleza que debe darse en cierta edad por motivos biológicos que usted bien conoce, supone un handicap. Tal vez el problema no es la mujer embarazada y su baja, sino como está organizado el sistema para cubrir esas bajas, que al final se reducen a 16/32/48(para los valientes) semanas en una profesión de años.
Puestos a describir handicaps, hay enfermedades que son baches tremendos para los compañeros, por la misma razón de las bajas de las que usted habla. Tal vez deberíamos eliminar del mundo laboral a aquellos que puedan suponer un handicap y acabábamos antes. Nuestros amigos los nórdicos tienen mucho más asimilados dichos handicaps y nos llevan años de ventaja, tal vez deberíamos aprender...
Un saludo.
Marta.
P.D.: Carmecas, a la CUARTA va la vencida, siga rascando.

pacofer dijo...

uy!, pues es verda, sr. anónimo...se me ha pasado el punto uno... !buen doctor!, ¿discrimina usted?... pues no lo creo, creo que solo dice lo que piensa, que es una verdad tan real como que genera problemas. Es que es así, no es discriminatorio. Lo que pasa es que la solución no debe consistir en discriminarlas y/o prescindir de las causantes, sino de buscar formas de consensuar y facilitar la vida familiar y laboral, porque oigame usted, que si yo fuera médico y mi mujer cartera y ella pudiese volver al trabajo y yo quedarme 6 meses con los críos, yo firmo y entonces el problema sería de los médicos varones. ¿Lo entiende usted?... El problema no es por 'ser una mujer', sino porque la situación es algo real y tangible, es lo que hay, las mujeres llevan el temilla de la maternidad en los genes... Yo me cambio si hacen algún experimento, pero de momento... Clato, que siempre habrá quien no quiera tanta igualdad. ¿Han oido el lío con las funcionarias de prisiones? ¿Les parece conveniente que una mujer esté a cargo de un gorila de 4x4 que cumple condena por vete tú a saber qué disparate? ¿Si el guardián es un tío ya no hay problema, aunque sea un mosquita como yo?... Las mujeres afectadas no quieren ahora esta igualdad... ¿Hay raseros diferentes para las igualdades, o aquí se llora según se quiera mamar?...
En fin, ustedes juzgarán.

lady jekyll dijo...

Estoy completamente de acuerdo con Pacofer. El doctor no discrimina a nadie. Es más, en muchas de sus entradas hace alusión a que debería prolongarse la baja materna/paterna. Y entiendo que en esta entrada el doctor hace mención de la problemática que supone la baja cuando no pueden encontrarse sustitutos.

lobo dijo...

Lady Jekill, si, exactamente eso es lo que se está diciendo aquí, quizás no directamente pero si está bastante claro que se prefiere a alguien con traje que sin el. En cuanto al velo islámico, que yo sepa no tapa los ojos (la foto que adorna el post yo diría que se parece más a un burka) y no tiene muchas diferencias con las mantillas y toquillas tan de nuestra España católica.
Me vais a perdonar, pero hasta la fecha nadie me ha dado una explicación razonable de que "el hábito si haga al monje" y repito que a un hospital se va a que le curen a uno y no a ver si el médico hace juego con las cortinas del salón.

En cuanto a que haya mayoría de personal femenino pues:
a/ las mujeres estudian más que los hombres
b/ a los hombres no les interesa la medicina
c/ hay más mujeres que hombres en la sociedad

Cualquiera me vale

Un saludo

Anónimo dijo...

Sobre el tema de que el doctor aboga por las bajas largas, la cita textual es clara y hace alusión a que son muy largas:"admitir que las mujeres médicos en periodo de formación son un handicap para el hospital y para sus compañeros porque las bajas son muy largas". Las mujeres médicos en período de formación no son el handicap, como se dice aquí, sino como se gestionan las sustituciones, cosa que no es problema de hombre o mujer, sino de como se organiza el tema a nivel general. Creo que lo que dice sí es discriminatorio.
Lobo, no estoy de acuerdo con el tema del burka, o del velo. Creo que hay un mínimo común y a partir de ahí la libertad, y ni toquilla ni burka, ni mantón de manila, en mi opinión. Si trabajas dentro de una organización y hay unas normas, tendrás que seguirlas o de lo contrario irte. En los colegios, cuando vas, te explican las normas, si no te gustan te puedes buscar otro.

