viernes, 21 de junio de 2013

Novedades en los niños y jóvenes del siglo XXI

La mejoría de las condiciones sanitarias y vivir mejor, a pesar de la crisis (¿quién no tiene un móvil?) nos ha llevado a la aparición de enfermedades que, de no ser atajadas, acortarán la vida de nuestros niños o tienen repercusiones enormes en nuestra sociedad como:
  • la obesidad que es la antesala de diabetes, enfermedades cardiovasculares y artrosis entre otras
  • problemas en la escuela, incluyendo problemas de aprendizaje y dificultades de atención
  • niños y adolescentes con trastornos del estado de ánimo y de ansiedad
  • alarmante aumento de suicidios de adolescentes y homicidios
  • violencia en el hogar y escolar
  • abuso de drogas y alcohol
  • infecciones de transmisión sexual y embarazos no deseados
  • efectos de los medios de comunicación, de las tecnologías de la imagen y de las redes sociales sobre la violencia, la obesidad y la actividad sexual
En la actualidad, los niños tienen más probabilidad de morir por una causa violenta que por una infecciosa. Los pediatras y las instituciones se enfrentan, además, a situaciones dramáticas que por la crisis económica irán en aumento como empeoramiento de la calidad de vida, de la justicia social, de la igualdad en el acceso a la salud, de la discriminación social dela población, de la salud pública, y de los valores personales e institucionales. Habrá un aumento de la pobreza, de personas sin hogar, de las familias monoparentales, de los efectos del divorcio, de las consecuencias del paro y del cambio de los roles familiares. Una reciente y triste noticia nos confirma que el suicidio es la primera causa de muerte entre los catalanes entre 30 y 44 años; esperemos que no cambie esta tendencia en la situación actual.