miércoles, 15 de diciembre de 2010

¿Hay que dejar llorar al bebé? Sí, en ocasiones

Al rebufo de la entrevista a Carlos González en el Diari de Terrassa, que comenté hace dos días, y de la catarata de comentarios aparecidos voy a hacer alguno más. En ella se da entender que los métodos conductistas "son malos". Siempre procuro huir de las calificaciones y etiquetas que plantean una disyuntiva de bondad o maldad (esto es bueno o esto es malo) porque todo es bueno y malo según el sentido común y la intencionalidad. En la entrevista, con todas las limitaciones de la brevedad, se pasa de refilón sobre una cuestión candente: ¿hay hay que dejar llorar al bebé?  En una de la preguntas que le hacen responde. Un padre debe preguntarse "¿quiero dejar llorar a mi hijo?". Mi respuesta es "no" porque yo no dejaría llorar ni a mi hijo ni a mi esposa, ni a mi padre, ni a mis hermanas... yo no dejaría llorar a nadie, ni a mis enemigos. Gran parte del pensamiento de Carlos González está fundamentado en los otro pediatra, el Dr. Benjamin Spock,  que revolucionó el cuidado del bebé y el niño con uno de los libros más vendidos de la historia. «El libro del sentido del común del cuidado de bebés y niños» publicado en 1969. Sus ideas acerca del cuidado infantil permitieron a varias generaciones de padres ser más flexibles y afectuosos con sus hijos, y tratarlos como individuos, en un contexto en que la sabiduría tradicional propugnaba el uso de la disciplina. Estoy totalmente de acuerdo con él pero, esta esta afirmación hay que matizarla porque, según en que situaciones no dejar llorar al niño puede conducir a ninos con trastornos físicos -luego me explico- o al insoportable niño mimado.

En los adultos llanto significa dolor, sufrimiento aunque, en ocasiones, las emociones las expresamos llorando de alegrían como explosión despues de una gran tensión vivida (buena o mala), no hay más que ver a los atletas cómo lloran tras un éxito conseguido con un gran esfuerzo -la emoción y alegría hacen llorar-; es un llanto bueno.

En el recién nacido siempre que llora "no sufre" -nos puede decir que está incómodo, creencia habitual de muchos padres de hoy en día. El llanto de un bebé puede ser debido a muchos motivos y no por dolor. Este "miedo" a que el bebé llore está llevando a muchos padres a tener que pagar unos tratamientos astronómicos por un problema cada vez más habitual: la plagiocefalia. Los bebés adoptan posturas cómodas y que le permitan estar en contacto visual permanente con su madre o cuidador. Si no se le cambia de posición, la cabeza se va deformando de tal manera que puede requerir una ortesis. La prevención de la plagiocefalia es muy sencilla pero se está convirtiendo en una epidemia silenciosa y costosa para los padres. Para evitarla no hay más que cambiar la postura de la cabeza del niño de un lado a otro, ponerle un cojín especial mientras duerme o ponerlo boca abajo mientras esta despierto. ¡Ah! aquí viene el drama, al bebé no se le acostumbra un poco estar boca abajo rechaza esta posición y llora - como "sufre" y los padres no pueden "verlo sufrir" lo vuelven a poner boca arriba y girará su cabeza hacia el lado más cómodo para él.

12 comentarios:

Xiao dijo...

El "Que dice cuando llora", del pediatra Ernesto Saez, muy interesante con esto del llanto. Lo recomiendo. Ayuda a entender que nos dice cuando llora, las diferentes formas de llorar. Va un poco en esa línea de llora de dolor o no es dolor.
Yo a mi hija hay veces que la dejo que llore. Aún expresa muchas cosas con llanto ya que no ha desarrollado aún todo el lenguaje y le cuesta expresarse (es china y lleva aquí 1,5 años).
Muy interesantes ambos post. Bueno, soy asidua a su blog....me intersan casi todas.

susi dijo...

dr.santi

Respecto de la deformaciòn del craneo por motivo postural.
EL COJIN MIMOS, que aparece en el enlace que hace referencia en su comentario se puede utulizar en bebes de 2 meses aunque no lo sufra, es decir de manera preventiva.
Porque mi hija tiene constumbre de dormir con el cuerpo recto y el cuello torcido para la derecha,
Yo la pongo de lado pero no aguanta mucho y cambia a la postura que mas le gusta.

