miércoles, 8 de febrero de 2012

Síndrome de Asperger. Es fácil que pase desapercibido

El síndrome de Asperger es un trastorno neurobiológico que forma parte de un grupo de enfermedades que se conocen bajo el nombre de trastornos del espectro autista, un conjunto variado de trastornos del desarrollo que incluyen el autismo y otros trastornos con características similares y los síntomas de cada tipo pueden aparecer en diferentes combinaciones y en distintos grados de gravedad: dos niños con el mismo diagnóstico pueden tener en común ciertos patrones de comportamiento, pero pueden expresar una amplia gama de talentos y habilidades. Los niños con síndrome de Asperger tienen muchos síntomas en común con los que tienen "autismo de alto funcionamiento”, tienen una inteligencia normal, pero escasa interacción social y emocional. Su forma de hablar es rara y la entonación es monótona. Les resulta difícil interpretar las expresiones de las caras de los demás y entablar relaciones con sus compañeros de su edad. Se obsesionan por temas poco usuales y tienen conductas repetitivas. Debido a su modo pedante al hablar, los compañeros se ríen de ellos ridiculizándolos con motes como “maestrito”, “sabiondo”, “sabelotodo”, “cerebrito” porque no saben desenvolverse socialmente con los compañeros y adultos.

En muchas ocasiones los trastornos del desarrollo se diagnostican tardíamente aunque los padres ya notaban con anterioridad que su hijo era "diferente. Con frecuencia es difícil distinguir los síntomas del síndrome de Asperger de otros problemas de comportamiento y bastantes se diagnostican más allá de los 7 años. No es raro que a un niño se le diagnostique trastorno por déficit de atención con hiperactividad y que el diagnóstico de síndrome de Asperger sea posterior.

El síndrome de Asperger está perfectamente descrito en una web institucional.  Hay un test para realizar desde casa para evaluar su desarrollo. Vayan con cuidado porque no es un test diagnóstico, es sólo orientativo y las respuestas pueden ser muy diferentes dependiendo de la persona o cuidador que las responda. Pueden hacer una prueba: los papás han de realizar el cuestionario al mismo tiempo pero por separado (sin saber lo que responde el otro) y ver el grado de concordancia entre ambos en la puntuación final. 

La buena noticia es que hay muchos "aspergers" famosos.