jueves, 11 de julio de 2013

Testículo no descendido en el recién nacido

La criptorquidia (ausencia de destículo) es uno de los trastornos más frecuentes que afectan a los genitales externos en el varón. En el momento del nacimiento se observa en el 3 al 4% de los recién nacidos a término y en más del 30% de los prematuros. Se debe a un problema del descenso del testículo durante el embarazo ya que se forma junto a los riñones y luego va descendiendo hasta el escroto. Ocurre más frecuentemente en el lado derecho. Después del nacimiento el testículo "ausente" suele descender en los primeros 6 meses de vida. Si no lo hace puede ser debido a dos causas: a) defectos en la formación del testículo o, b) porque ha quedado retenido en el canal inguinal. 

El tratamiento de la criptorquidia, después de un correcto diagnóstico, es la orquidopexia (fijar el testículo a la bolsa escrotal). A los 6 meses de vida debería evaluarlo un cirujano infantil. Cada vez más se recomienda más la intervención quirúrgica alrededor del año y nunca más tarde de los dos.