sábado, 21 de febrero de 2009

"Pupa" Dr.Santi

Me compré una linda Honda Lead de 110 cc plateada hace poco para darle un descanso a la Honda Bali que me soportaba. Cuando llevaba 48,3 km. recorridos iba a una reunión médica. Al entrar en un vado se me fue de lado y tanto moto como servidor cayeron al suelo. Mi masa corporal a 20 km/hora generó según Einstein una energía que me cascó el tobillo y hombro derechos. Al principio pensé que no era nada pero dos días después estoy hecho papilla y casi no puedo escribir. Pero no sólo es eso; me fastidia que estando tan nuevecita y reluciente esté ya con rayadas en el lado derecho. ¡Qué rabia!. Parece que ya tenga 2000 km. La he ultrajado nada más llegar a mis manos; igual me denuncia por maltrato.

Así que hasta mañana. Me voy a hacer reposo y tirarme a la Bartola con permiso de mi esposa.

7 comentarios:

Slow Mary dijo...

Ayyyyyyy, Dr. Santi, que intrepido. Mi marido, que iba todos los dias en su yamaha a trabajar, tuvo hace un par de años una gili-piña (solo fue un tobillo) porque en una glorieta un coche se lo llevó por delante. A los pocos dias compramos otro coche y la moto cria polvo en el garaje.

Paco Elvira dijo...

¡Ayyyyyyy Santi! Hace un año me pasó algo parecido pero en bici.Soy un fanático del bicing (hay que ver lo que hace uno a ciertas edades)y en un día lluvioso tomé una curva cerrada y entré en la acera de Urgel a una cierta velocidad (al fin y al cabo uno es un ciclista experto que en los tiempos de la universidad salía de excursión con excompañeros del cole, también "ciclistas" como Udina y Marigó con nuestras flamantes bicis de carreras);me pasó lo mismo que a tí, se me fue de lado y el hombro hecho polvo.Iba a dar una clase, continué y la di.Pero por la noche tuve que ir a urgencias:nada roto pero ,también, una semana hecho papilla.

C3PO+R2D2 dijo...

Recuperese pronto, Doc.
¿Dice que le duele? A ver si es que le están saliendo los diente....

PD: Espero que su mujer le de permiso para tirarse a esa tal Bartola.

Fray Dulento dijo...

Querido doctor,
siento de corazón que haya sufrido una caída tan honda, y me alegro de que haya salido indemne, o casi. Quizá sea una de esas señales que nos manda la vida para que reflexionemos. Suponiendo que es así, pongámonos a descubrir el mensaje:
1. Hay que circular con cuidado, Doctor, alguna que otra vez le he visto a lomos de su moto y, aparte de darle más gas que a un globo estratosférico, parece que está participando en el Gran Slalom. ¡Mon dieu. cómo serpentea!
2. Es hora de aparcar la moto. Con su columna más dañada que una del Partenón, bajarse del ciclomotor como lo ha hecho, puede causarle graves problemas. Imagínese que se fractura algo y le tienen que instalar una tech-grúa para depositarle en ese ciberretrete del que nos habló hace unos posts.
3. Es hora de coger menos la moto. Sabemos que usted coge la moto hasta para ir a por ella. Muy mal. Hombre, ya se lo dije, e insisto: hay que andar más. Lo digo por esos michelines que empiezan a salirle... por encima de los otros. Piénselo
4. ¿Bonobici? Ahora que nos han puesto en Barna un magnífico servicio de bicicletas –por cierto, cada vez están más destrozadas–, es el momento de sacarse el bonocito y hacer patria, en este caso, ayuntamiento. O, que su señora le deje la suya. ¡Qué tiempos aquellos en los que nos deleitaba la retina bajando "superequipada" por la Diagonal!... Ufff.

Y, por favor, ponga bartola en minúscula, pues así significará "Descuidando o abandonando el trabajo u otra actividad" . Con mayúscula, parece que quiere hacer otra cosa. ¿Quizá tener un affaire con el tal Bartolo, que es de donde viene el modismo? Le copio y pego lo que he encontrado en internet sobre su origen: " Algunos autores creen que Bartolo es un personaje proverbial, que pudo haber sido protagonista de algún cuento popular y al que se asocia con la vagancia, lo mismo que Abundio con la necedad o Picio con la fealdad. En cambio, otros autores -entre ellos, Sbarbi y Joan Corominas- afirman que bartola era el nombre popular con el que se designaba la barriga, buche, vientre o panza. Así pues, tumbarse a la bartola sería tumbarse panza arriba -en posición supina- en actitud holgazana y perezosa. La razón de que la tripa recibiese el apelativo popular de bartola bien podría encontrarse en la festividad de San Bartolomé, que se celebra el 24 de agosto y que señalaba en muchos pueblos de España el final de la cosecha. Por ello se tomaba a San Bartolomé como un santo propicio para la fiesta, el jolgorio y el descanso. Siendo entonces fácil ver a más de un agricultor echando un sueño con la panza al aire. Durante los siglos XV y XVI, San Bartolomé fue uno de los santos más populares y al que se dedicaron más fiestas, al señalar su llegada el inicio de un merecido descanso. No obstante, la frase conserva un cierto deje de reproche si el holgazán aún tiene trabajo pendiente.Y no es extraño el apelativo de Bartolo para referirse a una persona despreocupada y perezosa."
Oséase, que usted sí que puede presumir de bartola.
Hasta otra, Doctor.

Natàlia dijo...

Dr. Santi, lo lamento de verdad, espero que no le duela demasiado el hombro y tampoco el orgullo de caerse a 20km/h. Aahh y busquese un buen abogado que igual tiene razon y su moto lo denuncia, que hoy en dia se denuncia por menos!!!Que descanse mucho este fin de semana y el lunes pueda volver otra vez a "serpentear" por la ciudad.

Cris dijo...

Uy vaya porrazo! Pues lo siento y le deseo una recuperación!

Anónimo dijo...

buenos días Doc, espero que su mujer y Bartola le hayan cuidado mucho el fin de semana, y le hayan curado las heridas al ritmo de "sana, sanita,...". Al fin y al cabo es una fórmula mágica con sus pacientes...
Marta.