miércoles, 7 de septiembre de 2011

Un mundo sin acoso escolar

Por definición, el acoso es un acto repetitivo, lo que implica que ocurre una y otra vez que puede llegar a afectar a las víctimas de una forma devastadora. Hay cuatro tipos posibles de acoso: físico, verbal, no verbal y cibernético (acosar utilizando el ordenador o el teléfono móvil). Creo que un error pensar que el acoso físico es el peor de todos, cuando todos los tipos de acoso pueden ser igualmente terribles. El acoso verbal (por ejemplo, utilizar palabras como “marica” a modo de insulto o hablar mal sobre otra persona) y el acoso no verbal (como ignorar a otra persona) pueden tener efectos de larga duración. Gran parte del acoso escolar en la enseñanza primaria ocurre a la hora del patio y abarca las formas físicas de acoso y problemas con las amistades. Durante este período, también hay mucho acoso verbal. En la enseñanza secundaria obligatoria (o de primer ciclo), el acoso escolar se intensifica en forma de chismorreo y exclusión social entre las chicas, de acoso físico entre chicos y también de acoso verbal y cibernético tanto entre chicas como entre chicos. En la enseñanza secundaria superior (o de segundo ciclo), el problema del acoso mejora un poco los jóvenes maduran, pero no desaparece e incluso puede ser más agresivo. Las palabras utilizadas cambian (se utilizan más groserías y más expresiones duras e hirientes). Además, los adolescentes tienen mayor libertad para comunicarse por texto o mediante Internet o móviles. Puesto que algunos chicos están físicamente muy desarrollados, eso puede hacer que los compañeros de clase del acosador le tengan todavía más miedo. Además, muchos centros escolares son muy grandes, con muchos alumnos y puede ser difícil que los profesores puedan captar y detener los episodios de acoso escolar.

En Facebook, herramienta que no domino, pienso crear un equipo de detectives que avisen en qué clases y escuelas se produce esta terrible situación pero sin mencionar personalmente a los abusadores. Ya sé que que hacerlo en un medio tan público es un riesgo porque se puede acusar falsamente a uno que no lo es. Espero que ustedes me ayuden a saber  cuál es la mejor manera de hacerlo. En  la descripción pensaba poner este texto:

Busco a “caza-acosadores escolares”, investigadores como tú que sean capaces de descubrir a esos cobardes que se refugian en Internet y no dan la cara. Quiero que vosotros, detectives, que estáis en escuelas o centros de enseñanza primaria, secundaria de primer ciclo y secundaria de segundo ciclo, institutos, centros de formación e, incluso, en la universidad los descubrierais aquí. No quiero sus nombres sólo indicad dónde hay acoso escolar. La clase y la escuela; los profesores, la dirección y el Departamento de Enseñanza ya se encargarán de “aclarar los hechos” como en la películas. Pensad en algo impresionante: tres de cada cuatro niños admiten haber sufrido experiencias de acoso escolar. 

¿Les parece buena idea?

8 comentarios:

Ana Cámara dijo...

Me parece una gran idea. Si no le importa le daré difusión en mi blog.

Un saludo.

Jaume Guinot Zamorano dijo...

Me parece una buena iniciativa. Yo intento hacer el trabajo de difusión de este problema y de hecho presentaremos un libro en unos dias sobre ello donde daremos pistas de como luchar contra ello. Es algo complicado donde el entorno es quien más puede hacer.
Cuenta conmigo!

Anónimo dijo...

Soy madre de un niño de 8 años.Acabando este curso, nos hemos dado cuenta que ha sido víctima de acoso en su centro escolar, durante dos cursos(1º y 2º de Primaria).Mi hijo apenas me contaba nada para no preocuparme, hasta que estalló la bomba, "ama, ¿me puedo matar a mí mismo?.Me puse en contacto con su tutor ya con el curso finalizado. Tutor al que por cierto le debo mucho, pero no se había percatado de nada. Yo tampoco. Todo ocurre en los patios.El mazazo que nos hemos llevado ha sido de órdago. Y ahora comienza el curso...

Ana Cámara dijo...

Sería muy interesante tener ese "mapa del acoso" puede que tenga sorpresas.

Lo que cuenta la anónima me pone los pelos de punta, me cuesta "digerir" que uno de los monstruos capaz que fastiar la infancia y el futuro de un niño sea otro niño.
Mucho ánimo.

Ana Cámara dijo...

Y aún me cuesta más, cuando los "monstruos" que aniquilan la infancia y el futuro de sus hijos son los propios padres.

Anónimo dijo...

Me parece buena idea pero de difícil ejecución.
Creo que uno de los agentes clave es el colegio. Hacer test con los críos, anticipar, informar, formar.
Y por supuesto en casa, y si hay que ir a hablar con el padre/madre se va a hablar.
Trabajar en la autoestima de los críos, para ello es fundamental que en casa se le motive, apoye, ayude, forme e informe.

carme dijo...

Felicitats doctor! Ànim amb la iniciativa, s'ha de perseguir a aquets individus.

No hi ha dret...Tinc 32 anys i és cert que a la meva escola sempre hi havia el líder que es permetía el luxe de posar-se amb els més dèbils o diferents. Aleshores no erem conscients de que allò era tan greu. Ara que estem a l'altra banda, que ja no anem a l'escola sinò que hi deixem el més important del món , els nostres fills, hem de fer alguna cosa per aturar-ho. Aquesta iniciativa és fantàstica, espero que tingui molt éxit i que molt aviat tots aquets personatges deixin de fer la vida impossible a nens i nenes amb dret a ser feliços.

Com a mare m'aterra pensar el que es pot trobar la meva filla. Molts ànims am la mare que explica el cas del seu fill de 8 anys.

Una abraçada a tothom!

mordor dijo...

Em sembla una gran idea!