miércoles, 12 de septiembre de 2007

La verdadera lección para los padres: El caso Madeleine

En el viaje de vuelta de San Francisco British Airways nos ofreció cuatro diarios. En todos ellos la portada o parte de ella estaba dedicada al caso de Maddie McCaan.

Nadie puede juzgar la actuación de unos padres que han perdido a su hija. De forma inteligente han removido cielo y tierra para saber algo de su hija. No quiero pensar que entre en sus planes, aparte de encontrarla, haya un afán económico; la cantidad de dineroconseguido no debe ser nada despreciable. Otras tristes desapariciones de jóvenes , por ejemplo en España, no han logrado un alcance mediático similar.

La pérdida de una hija en estas circunstancias debe ser terrible. Más lo debe ser cuando ocurrió durante el tiempo en que dejaron a sus hijos solos mientras cenaban. A mí me parece, cuando menos poco responsable, dejar a tres niños menores en un apartamento por muy cerca que estuviera del restaurante.

Cuando de niños pequeños se trata fracciones de tiempo son suficientes para desencadenar una tragedia. Lo que les cuento no fue una tragedia pero el hijo padeció durante un tiempo un síndrome de angustia que requirió la ayuda psiquiátrica. Una noche hubo un incendio en la entrada de un edificio, ante la algarabía, los padres bajaron para ver la magnitud del problema y cómo debían actuar ya que se había cortado la corriente eléctrica. Su hijo, de una edad similar a Maddie, se despertó por el ruido y deambuló por la casa desesperado buscando a sus padres en la oscuridad. No los encontraba y no veía nada; sólo oía el ruido de sirenas y gritos. Al subir sus padres estaba acurrucado en un rincón con cara de terror; no podía hablar.

En el caso de esta niña queda evidente una actitud poco responsable de sus padres. Por otro lado, yo contrataría a CSI Las Vegas, Miami y New York, porque a estas alturas parece inconcebible que la policía todavía vayan encontrando rastros de ella... ¿Son unos ineptos?.

2 comentarios:

Pippo dijo...

"Nadie puede juzgar la actuación de unos padres que han perdido a su hija"

Pues no estoy de acuerdo con esa frase. Iba a enrollarme durante horas escribiendo aquí, en el comentario, pero mejor lo resumo en un par de frases-sentencia, pero sólo sobre los datos conocidos y sin especular:

1) La desaparición se debe a una clara negligencia, fácilmente evitable a través de un comportamiento mínimamente responsable - ¡Cóño, no irte a cenar fuera y atiborrarte de vino mientras los niños están dormidos!

2) Cada céntimo del dinero donado (dicen que 1,5MM de €) que no utilicen para buscar a la niña será un céntimo estafado.

Por cierto, genial blog. Yo tengo dos chavales :-)

Lluís Comas dijo...

Desde el principio me pareció mal dejar a los niños solos y esto ya queda claro en el blog i el comentario de pippo.
Pero quiero hacer otra reflexión: En mi experiencia en abusos sexuales puedo asegurar que, de los que yo conozco y fueron a los medios de comunicación dando gran repercusión, ninguno de ellos era cierto el abuso. Evidentemente, cuando una madre denuncia un abuso (o un padre) y este es cierto, la cosa discurre por el camino de la justicia, pero si la denuncia es falsa tienen que recurrir a los medios de comunicación y, claro, para la "Salsa Rosa" los periodistas siempre estan a punto. Conclusión: Aplicando esta regla hay que dudar mucho de la honradez de los padres de Madeleine