martes, 1 de marzo de 2011

Etiquetar a los niños

Estoy bastante de acuerdo con el vídeo que verán a continuación. Y por varios motivos que no voy a exponer para no ser un rollazo. Es evidente que la psiquiatría ha dado un paso de gigante en los últimos años pero gracias a la neurofisiología, a la genética, a las técnicas de neuroimagen y a la bioquímica entre otras muchas. Se está dirimiendo la batalla final para el nuevo manual sobre el diagnóstico de la enfermedades mentales (DSM-V) en el que la ciencia y los intereses económicos de la industria farmacéutica luchan para incluir etiquetas de enfermedades cuando no son más que variaciones del comportamiento del individuo.

¿Quién es normal en este mundo que nos rodea? ¿Yo, usted, Berlusconi, Gadafi, Mario Conde, Belén Esteban, Madonna, Shakira, Guardiola, Mourinho, Zapatero, Bono, Mas, Obama...? No. NADIE ES NORMAL. Todos tenemos un "toque" de uno o varios trastornos psiquiátricos en nuestro comportamiento y nuestra manera de ser. Ése es el motivo de las envidias, comentarios sobre los demás, elogiosos o no y si me apuran, del contínuo pelear del hombre contra el hombre. Si no recuerdo mal a mi colegio iban más 1.000 alumnos. Pocos en aquella época eran estigmatizados con un diagnóstico; superaron sus problemas, entre ellos yo que padezco discalculia -repetí curso, y se han integrado en la sociedad con y sin problemas e, incluso, "han triunfado". Algunos de los más "normales o brillantes" de mis compañeros han fracasado estrepitosamente en el aspecto profesional o familiar a lo largo de su vida.

Todos tenemos algún talento; palabra de moda. En la consulta no me canso de repetir a los padres que "defectos" en el comportamiento durante la infancia pueden ser cualidades para el futuro.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo Dr. Santi. Actualmente a todo niño movido ya se le etiqueta como hiperactivo. Al que se le olvida el lápiz, que padece déficit de atención... y así un largo etc. Tendrían que salir más voces para decir alto y claro, el gran poder que tienen las farmaceúticas en todo este asunto.Por no hablar de ciertos docentes que no quieren niños en las aulas sino que quieren auténticas plantas.

Jordi Badia dijo...

Solo quiero darle las gracias por su entrada y por decir en voz alta lo que muchos no se atreven a decir. Le sigo hace mucho y le admiro por el senttido común que demuestra en todas sus entradas. Ojalá un dia dedique una entrada a explicar los motivos por los que está de acuerdo con el vídeo, seguro que a nadie le parecerá un "rollazo". Gracias otra vez.

Anónimo dijo...

HE ENTRADO POR CASUALIDAD, y que gran sorpresa, yo tengo una amiga psicologa y siempre tienda poner ese tipo de etiquetas, cuantas veces le he comentado el riesgo que eso conlleva y la gratuidad con la que se hace. mi más sentida enhorabuena por la entrada. saludos, paloma

Anónimo dijo...

Excelente entrada. Yo añadiría que al riesgo de etiquetar hay que añadir que a cada etiqueta se le añade un tratamiento generalmente farmacólogico.

Jose Maria Lloreda dijo...

De acuerdo totalmente. Queremos buscar la Normalidad sin saber bien qué es. A cada actitud en la vida o evento, un diagnostico y un tratamiento. Farmacológico mejor. Estigmatizacion gratuita de los niños de por vida

Anónimo dijo...

He encontrado su blog por casualidad. Me ha dejado realmente impactada poder ver a un pediatra decir las verdades que dice usted aqui sobre la psiquiatria. Los niños estan hipermedicados, drogados y diagnosticados con una etiqueta de por vida. Se estan cargando el futuro de todos ellos con total impunidad. Los convierten en drogadictos "legales" para el resto de sus vidas. La psiquiatria no es medicina. Ni cura, ni salva. Es solo una profesion dedicada a la industria farmaceutica y al control de las personas.
Ojala muchos de ellos pudieran ser condenados por el daño que estan haciendo a la humanidad

Anónimo dijo...

Gracias Dr. Santi por ser valiente y decir lo que piensa y por no caer en el acuerdo con las farmaceuticas en el que muchos médicos han caido- y es que la tentacion es grande y el intercambio jugoso-, pero los niños son nuestro futuro. De nuevo gracias por defenderlos.

Anónimo dijo...

Para la aninima 5 de marzo de 2011 00:22

No es mas demagoga porque no tiene mas años.

La psiquiatria salva vidas, primeramente la del propio paciente y conjuntamente las de los demas.
Espero que nunca se encuentre a un esquizofrenico sin medicar, por ponerle un ejemplo.

Una cosa es que se abuse y otra bien distinta es que diga que no sirve para nada.

Espero que nunca se tenga que tragar sus palabras.

Anónimo dijo...

Hola, mi nombre es Francisca. Me ha gustado mucho su reflexión sobre el tema y el vídeo. Yo también trabajo con niños, soy psicóloga y profesora, y en el momento que los padres observan que su hijo se mueve más de la cuenta ya están en el pediatra o en el psicólogo pidiendo el diagnóstico que está de moda en estos momentos: TDHA. Creo que los niños tienen que moverse, jugar, correr, saltar ... pero parece que a lo padres de hoy en día no les gusta mucho eso, considero que hasta les molesta seriamente; prefieren que sus hijos estén sentados, tranquilos, callados, medicados... para ellos así estar tranquilos. Y yo me pregunto, ¿por qué decidieron tener estas personas hijos?

Tetra-mon dijo...

Cierto que no debe etiquetarse a nadie pero un diagóstico acertado permite una atención personalizada que mejorará sin lugar a dudas la calidad de vida de la persona afectada. Por experiencia en el TDAH como padre de un niño afectado puedo asegurar que sin la medicación adecuada, sin la ayuda externa de profesionales y sin seguir las pautas recomendades por expertos en la vida escolar del niño, el niño sufre innecesariamente y no se avanza en absoluto. Un buen diagnóstico no es una etiqueta, es un paso para progresar adecuadamente.

Eduard Badia dijo...

Cierto que no debe etiquetarse a nadie pero un diagóstico acertado permite una atención personalizada que mejorará sin lugar a dudas la calidad de vida de la persona afectada. Por experiencia en el TDAH como padre de un niño afectado puedo asegurar que sin la medicación adecuada, sin la ayuda externa de profesionales y sin seguir las pautas recomendades por expertos en la vida escolar del niño, el niño sufre innecesariamente y no se avanza en absoluto. Un buen diagnóstico no es una etiqueta, es un paso para progresar adecuadamente.

Jordi Badia dijo...

Para Eduard Badia (creo que no somos familia...)
Dice que un buen diagnóstico es un paso para progresar adecuadamente. Y estoy completamente de acuerdo. Lo que ocurre es que un BUEN diagnóstico en este tema es casi un milagro ya que más frecuentemente de lo deseable se realiza con cierta...dejadez y muy a la ligera. Mi hijo ha vivido ese diagnóstico a la ligera y muchos otros niños que conozco también. Hay que andarse con cuidado.
Felices Fiestas.