jueves, 8 de septiembre de 2011

Padres helicóptero

No me gusta etiquetar a las persona pero la medicina moderna, y muy especialmente la psiquiatría y psicología, no hacen más que hacerlo con los comportamientos de los padres y de los hijos. Un concepto, relativamente nuevo, que se está popularizando es el de los "padres helicóptero y sus variedades" y de los efectos deseables/indeseables de su actitud frente a los hijos.  Se considera que, por parte de los padres, hay unos cuatro estilos educativos del niño: autoritario, permisivo, democrático y de negligencia-rechazo.
  1. Estilo autoritario se caracterizan por manifestar alto nivel de control y de exigencias de madurez y bajos niveles de comunicación y afecto explícito. Lo predominante es la existencia de abundantes normas y la exigencia de una obediencia bastante estricta. Dedican esfuerzo a influir, controlar, evaluar el comportamiento y las actitudes de sus hijos de acuerdo con patrones rígidos preestablecidos. Estos padres dan gran importancia a la obediencia, a la autoridad, al uso del castigo y de medidas disciplinarias, y no facilitan el diálogo. Las normas que definen la buena conducta son exigentes y se castiga con rigor la mala conducta. La comunicación entre cada uno de los progenitores y el niño es pobre.
  2. Estilo democrático. son los que presentan niveles altos en comunicación, afecto, control y exigencias de madurez. En consecuencia, son afectuosos, refuerzan el comportamiento, evitan el castigoy son sensibles a las peticiones de atención del niño; no son indulgentes, sino que dirigen y controlan siendo conscientes de los sentimientos y capacidades; explican razones no rindiéndose a caprichos y plantean exigencias e independencia. También se puede definir el estilo democrático en función de la evitación de decisiones arbitrarias, el elevado nivel de interacción verbal, la explicación de razones cuando dan normas y el uso de respuestas satisfactorias. Los padres marcan límites y ofrecen orientaciones a sus hijos, están dispuestos a escuchar sus ideas y a llegar a acuerdos con ellos.
  3. Estilo permisivo. son los padres caracterizados por un nivel bajo de control y exigencias de madurez, pero con un nivel alto de comunicación y afecto. Se caracterizan precisamente por el afecto y el dejar hacer. Manifiestan una actitud positiva hacia el comportamiento del niño, aceptan sus conductas y usan poco el castigo. Consultan al niño sobre decisiones; no exigen responsabilidades ni orden; permiten al niño autoorganizarse, no existiendo normas que estructuren su vida cotidiana; utilizan el razonamiento, pero rechazan el poder y el control sobre el niño.
  4. Estilo indiferente o de rechazo-abandono. Es el estilo de crianza utilizado por padres que rechazan y son negligentes, que no son receptivos ni exigentes y a quienes sus hijos parecen serles indiferentes. Al niño se le da tan poco como se le exige, pues los padres presentan unos niveles muy bajos en las cuatro dimensiones: afecto, comunicación, control y exigencias de madurez. No hay apenas normas que cumplir, pero tampoco hay afecto que compartir; siendo lo más destacable la escasa intensidad de los apegos y la relativa indiferencia respecto de las conductas del niño. Los padres parecen actuar bajo el principio de no tener problemas o de minimizar los que se presentan, con escasa implicación y esfuerzo.
¿ A cuál corresponderían los padres helicóptero y en qué podrían perjudicar a sus hijos?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Quizás son más "padres helicópteros" los padres de "estilo permisivo". Aceptan todo lo que hacen sus hijos, aún cuando manifiesten conductas inadecuadas, por lo que no les dejan aprender, madurar... en definitiva los sobreprotegen y eso no es bueno, tienen que haber normas, etc. Desde mi punto de vista lo ideal sería ser "padres estilo democrático", pero me temo, que en mi caso, soy un poco madre "estilo permisivo y democrático", todo depende del día/ momento/ lugar. Interesante artículo para intentar reducir el "estilo permisivo" que tengo en ocasiones... No lo había visto desde esta perspectiva.

Anónimo dijo...

La mejor versión de los padres helicópteros creo que se correspondería con el número 2. de su descripción. Sin embargo, y desgraciadamente, yo veo proliferar últimamente padres como los descritos en el número 4 que nada tiene que ver con los padres helicópteros. Mar

M. dijo...

Padres helicoptero, quitanieves, hiperpaternidad... Control al milimetro de la educacion de los hijos, confundir atencion y amor con control y sobreprotección. No dejarles crecer, decidir por ellos, resolverles todos sus problemas despejando el camino. A quien le interese este tema le recomiendo "bajo presion" de Carl Honore.