Anónimo dijo...

Respecto al tema de la igualdad, funcionarias de prisiones, bomberas etc. Creo que se ha confundido la igualdad con la estupidez, porque una señora que pesa la mitad que un señor no puede "custodiarle" o rescatarle en un incendio. Pero creo que hablar de eso y del handicap de las bajas de maternidad es mezclar churras y merinas. Uno es un problema de lógica y otro es un problema de organización.
Marta

Anónimo dijo...

No estoy en absoluto de acuerdo con " las mujeres médicos en periodo de formación son un handicap para el hospital y para sus compañeros porque las bajas son muy largas" Qué disparate! lo que es un handicap y una vergüenza es que nuestro "papa estado" no se tome en serio la protección de la natalidad en nuestro país. Se ha de promocionar la natalidad y ayuda a las familias (no a las madres) para que se pueda conciliar la vida familiar y laboral. Un dato interesante, en el Hospital del Dr.Santi el 70% de los médicos son mujeres pero ¿cuantas de ellas son jefes de servicio? Pues de una plantilla de mas de 1000 trabajadores solo hay 4 ¿curioso, no? Sobretodo teniendo en cuenta que desde mediados de los 80 las mujeres somos mayoría en las facultades de medicina.
Dr.Santi, espero que se tome en serio el tema de la igualdad porque todavía queda mucho que recorrer y como ve muy cerquita de su puesto de trabajo.
Un abrazo,
cma

Anónimo dijo...

¡¡pues menos mal que a su hija no le dio por estudiar medicina doctor!! esperemos que todas las estudiantes que superan el duro reto de enfrentarse a una carrera tan dura e historicamente machista como es la nuestra encuentren el apoyo necesario y no personas como usted que dificulten la inserción al mundo laboral...

es horrible que hoy en día se siga permitiendo escribir algo así publicamente (y que haya tanta gente que lo respalde)... EVOLUCIÓN

creo que 1 de cada 5 entradas de este blog destilan un notable machismo, me supera.... lo mejor fue cuando un día me encuentro con una entrada en contra del maltrato a mujeres (que?? -pensé, es lo último que me esperaría de este hombre sinceramente....),al día siguiente me doy cuenta de que sólo era una introducción para que la entrada que realmente quería lucir, la de esa día, no llamara tanto la atención.... si pobres hombres maltratados que llegan a casa y son insultados por sus mujeres mientras los apalean, vamos, un caso en cualquier esquina (¡YA! jajaja)

lady jekyll dijo...

¡JA,JA,JA! Aquí hay alguien que, encubierto por el anonimato, se quiere hacer pasar por más de una persona para "atentar" contra el supuesto machismo del doctor, y crear la impresión falsa de que esa convicción la comparten muchos varios...

Diario de una mamá pediatra dijo...

Hola Santi,

Mira que te aprecio y por lo general estoy de acuerdo contigo, pero como mujer y médico me parece muy injusto que se tengan esas inquietudes respecto a las médicos residentes que tienen su hijo durante el periodo formativo.
En el caso de los médicos, y la larga formación profesional, es difícil encontrar el momento ideal para tener hijos. Yo preferí no tenerlos durante el periodo de formación porque considero que la residencia es un periodo ya suficientemente corto como para acortarlo, y también porque a nivel personal no había llegado todavía el momento. Que la medicina está feminizada y que acaban siendo un problema las bajas para la cobertura de las guardias, es verdad. Aunque no es un problema de las mujeres, sinó del sistema. Todavía estoy por conocer un hospital en el que se suplan los médicos (sólo tienes que comparar lo que ocurre con enfermería) no sólo en las bajas, sinó en vacaciones y demás permisos. Tu trabajo siempre lo acaba asumiendo un compañero, ni se piensa en sustituirlo, y de hecho no hay baja más previsible que una baja maternal.
Además los niños no nacen "por generación espontánea", está claro que alguien los tiene que tener y la que acaba sacrificando su vida laboral por motivos propios o impuestos siempre es la mujer.
En mi caso mis dos embarazos y partos han repercutido en mi vida laboral, a pesar de estar haciendo guardias hasta las 35 semanas y trabajando hasta el final. Y realmente ¿qué significan 8 penosos meses de baja si voy a estar trabajando como mínimo hasta los 65 años y una ha demostrado ser eficiente y válida? Y dime, ¿cuál es el mejor momento laboral de un médico para tener hijos?
Es un tema que da mucho que hablar y no quiero extenderme más. No sé si se necesita "igualdad" o consciencia de que los hijos son de dos, pero mi experiencia personal (y no me puedo quejar de las cosas que he conseguido a pesar de ser madre) me dice que muchas cosas todavía tienen que cambiar.
Un saludo

