martes, 1 de mayo de 2007

¿Por dónde se resfrían los bebés: por la boca o por los pies?

¿Pregunta estrambótica?. No, es muy frecuente entre papás y familiares. Ignoro desde cuando se inició la tradición de regalar "peúcos" a los bebés al nacer como regalo. Sin duda mucha gente cree que el bebé debe llevar los pies "tapaditos para que no se resfríe". A partir de ahí la protección de los pies se convierte en un gasto astronómico para los papás. Zapatitos o botitas "pregateo, posgateo, con cordones, con velcro, antideslizantes, con refuerzos, blandos, duros, deportivos, no deportivos". Supongo que pronto dispondremos de modelos 4x4 o Spiderman. El nino no se resfría por los pies. Es cierto que las partes más alejadas del cuerpo tienten tendencia a estar más frías pero eso no es la causa de refriados.

Cuando el nene empieza a desplazarse, gatear o andar se le compran zapatos "para que no se haga daño, no resbale, no se enfríe y le proteja sus delicados piececitos" y para que no se deforme el pié. Nada de esto sirve excepto si el niño tiene un defecto ortopédico. El pié se va conformando con el crecimiento. Un famoso traumatólogo inglés decía: ¿Verdad que cuando un bebé empieza a arrastrarse, gatear o andar no le pone nada en las manos?; pues tampoco le ha de poner nada en los pies.

Moraleja: si a su bebé quiere comprarle zapatitos han de ser anchos, blandos y baratos (crecen rápido = comprar a menudo). Como lo barato es raro, sólo le queda escoger los anchos y blandos. Y si no le pone nada, es gratis.

1 comentario:

Aurora dijo...

Gracias por este comentario: tenía dudas sobre la utilidad de los zapatos en bebés que todavía no andan. Mi intuición no iba desencaminada: lógicamente, no hace falta ponerles nada!