miércoles, 21 de mayo de 2008

Mareos, dolores de cabeza y barriga, y cansancio. Diagnóstico: exámenes

Parece mentira; el curso escolar ya se está acabando. Dentro de pocos días los afortunados estudiantes podrán "veranear" mientras que los currantes tenemos sólo "vacaciones" marcadas por el trabajo. Estos días es frecuente ver a niños y jóvenes con mareos, dolor de cabeza, abdominalgias, cansancio, insomnio, mal humor... Vamos; todo un panorama nada agradable.

Con los exámenes llega un estado anímico especial. La preocupación es la intranquilidad que produce algo que sucede o va a suceder. A medida que se acerca, ese algo puede convertirse en ansiedad y, en algunos casos, en miedo. Jugarse parte del futuro en una prueba requiere una gran concentración, y eso sume a muchas personas en un "estado de nervios". El día del examen algunos se encuentran mal: dolores de barriga y cabeza, taquicardia, tensión muscular, sudoración fría en las manos, boca seca y ganas de orinar a menudo. En pocas palabras, son síntomas de ansiedad frente a los exámenes. Es la llamada ansiedad de ejecución.

Este tipo de ansiedad es el que experimenta una persona cuando le preocupa cómo va a rendir (hacer algo), sobre todo cuando se trata de algo muy importante. Por ejemplo, presentarse a una prueba de selección para formar parte de un equipo, un casting o una organización. Todo el mundo -adultos y niños- experimentan alguna ansiedad antes de un examen. De hecho, una pequeña dosis de ansiedad puede ser positiva, al mantenerte centrado en la tarea y concentrado. Pero cuando los síntomas son muy intensos, afectan a la conducta, a la concentración, y al rendimiento intelectual. Con tanta presión el cerebro se bloquea y muchos se "quedan en blanco". Esto ocurre, en ocasiones, cuando ha habido malas experiencias anteriores. Cualquiera puede sentir ansiedad ante los exámenes, pero aquellas personas que quieren contestar bien a todas las preguntas son más propensas a sentirse de ese modo. Esto recibe el nombre de perfeccionismo. Los niños que se preocupan mucho también pueden ponerse ansiosos a última hora. A los niños perfeccionistas y que tienden a preocuparse más de la cuenta les cuesta mucho aceptar sus propios errores o no sacar una calificacion perfecta. Esto crea una gran presión sobre ellos.

No hay recetas mágicas para tratar este tipo de ansiedad. Aunque las recomendaciones generales suelen ser conocidas, no todo el mundo las sigue:

  • buena preparación con técnicas de estudio adecuadas antes de los exámenes
  • acostarse temprano y despertarse pronto para estudiar. Los esfuerzos nocturnos para el estudio desgastan el cerebro
  • no tomar medicamentos "tranquilizantes"; enlentecen la actividad cerebral. Un casos especiales, en pacientes míos, les doy un medicamento (beta bloqueante) que quita estas sensaciones sin afectar al "cerebro"
  • no pensar en otros exámenes; lo pasado, pasado está
  • antes de entrar al examen, evitar a los sabiondos y prepotentes para no tener sensación de inseguridad
  • leer las preguntas pausadamente y comprenderlas bien
  • intentar ser positivo como ya dije hace tiempo; aplicar el eslogan de Obama "yes, we can", que traducido significa "sí, podemos"; en este caso aludo al "sí, yo puedo".
  • técnicas de relajación: respirar hondo, andar o mover las piernas como nos recomiendan al viajar en avión. La relajación oxigena el cerebro y lo desbloquea
  • no hacer preguntas al salir del examen, y decirse a sí mismo "he hecho todo lo que he podido"
En mi época estudiantil, muchos llevaban estampas con una plegaria escrita con todo primor y fervor que rezaba así: "Virgen Santa, Virgen Pura haz que apruebe esta asignatura". Y es que la inspiración divina también influía lo suyo. Lo que ocurre es que la Virgen, en ocasiones respondía con dulzura: "estudia más caradura".

6 comentarios:

dr. Gluck dijo...

Buenos consejos.
Sobre todo para la Selectividad.
La necesidad de obtener una nota elevada para iniciar algunas carreras universitarias, hace que la selectividad se convierta en un esfuerzo con una intensidad muchas veces superior a lo que luego son los mismos estudios en la universidad.
Se entiende que algunos se queden en blanco.

lady jekyll dijo...

Yo he sido una niña perfeccionista. Vomitaba de nervios antes de entrar a un examen. Ahora cuando sufro, como usted dice, "ansiedad de ejecución" ya sólo siento dolores de barriga. En este sentido, mis hijos han salido al padre: van tan campantes a los exámenes. Menos mal.
Saludos, doc.

eva mintenig dijo...

En esto, quizás, es en lo único que tienen suerte (de no sufrir...)los padres con hijos que no quieren estudiar. No hay mal que por bien no venga.

Anónimo dijo...

hola Dr. tengo una niña de 11 años que tiene cerca de 2 semanas con mareos, dolor de cabeza y mucho sueño. me preocupa porque le hicieron exámenes y lo que único que le encontraron fue que tenía la azúcar alta debería de tener 63 y tiene 103. No se si eso afecte en algo con lo relacionado arriba, me podría ayudar? Gracias.

Saul dijo...

Hola doctor, Tengo 19 años y estoy muy preocupado porque me suelen dar dolores de barrigas con ganas de bomitar, me dan mareos, y cuando hago mucho deporte me canso demasiado, yo la verdad que estoy muy asustado ya. Lo que me tiene en duda es que empese a tomarme una pas tillas para la cara para los espinos y nose se ve que eran muy fuertes y me dan estas cosas y deje de tomarlas y me encuentro algo mejor pero aun asi me dan de ves encuando, me gustaria que me respondiera muchas gracias un saludo

Dr. Santi dijo...

Lo siento, Saul.No puedo responder a consultas médicas como la suya tendía que consultar con un médico