Amalia

Diario de una mamá pediatra dijo...

Y por cierto, cada vez estás más cascarrabias, jeje!
Si no nos vemos en persona, felices fiestas!!

david Pérez dijo...

Hola, Dr. Santi

me encanta cómo levantas pasiones. La verdad es que este pensamiento de hoy da de sí. Y sí, yo como tú, estoy chapado a la antigua y creo necesarias ciertas normas. No me gusta que los médicos vayan sin arreglar o que los dependientes de tiendas huelan mal. Soy clásico, sí. Y por ello, aunque alegre la vista un buen escote o un buen culo (y esto alegra tanto a mujeres como a hombres), en el trabajo hay que guardar ciertas formas. Aludiendo a la comentarista de este blog Montse Caparrós, aunque a su marido le alegrara la vista el escote o ese segundo culo con hilillo (habría que ver la percha no obstante) yo desde luego no encomendaría el viaje a una vendedora de esa índole. Las formas hay que guardarlas, sí, sin duda.

Alex dijo...

Si las bajas "de maternidad" fueras de la misma duración para el padre y la madre no existiría tanta discriminación laboral hacia las mujeres. Yo la he sufrido, ahora estoy de baja pero vuelvo a mi empresa porque la he demandado por despedirme embarazada.
Si tanto nos preocupa la imagen yo sólo voy a ir a hospitales, supermercados, gasolineras, etc... donde los profesionales midan 1,90, sean rubios y con ojos azules y con menos de 35 años, por supuesto! Pero qué es lo que importa? La formación y la preparación de los profesionales o su imagen?

Paula dijo...

Pues sí, las mujeres tenemos hijos, y los hombres sufren más infartos... ¿Por qué nunca he oido a nadie quejarse del problema que supone para una empresa que un buen día a un señor le de un infarto (por su mala vida y sus insalubres costumbres, por su culpa, por su real culpa) y se pase varias semanas o meses hasta volver a ser útil, que encima no tenga la desfachatez de hacer un preaviso con un mes de antelación, para poder formar a su sustituto, y eso en el mejor de los casos, porque algunos son tan insolidarios, que hasta se mueren con las llaves de la oficina en el bolsillo.
Pues eso, que nadie se me enfade, que esto es sólo ironía. Por no llorar.

Doris dijo...

Ya se que vengo un poco al humo de las velas, con este tema.
Yo no creo que el Dr haya sido machista en este asunto. Yo no soy médico ni he cogido nunca una baja por maternidad (soy madre reciente y estudiante, de modo que no tengo baja), pero creo que el asunto de las bajas en los hospitales -y en las empresas en general- es un problema. Un problema de organización, pero no "de género". De hecho mi marido, que tiene una pequeña empresa en la que trabajan mujeres que tienen hijos y por lo tanto cogen bajas, siempre dice que deberían ser más largas. Sencillamente porque para cuando lapersona que cubre esa baja coge el "tranquillo" al puesto, ya se tiene que ir,y la madre cuando vuelve, vuelve "desprogramada" porque está más pendiente de que ha dejado al crío en la guardería con sólo cuatro meses que del trabajo.

Por otra parte, creo que algunos se han cebado con el catalán de Carmecas. Simplemente se ha dirigido al Dr como siempre lo hace. Y la verdad, si hay alguien que realmente no entiende el catalán leído...Yo no soy catalanoparlante, ni siquiera soy catalana aunque vivo en Cataluña, pero creo que hay mucha inquina hacia esta comunidad. Y así, estaremos toda la vida mordiéndonos la cola como pescadillas.

Saludos