sábado, 5 de julio de 2008

Agradecimiento a los Mossos d´Esquadra

Lo que les cuento no tiene nada que ver con la pediatría. Simplemente es un episodio banal ocurrido ayer pero no sé como dar las gracias a los Mossos d´Esquadra.

Érase una vez una comunidad autonómica que puso en marcha su propia policía desplazando a la Guardia Civil —a la que siempre admiraré y estaré agradecido—. Esta policía nacional de Cataluña, los Mossos d´Esquadra, no entró con buen pie. Debía ser la "nuestra" pero yo siempre he percibido en mi entorno cierta animadversión hacia este cuerpo policial. Se rumoreaba que muchos de los que se habían "enrolado en sus filas" eran hijos de enchufados. Además, corrió la voz de que eran unos prepotentes, pijos y arregladitos. En resumen, no "conectaron" con la población. Personalmente no he tenido nunca ninguna relación con ellos hasta ayer, de forma indirecta.

Mi hija llegó ayer tarde de Madrid con su esposo, Sir Henry, con el que me llevo fantásticamente y hacemos buenas migas, y sus dos perras. Al descargar lo que llevaban, un ser vestido elegantemente pero algo estrafalario, empezó a a hablar en voz alta con Sir Henry:"¿Italiani, italiani?"y con ademanes exagerados señalaba con su mano hacia las dos dobermanns que Sir Henry tenía bien sujetas. Él, abrumado por tan extraño personaje, le respondió: "Españoli, españoli", y el individuo se fue. La conversación no duró más de 10 segundos. Mientras el "pájaro" se alejaba, Sir Henry vio como otro individuo —un mosso vestido de paisano— se abalanzó sobre él y, tras derribarlo al suelo, lo inmovilizó con unas esposas. Justo en ese momento bajaba mi hija para recoger más trastos del coche y Sir Henry le explicó lo ocurrido mientras la gente se arremolinaba para ver este espectáculo digno de una película de "Harry, el sucio" con la llegada de coches policiales. Cuando abrió el coche para recoger el resto de las cosas, ya no había nada. Les habían robado todo. Lo más importante, un ordenador portátil, la americana con la cartera y el bolso de mi hija (y, por ende, toda la documentación). Ataron cabos rápidamente y corrieron hasta los policías, que todavía sostenían al individuo tumbado en el suelo, a explicarles lo ocurrido.

En resumen; fueron a la comisaría donde les trataron muy bien. Recuperaron todo lo que les había robado una pequeña banda de delincuentes, perfectamente entrenada y organizada, de la que el "pájaro" era el actor principal. Mientras escribo estas líneas a las 6: 45 am mi hija y Sir Henry están durmiendo como angelitos gracias a los Mossos d´Esquadra. Pueden entrar en su web pero verán que la Generalitat, con su proverbial cortedad de miras, la ha diseñado sólo en versión catalana. Pero eso ya es otra historia.

5 comentarios:

Sir Henry dijo...

Querido Santiago,
efectivamente, ayer los Mozos, como diríamos los de la meseta, se convirtieron en nuestro Angel de la Guarda. Aparte de su eficacia, nos trataron amablemente, de forma cordial y con cariño.Chapó por los 4 agentes que actuaron ataviados de paisano. Jóvenes y profesionales. Mientras nos hacían el atestado, nos comentaron lo duro y a veces v
nada estimulante que resulta su trabajo: los 4 pájaros eran aves reincidentes, algunos habían sido detenidos hasta veintitantas veces y sobre uno pesaba una orden de captura. El poli más joven nos confesó: "Debido a la cuantía de lo sustraído y a que fue un robo sin intimidación, estos dormirán un par de noches en el calabozo, y el mismo domingo volverán a las andadas". Y vuelta a empezar.
¡Gracias Mossos!

Cristina dijo...

Lástima que el sistema judicial no sea tan efectivo como las fuerzas de seguridad del estado.

De todas formas, me alegro de que hayan podido recuerar sus pertenencias sin apenas llegar a perderlas.

Saludos al doctor Santi y familia.

Anónimo dijo...

Hola, Doc,

Debe estar encantado con el "equipaje" que trae su hija ... nada menos que dos canes con quien compartir sus horas de asueto!
No deja de ser curioso que nos sorprendamos cuando nos tratan bien y "cordialmente", ya sea en una tienda, los Mossos o en la consulta del pediatra (je,je). ¿No habría de ser lo lógico y natural? tristemente no es así, y en más de un lugar tienes más la sensación de ser el blanco de la fustración/furia/cansancio del/de la que atiende que un cliente que al fin y al cabo está pagando por un servicio (no pido fuegos artificiales, pero un buenos días estaría muy bien ...)

Jetzt dijo...

¡Que suerte! En mi Erasmus, la cuál estoy a punto de acabar, hubo una discusión sobre si la policía era buena o era mala.

En todas partes hay de todo, pero por mucho que les pese, son los buenos :D

Me alegro que no quedase más que en una anecdota :)

Mama de Clara dijo...

Buenos dias Santi,

Me alegro mucho que que la historia acabara bien, realmente parece de pelicula.

La perrita debe estar contenta con los perritos que han venido de Madrid.

Saludos

Mama Clara