domingo, 2 de diciembre de 2012

Siempre me han preocupado los plaguicidas, los pesticidas y los productos químicos que rodean al niño

La Academia Americana de Pediatría acaba de presentar un documento mostrando de forma muy clara el riesgo de los niños a estar expuestos de forma aguda o crónica a insecticidas herbicidas, fungicidas y otros productos químicos. Los pesticidas son un término para  referirse a los productos químicos usados con el fin de matar a los insectos no deseados, plantas, hongos y roedores

Los niños se encuentran rodeados de pesticidas. Cuando uno de ellos se intoxica de forma aguda se puede llegar a hacer el diagnóstico y, si es posible, a un tratamiento efectivo. El problema está en la intoxicación crónica o solapada que da lugar de forma inequívoca a cánceres pediátricos, problemas de comportamiento y lesión cerebral cognitiva. En estos casos determinar el origen del deterioro del niño es muy difícil sino imposible, y el tratamiento ya es poco efectivo. El daño ya esta hecho.

No me canso de repetir en las charlas que doy a los padres que vigiles todos los productos químicos de su casa. Por término medio hay unos 40 habitualmente y suelen pasar entre 300 y 400 al año. la mayoría de los pesticidas caseros pueden provocar retraso mental. ¡Cuidado con ellos!

1 comentario:

Annette dijo...

En casa casi sólo comemos verdura ecológica que nos trae un payés. Y por supuesto, no rociamos con insecticidas! Preferimos convivir con la naturaleza, las arañas nos gustan.
Sí que hemos puesto alguna trampa para la hormiga argentina, es lo único... Sería peligroso para nosotros?
Conozco gente que no soporta la mínima biodiversidad en su casa, cualquier animalito es exterminado impunemente, aunque sea un inofensivo ciempiés... Ya no digamos un ratón, diminuto roedor que puede causar un ridículo pánico.
Prefiero que nuestra hija aprenda que no somos las únicas criaturas de este mundo.