Anónimo dijo...

Sigo su blog habitualmente y me gusta mucho. Pero creo que hoy no ha acertado con el ejemplo.
Hace ya 3 años (la edad de mi niño) que me leí el libro del Dr. González, por tanto hablo un poco de memoria. Pero no recuerdo que la filosofía del Dr.González sea no dejar llorar al niño aún a costa de su salud. No creo que si va usted al Dr. Gonzalez y le cuenta que el bebé tiene plagiocefalia pero llora con el ejercicio, él le vaya a decir que deje de hacérselo. Tal vez (no lo sé, no soy médico), le dirá que pruebe con otro ejercicio, o puede que le diga (seguramente) que lo coja más en brazos para que no se le deforme un lado de la cabeza. Y, si no hay solución, pues habrá que dejar que llore un poquito, como tantas otras veces a lo largo del día en que no hay más remedio: al limpiarle los mocos con suero, al desvestirlo porque hay que bañarlo, al ponerle una vacuna o tantas otras cosas que a los bebés no gustan pero que hay que hacer.
Por otro lado, no creo que no dejar llorar a un niño lo convierta en mimado. Más bien creo que los niños mimados son un poco más grandecitos, y son niños a los que se conceden todos sus caprichos, ahora cómprame esto, hoy no quiero comer eso sino aquello, etc. Es diferente un mimado “afectivamente” a un mimado caprichoso, que son los que realmente molestan.
Un saludo,
Cristina

Bere dijo...

Hola! me gusta mucho su blog, lo leo con frecuencia, y sus puntos de vista aportan mucho, creo yo.

Respecto a este tema, me siento un poco en el punto medio de la discusión. No soy de las que dejan llorar al bebé, o que no lo cargaba (de hecho cargo mucho a mi hijo), pero tampoco me considero madre sacrificada, o que siempre atienda al instante lo que quiere.

Creo que debe usarse el sentido común (que es el menos común de los sentidos, bien dicen), y hacer lo que uno crea de buena fe que es mejor. Creo que un hijo debe creer que su mamá se siente cómoda y feliz al cargarlo, pero no que sienta que es su obligación. No se si me explico o tal vez estoy dándole vueltas al asunto, el punto es que creo que uno debe actuar bajo sus principios y educación, o los hijos notarán que no somos congruentes con lo que hacemos y sentimos y se sentirán inseguros también.

Sin embargo, cada uno tendrá su opinión igual de válida.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con Cristina.
Creo que el problema que menciona tiene que ver con el excesivo tiempo que los bebés pasan tumbados, en los múltiples inventos al efecto: tumbonas, gandulinas, maxi-cosi, moisés, tronas, etc...
Si los lleváramos más tiempo en nuestro regazo, no creo que se produjeran tales deformaciones.
Los bebés amamantados que duermen con sus madres, no pasan toda la noche en la misma posición, ya que van cambiando de teta y de postura a lo largo de la noche, y no necesitan ningún tipo de cojín o almohadón.
Les basta con el regazo y el pecho materno.
Begonia.

Anónimo dijo...

HAY, POR DIOS, mi mamá me dejó llorar y llorar por que siempre lloraba por todo y quería paseos a las 2 de la mañana, y decidió dejarme llorar, soy normal, sin problema alguno y bueno, eso de la moda de llevar a todos lados a los bebes, me enferma, ese fanatismo de dormir con el bebe, cagar con el bebe, mear con el bebe, coger con el bebe, cocinar con el bebé, DEJEN EN PAZ A SUS HIJOS, denles de comer bien, duermanlos bien, y piensen que tienen derecho a llorar de pronto, nadie piensa que también les gusta berrear un rato, yo distingo perfecto ese llanto que surge de la nada, dura dos minutos y se apaga solo, vuelve a su estado normal y vuelve a llorar de pronto...
dura poco por que lo dejo en paz, se que se descongestiona, y bueno, eso de meterle la teta en cuanto da tres chillidos pues lo hace pensar que todo es inmediato y a su disposición, dejar que luche un poco por la teta...digo no una hora, pero al menos dos minutitos para que haga caracter...

