martes, 22 de enero de 2008

Un "estivillazo"

Sin duda hay nombres comerciales que se convierten en genéricos como "celo- cinta adhesiva", "gilet- instrumento cortante ligero", "postit-papel adhesivo", "turmix-batidora fija", "minipimer-batidora móvil". Curiosamente también ocurre con las personas. He tenido la suerte de trabajar codo con codo, en cuidados intensivos del hospital, con el ahora famoso Dr. Eduard Estivill. Su éxito editorial y personal está fundamentado en ser un médico de primera línea y un experto en el tema. Además, es una persona a la que el éxito no se le ha subido a la cabeza y sigue siendo tan sencillo y afable como cuando éramos más jovencitos. El "método estivill" se ha hecho famoso de una forma meteórica. Tiene sus partidarios y sus detractores pero eso sí, casi todo el mundo lo conoce. A veces la gente llega a simplificar tanto que en la consulta o en conversaciones dicen "ya he hecho el estivill". Ayer por la tarde vino una mamá divertidísima y me comentó que tras las vacaciones navideñas la niña se había "desmandado un poco" al dormir y para arreglarlo le había dado un "estivillazo" sin problemas y la niña contenta como unas pascuas.

Ignoro si Sir Edward sabe que si se populariza el "estivillazo" puede acabar esta palabreja en el diccionario de la Real Academia de la Lengua como una definición de una forma de disciplina.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Un estivillazo se lo daba yo a Estivill, a ver que le parecia. Obviamente soy de las detractoras de este metodo, que en otros paises se conoce como Ferber, por ser este su verdadero creador (si al menos copiasemos las cosas buenas...)

Anónimo dijo...

Muy bien dicho "anónimo". Solo hay que leer/escuchar a Eduard Punset y otros que si saben de que hablan para darse cuenta que el "metodito" es una paparruchada que enriquece a uno y tortura a otros. Si Señores/ras han leído bien, TORTURA para que los padres puedan descansar, su única misión es criar y educar a sus hijos en el respeto y cariño, pero parece que no, que es parirlos y que se busquen la vida, eso si, sin molestar.

EVA dijo...

Estuve tres años sin dormir, casi termina mi hijo conmigo por no dejarme dormir, y gracias a este método mi hijo duerme como un ángel.
Aún recuerdo el día que nos dijo después de cenar, ¡papas me voy a dormir que tengo sueño! toda la noche hasta el día siguiente... qué maravilla!!!

Anónimo dijo...

Lo que hace Estivill es decir que la disciplina funciona, y con eso se ha enriquecido...pues chapeau, a mi no se me ocurrió.

Anónimo dijo...

Una cosa es disciplina y otra muy distinta es abandono, por favor, no confundamos las cosas.

EVA dijo...

No entiendo como hay padres tan extremistas, llamar al método de Estivill o Ferber o como quieran llamarlo, "abandono". Jamás he sentido abandonar a mi hijo con este método, aunque respeto que cada cual, use el método que prefiera o que más le convenga.

Anónimo dijo...

Estas de noche en una cama de la cual no te puedes mover porque tu cuerpo no te lo permite, te sientes solo/a y quieres la compañía de alguien, necesitas cariño y gritas, nadie viene, insistes… sigue sin venir nadie, te desesperas… gritas mas fuerte, lloras… nadie acude, al final te rindes, te das por vencido/a y te duermes, ¿a caso no has tenido sensación de abandono?

A mi siempre me decían, si esta comido y limpio tranquila, tiene sus necesidades cubiertas y llora solo porque quiere estar contigo, digo yo que es normal que quiera estar con la madre ¿no? un bebe pasa la friolera de nueve meses en el vientre de su madre, arropado por ella y durmiendo cuando ella se mueve (normal que se duerman cuando los mecemos) ¿la necesidad de cariño no es una necesidad vital?

lady jekyll dijo...

No, no creo que el bebé tenga la sensación de abandono. Mas bien sentirá y aprenderá a que gritar, patalear y llorar no le sirven para alcanzar sus objetivos. La primera vez lo pasará mal, y no por sentirse abandonado, sino porque no ha conseguido lo que quiere. Se lo pensará dos veces antes de volver a agotar tanta energía para captar la atención de la madra. Tan sencillo como eso.

lady jekyll dijo...

Y quisiera añadir: el cariño lo tiene más que suplido con la total entrega que le dedica la madre el resto del día. La madre también tiene derecho a dormir. Lo mismo puede observarse en la naturaleza: las lobas, leonas, etc. "obligan", incluso con "reprimendas", a sus cachorros a dormir. Por el bien de todos, no sólo por el de uno.