Anónimo dijo...

Me he reído mucho con el comentario anterior de ANONIMO, pero debo decir que estoy de acuerdo con tooodo lo que dice, soy primeriza a los cuarenta años y me costó mucho concebir, sin embargo no me permito caer en ese fanatismo que solo terminará por crear un bebé exigente. Amo y consiento a mi bebé, pero llorar un poco no le cae mal, y SI, a veces los bebés lloran por nada, no necesariamente están sufriendo, y SI, lloran y berrean y al rato se callan. Por favor, son bebés!! no podemos dejarlos al mando.

Anónimo dijo...

No tenéis ni idea. No es fanatismo, es amor. Yo he llevado a mi hija en brazos, duerme con nosotros, jamás la he dejado llorar y es una nena buenísima, estupenda y normal. Cuando nos planteamos tener un hijo sabíamos que nos iba a cambiar la vida y la hemos tenido para quererla, protegerla y cuidarla. Leer más que hay muchos libros que hablan de lo malo que es dejar llorar a un bebé, que los niños pequeños no saben de manipulación y aprender a respetar sus tiempos madurativos. Ah! Un bebé no puede tener malformación de cráneo estando en brazos de su mamá, eso pasa por estar todo el día del mismo lado tumbado. No lies a la gente! Más amor e instinto y menos tonterías.

Anónimo dijo...

Bueno, el comentario de Anónimo del 26 de julio me ha llegado al alma. Querida, tu afirmación "No es fanatismo, es amor" lo único que deja claro es que la que no tienes ni idea eres tú. Que haya madres que no quieran que sus hijos duerman con ellas o que no quieran ser marsupiales no quiere decir que no amen a sus hijos. Los aman, los cuidan y los protejen tanto o más que tú.
Cada caso es un mundo y cada bebé también. Evidentemente cuando son muy pequeños hay que acudir a su llanto inmediatamente porque un bebé de pocos meses no tiene capacidad de espera; pero poco a poco hay que ir demorándose un poco para que el bebé aprenda a esperar. No sé cuánto tiempo tiene tu hija, pero yo sé de casos de padres que acostumbran a sus hijos a dormir con ellos y luego no se les quita esa costumbre ni teniendo 6 ó 7 años. Yo en mi caso, quiero tener dos hijos y no estoy dispuesta a comprar una cama de 3 metros de ancho para que quepamos todos; pero cada quien es libre de criar y educar a sus hijos como quiera.
Hay padres demasiado permisivos con los hijos, les consienten todo por no escucharlos llorar y no saben el error tan grave que cometen. Señores(y no me llamen radical) enseñemos a nuestros hijos a que les dirán NO muchas veces en la vida; los profesores del colegio, un novio o una novia, en una entrevista de trabajo. Si les damos todo lo que piden, cuando salgan a la calle y se encuentrem un NO, para ellos puede ser muy frustrante y tener graves consecuencias.

cristina rodriguez dijo...

Y este medico insensible de donde salio. No deberia ser pediatra. Un bebe viene indefenso al mundo y necesita de su mama. Un bebe que se le desfigura su cabecita es un bebe que siempre esta en su cuna porque segun la sociedad no se puede cargar en brazos

Marith Silva dijo...

Bueno soy nueva en el blog y es muy interesante el tema aue tratamos yo creo que en algunos caso es bueno que el nino llore claro ya cuando esta como el mio que tiene dos ano y medio y llora por todo solo quiere hacer lo que el quiera y para mi el amar y querer a un hijo a es educarlo y el educar duele estoy de acuerdo con ustedes en que el nino a no puede pasar el dia y la noche llorando pero depende de la situacion y el momento

Anónimo dijo...

Hablas así porque tú lo pasaste y lo ves normal