Anónimo dijo...

A los que hablan de abandono (o tortura!!!!!), o no han leido el libro o no han entendido nada. Precisamente se insiste en que los niños no han de tener sensación de abandono. Yo tomé el método Estivill como un criterio y me ha funcionado con mis dos hijos. Lo tomé como un método de enseñanza. Igual que les enseño a caminar o a comer les he enseñado a quedarse dormidos solos (en su cama, en su habitación y con sus cosas) y estoy segura de que eso les da confianza y tranquilidad. Yo estoy en la habitación del lado, no les "abandono". Si me necesitan o lloran por una necesidad voy inmediatamente. Pero si lloran sé que es porque les ocurre algo y voy (y algunos dias es por que les cuesta más dormirse pero eso no se convierte en un problema ni para ellos ni para nosotros)

Anónimo dijo...

"Mas bien sentirá y aprenderá a que gritar, patalear y llorar no le sirven para alcanzar sus objetivos...Se lo pensará dos veces antes de volver a agotar tanta energía para captar la atención de la madra"--Sus "objetivos", yo lo llamo "necesidades", son querer estar con su madre y sentirse protegido. Es muy triste no querer darle eso a un bebe

Anónimo dijo...

A quien dice que si es una tortura y abandono mi mujer pensaba como vosotros y nunca quiso poner en practica este sistema para dormir, ahora tengo unas ojeras hasta el pecho y una hija malcriada que nos torea como quiere y con solo 3 añitos, mi madre tuvo 9 hijos si hubiera tragado con todos para no abandonarlos,la hubieran encerrado, dejaros de tonterias y hacer memoria a ver si recordais algo de cuando teniais 3o4 años, mucha tonteria.

Anónimo dijo...

Leer bien el libro es lo primero que aconseja el Dr. Estivill, y leerlo los dos miembros de la pareja para que estén de acuerdo con el método. A mí, personalmente, me funcionó de maravilla. Mi hijo con 6 años en la actualidad no ha tenido nunca sensación de abandono ni opina que hayamos sido malos padres. Le hemos enseñado a dormir igual que le hemos dicho cómo debe utilizar los cubiertos o a controlar los esfínteres. El libro es una guía para ayudar y, por favor, un médico sería incapaz de hacer la "puñeta" a un crío y a sus padres. Y a uno de los anónimos le digo: Mi hijo jamás me ha molestado, sólo me ha dado felicidad.

Anónimo dijo...

Una cosa es dejar llorar a tus hijos porque tienes 9 y no puedes con todos (aunque los mayores ayudaran con los pequeños, digo yo), y otra dejarlo llorar esperando tras la puerta, porque lo dice un tio en un libro. Mis padres nunca me "enseñaron a dormir" y te aseguro que duermo divinamente

Anónimo dijo...

Yo sí me he leído ese libro y perlas como "aunque tu hijo vomite no pasa nada, lo hace para llamar la atención" me dejan sin comentarios.

Punset, en el cerebro del bebé y Rosa Jové en "dormir sin lágrimas" explican muy bien porqué ese bebé vomita, y no es precisamente por llamar la atención.

Pero esto es como todo, es cuestión de empatía, el que la tiene, la tiene, y el que no, es imposible argumentar nada, ni con estudios delante que demuestran lo dañino que es dejar llorar a un bebé hasta el punto de que su cortisol suba tanto que le provoque un vómito.

Es una conversación generalmente estéril.

Tengo unos amigos que aplicaron el método (ella dice que siguió punto por punto y coma por coma, porque estivill dice que debe hacerse así, y son gente con carrera, de letras, que saben perfectamente leer) Ella dice que a veces le gustaría darse de cabezazos por haber creído al pediatra que se lo aconsejó. El método duró 8 días (hasta que se no pudieron más viendo a su hijo llorar) El niño al 7º día del método comenzó a golpearse con las paredes cuando se ponía nervioso y a no poder estar sólo y a no poder entrar en su habitación (ni de día ni de noche) porque en cuanto se acercaba a ella se ponía rígido y se ponía a llorar desconsolado. El 8º día vomitó y ella tiró el libro a la basura. Tardaron un mes en que el niño recuperase su confianza (a base de dormir con él en la cama, cosa que no habían hecho hasta entonces) pero aún sigue golpeándose en ocasiones para dormirse en la cuna y cuando se pone nervioso.

A tu amigo Estivill no le va mucho eso de la empatía con los niños ¿no?